Mamás y Papás

Alimentación en niños por edades. Alimenta a tu peque de acuerdo a su edad

logo Roams
Última actualización: 28 de junio de 2023
Laura Remolina
42 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La alimentación en niños va variando según su edad: desde el nacimiento a los 6 meses sólo deben tomar leche materna o de fórmula, y a los 6 meses se debe iniciar la alimentación complementaria.

Alimentación en bebés y niños

Una dieta saludable para niños es necesaria para que crezcan sanos y fuertes, y para que sus órganos y tejidos tengan un sustento nutricional óptimo para su desarrollo.

Aunque cuidar la alimentación es también muy importante en adultos, en bebés y niños lo es aún más ya que su cuerpo es continuo crecimiento, siendo necesario adaptar la nutrición infantil por edades.

Para que tus peques se alimenten de manera correcta para su salud tendrán que tomar las proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y grasas adecuadas a su edad, siempre eligiendo como fuente principal la comida real.

Es importante evitar los azúcares, los ultraprocesados y el exceso de sal. Si tienes peques de diferentes edades, tendrás que adaptar un poco las cantidades y los alimentos de tu menú semanal para niños.


Alimentación de 0 a 6 meses

Desde el nacimiento hasta que el bebé cumple los 6 meses de edad, este debe alimentarse única y exclusivamente de leche, a ser posible, lactancia materna a demanda, ya que la leche va cambiando su composición en función de las necesidades nutricionales e inmunológicas del bebé a lo largo de los meses.

Si no se amamanta al bebé por la cuestión que sea, tendrá que ser alimentado con leche de fórmula, también a demanda.

No se debe introducir ningún alimento antes de los 6 meses de edad, ni siquiera agua: la leche es agua en un 88%, por lo que saciará la sed del bebé y no engañaremos a su estómago, que si se llena de agua no demandará leche.

Por ello, la alimentación de un bebé de 4 meses de ser única y exclusivamente leche.

Las papillas para bebés de 4 meses están desaconsejadas desde hace años, asociándose incluso a un mayor riesgo de padecer obesidad, según declara la Organización Mundial de la Salud (1) .

Solo leche antes de los 6 meses

Aunque esté extendido la introducción de infusiones, zumo de naranja, agua o cereales en el biberón desde los 4 meses: no es recomendable. Consúltalo con tu pediatra y si es necesario pide una segunda opinión de un profesional que se mantenga actualizado.

Riesgos de dar alimentos en menores de 6 meses

Introducir la alimentación complementaria antes de los 6 meses no presenta ningún beneficio, mientras sí que tiene riesgos importantes para la salud y desarrollo de nuestro peque:

  • El sistema digestivo del bebé es aún inmaduro para la digestión de alimentos distintos a la leche materna o de fórmula, pudiendo causar patologías como colitis, gastroenteritis, vómitos y diarreas.
  • Su sistema renal tampoco es maduro. Sus riñones no están preparados para la filtración que conlleva la digestión de las proteínas y sodio contenidos en los alimentos, pudiendo llegar a dar un fallo renal.
  • Aumenta el riesgo a padecer alergias alimentarias y patologías autoinmunes. Una exposición demasiado temprana a ciertos alimentos potencialmente alergénicos, como la leche, los frutos secos, el pescado, los huevos, la soja... aumenta las posibilidades de desarrollar alergias en los peques.
  • Más atragantamientos y ahogos: antes de los 6 meses muchos bebés aún no han perdido el reflejo de extrusión (expulsan con la lengua los sólidos), facilitando que se pudieran atragantar al no saber gestionar los alimentos. Además, el hecho de que no puedan mantenerse sentados también puede ocasionar atragantamientos.
  • Se asocia a un mayor riesgo de padecer obesidad infantil.

De todas formas, para saber si nuestro peque está preparado o no para introducir la alimentación complementaria no sólo tenemos que fijarnos en el calendario.

Cada bebé es un mundo y algunos adoptan ciertas habilidades antes que otros. Por ello, nuestro peque tendrá que cumplir estos requisitos para poder iniciar la alimentación complementaria (2) :

  • El bebé tiene que mostrar interés por la comida: los bebés de 6 meses son especialmente curiosos, seguro que os observa mientras coméis y todo le llama la atención.
  • Necesita poder mantenerse sentado con apoyo. Así podrá mantener una postura erguida, adecuada para disminuir la posibilidad de atragantamiento o ahogo.
  • Tiene que haber perdido el reflejo de extrusión. Es normal que con los sabores nuevos pueda tener arcadas, pero hay que diferenciarlas del reflejo de extrusión: expulsará cualquier alimento que entre en su boca.
  • Es conveniente que coordine boca-mano, especialmente si se va a practicar BLW (Baby Led Weaning), técnica en la cual el propio bebé se introduce los alimentos sólidos en la boca, blanditos y cortados de forma especial para evitar atragantamientos.

Si el bebé ya ha cumplido los 6 meses pero no cumple los requisitos anteriores, es mejor esperar un máximo de 2 semanas a que esté preparado.

Esto no es matemático, cada bebé evoluciona a su manera y no es mejor ni peor. Del mismo modo, un bebé de 5 meses y 3 semanas que ya cumpla los requisitos necesarios puede comenzar sin problema la alimentación complementaria.

