Mamás y Papás

Reflujo en bebés: síntomas, consejos y señales de alarma

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
35 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El reflujo gastroesofágico en bebés es una patología por la cual la leche de su estómago les vuelve a la boca, causando malestar y una baja ganancia de peso.

Reflujo gastroesofágico en bebés

Para evitar que el contenido del estómago vuelva al esófago, existe un esfínter que normalmente está cerrado.

Debido a la inmadurez propia del desarrollo del bebé, hay casos en los que este esfínter no se cierra correctamente, haciendo que la leche que había tomado vuelva a la boca, lo que se conoce como: regurgitar.

Aunque la mayoría de los bebés regurgitan a diario, esto en ocasiones se hace malo para su salud ya que ocurre con demasiada frecuencia, ocasionando molestias e incluso llegando a impedir que el bebé gane peso correctamente (1) .


Síntomas del reflujo en bebés

Pero entonces: ¿si mi bebé regurgita significa que tiene reflujo? No, ya que la mayoría de los bebés regurgitan varias veces al día y no padecen la enfermedad de reflujo gastroesofágico o ERGE.

¿Cómo saber si mi bebé tiene reflujo entonces? si presenta algunos de estos síntomas de reflujo en bebés:

  • Arqueamiento de la espalda, además de hacer movimientos con el cuello y el mentón, especialmente durante o después de las tomas.
  • Asfixia, náuseas o problemas para tragar.
  • Irritabilidad al regurgitar. Cuando un bebé regurgita no debería molestarle.
  • Falta de apetito o rechazo al comer, llegando a ganar menos peso del adecuado a su percentil.
  • Tos, especialmente después de comer.
  • Llanto excesivo.
  • Vómitos.

El reflujo en bebés es una patología que causa que el contenido de su estómago vuelva a la boca, siendo más frecuente en bebés alimentados con leche de fórmula que en lactancia materna.

No debe confundirse sin embargo con las crisis de lactancia, ya que, especialmente en la de los 3 meses, los bebés se pelean con el pecho y arquean la espalda durante las tomas.

Si tu bebé tiene reflujo, puede interesarte hacer un seguro de salud que le cubra, o incluirle gratuitamente en tu propio seguro privado.

Protege a tu bebé con un seguro de salud


Cómo aliviar el reflujo en bebés

Si piensas que tu bebé podría tener reflujo gastroesofágico, hay algunas medidas que puedes tomar para reducir sus síntomas, y con ello el malestar. Si no son suficientes, deberás consultar al pediatra.

Así es cómo evitar el reflujo en bebés:

  • Intenta dar las tomas en posición vertical (2) , evitando que el bebé esté tumbado. En caso de lactancia materna puedes utilizar las posturas biológica o del caballito, y si el bebé toma biberón, dáselo siguiendo el método Kassing.
  • Mantén al bebé vertical un rato después de las tomas, intentado que el bebé eructe.
  • Favorecer el porteo frente al paseo en carrito.
  • No sobrealimentar: el bebé es capaz de autorregular su apetito, por lo que no debemos forzarle a comer más.
  • La mejor posición para dormir al bebé con reflujo es boca arriba, subiendo unos 45 grados el cabecero de la cuna para que duerma algo erguido.
  • Si persiste, consultar al pediatra si conviene cambiar de leche de fórmula, en el caso de los bebés alimentados con lactancia artificial.

Si estas medidas no son suficientes para tu bebé, deberás consultar al pediatra, ya que podría tener que recurrir a algún tratamiento antiácidos para tratar el reflujo.

Nuestra opinión experta

Nunca des ningún medicamento a tu bebé sin consultarlo antes con el pediatra. Estarías poniendo en grave riesgo su salud.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

¿El reflujo en bebés cuándo desaparece? Señales de alarma

Aunque el reflujo pueda llegar a ser un auténtico quebradero de cabeza, lo más frecuente es que no dure más allá de que el bebé cumpla 1 año, siendo muy común el reflujo en bebés de 2 meses, y poco común en los de 18.

Si pasados los 12 meses el bebé sigue teniendo reflujo, o muestra en cualquier mes alguno de estas señales de alarma (3) , habrá que consultar lo antes posible con el pediatra:

  • No aumenta de peso.
  • Regurgita muy frecuentemente, y mucha cantidad, llegando a vomitar.
  • Regurgita secreciones verdosas o con sangre.
  • No quiere comer.
  • Observamos sangre en las cacas del bebé.
  • Le cuesta respirar.
  • Empieza a regurgitar siendo mayor de 6 meses.
  • Está muy irritable después de comer.

Preguntas frecuentes sobre el reflujo en bebés

¿Qué hacer si mi bebé tiene reflujo y se ahoga?

Ponerle a dormir siempre boca arriba, a pesar del reflujo, e inclinando la cabecera de la cuna hacia arriba para intentar que esté más erguido.

Esto favorecerá que baje la leche al estómago, reduciendo las regurgitaciones y vómitos.

¿Qué es el reflujo silencioso en bebés?

Se llama así cuando los bebés tienen reflujo sin vómito. Les sube la leche desde el estómago hasta la garganta o la boca, pero no llegan a echarlo fuera, por lo que se considera un reflejo oculto en bebés, dificultando su diagnóstico.

¿Puedo dar omeprazol a mi bebé con reflujo?

Debes consultar siempre antes a tu pediatra, que valorará si es necesario medicar al bebé, y en su caso, te dará una dosis adecuada a su peso y edad.

Fuentes del artículo
  1. Fonkalsrud, E. W., & Ament, M. E. Gastroesophageal reflux in childhood. Current Problems in Surgery, 33(1), 1-70. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/8536488/
  2. Czinn, S. J., & Blanchard, S. Gastroesophageal reflux disease in neonates and infants : when and how to treat. Paediatric Drugs, 15(1), 19-27. https://doi.org/10.1007/s40272-012-0004-2
  3. Lightdale, J. R., Gremse, D. A., & Section on Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition. Gastroesophageal reflux: management guidance for the pediatrician. Pediatrics, 131(5), e1684-1695. https://doi.org/10.1542/peds.2013-0421

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.