Nuestra opinión experta

No conviene retrasar la introducción de la alimentación complementaria más allá de los 6 meses y medio. A esa edad los bebés empiezan a necesitar más cantidad de hierro de la que les aporta la leche, obteniendo este aporte extra en los alimentos.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Alimentación de 6 a 12 meses

Una vez que tu bebé esté preparado para empezar con la alimentación complementaria: ¡empieza la aventura!

Tiene por delante un mundo de sabores, texturas, olores y colores nuevo para él, pero la leche materna o artificial seguirá siendo su alimento principal hasta el año de vida.

Por ello, para una correcta alimentación del bebé de 6 meses es importante que siga tomando un mínimo de 500ml diarios de leche materna o de fórmula al día.

Si es leche materna nos costará saber la cantidad, pero si mama con frecuencia y gana peso con normalidad (3) puedes tener garantía de que tomará eso y más.

Hace años, esta etapa era una odisea ya que se pensaba que había que ir introduciendo los alimentos en un orden estricto, pero por suerte a día de hoy se sabe que no es necesario, por lo que su primera papilla de frutas no tiene por qué ser tan aburrida.

A partir de los 6 meses de edad la alimentación será idéntica que la alimentación de un bebé de 7 meses. Consiste en ir introduciendo alimentos, uno a uno, e ir descubriendo cuáles le gustan más y cuáles tolera peor.

Siempre tenemos que darles comida saludable cocinada sin sal en distintos formatos: puré, semi-triturado o sólidos blandos.

Por ejemplo, el primer día podemos empezar con plátano, al día siguiente plátano y aguacate, al siguiente plátano + aguacate + brócoli... como consideréis.

Suele haber muchas dudas con respecto a las horas a las que conviene ir introduciendo la alimentación complementaria, pudiendo hacerse 2-3 veces al día:

Comida diaria de un bebé de 6 meses
Hora aproximada Alimento
8:00-9:00 Pecho o biberón
11:00-12:00 Puré de verduras y pollo
14:00-15:00 Pecho o biberón
17:00-18:00 Compota de manzana
20:00-21:00 Pecho o biberón
Toma nocturna Pecho o biberón

Los alimentos potencialmente alergénicos: leche, soja, huevos, pescados, mariscos, frutos secos, gluten... se introducirán durante 3 días consecutivos, nunca ofreciendo esos días otros alimentos nuevos.

Así podremos saber qué es lo que le está causando esa reacción alérgica o intolerancia.

Nuestra opinión experta

Conviene ofrecer en cada comida siempre algún alimento que contenga hierro, como los frutos secos, legumbres, verduras de hoja verde, cereales, carne roja o quinoa, para cubrir las necesidades nutricionales de los bebés. Si además lo acompañas de algún alimento con vitamina C ¡mucho mejor!, ya que facilita la absorción del hierro.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Aunque el bebé de 6 meses ya puede comer prácticamente de todo, hay alimentos que no se pueden introducir hasta más tarde.

Los derivados de leche como quesos, yogures y otros productos lácteos podrá empezar a tomarlos, con moderación, a partir de los 9 meses, mientras que algunos vegetales (borraja, acelgas y espinacas) y algunos pescados (cazón, tintorera, atún y pez espada) siguen sin estar recomendados hasta edades superiores.

Su organismo aún no está preparado para su correcta digestión.


Alimentación de 1 a 2 años

La alimentación a partir de un año ya es totalmente completa. El bebé puede comer todo tipo de alimentos saludables y compartir en familia sus gustos (y lo que no gusta tanto).

Particularmente los bebés de 2 años pueden volverse muy selectivos con la comida, igual que con otros aspectos de su vida, siendo los 2 años la "adolescencia de la infancia".

En esta fase, el bebé seguirá tomando gran cantidad de leche materna al día, aunque ya no es la base de su alimentación. Los bebés que tomen leche artificial ya pueden empezar a tomar leche de vaca una vez cumplidos los 12 meses.

Una correcta alimentación de un bebé de 1 año debe seguir las proporciones de la pirámide de alimentos, siendo más importante la calidad que la cantidad que coma: base de cereales integrales, legumbres, lácteos, frutas y verduras, en menor cantidad carnes y pescados y eliminar de la dieta los productos azucarados y los ultraprocesados (4) .

En esta etapa los bebés están descubriendo el mundo de los sabores. Si les das azúcares industriales luego rechazarán los sabores de la comida sana. Evita dar productos ultraprocesados y bollería industrial. Son veneno para los bebés y estás facilitando el camino a la obesidad.


Alimentación de 2 a 3 años

La alimentación en niños de 2 a 3 años ya consiste en 4 comidas diarias: desayuno, comida, merienda y cena.

Es una etapa en la que es especialmente importante cuidar los hábitos alimenticios, ya que luego serán muy difíciles de cambiar.

Los peques de 2 años ya comienzan a manejar los cubiertos aunque aún con ciertas dificultades, por lo que será común que en algún momento tengan que recurrir a las manos.

A esta edad ya tienen la dentadura más desarrollada, por lo que no es necesario que todos los alimentos sean tan blandos.

Es necesario que empiecen a masticar más, ya que esto desarrollará musculatura de la cara que está también muy relacionada con el habla.

Como a los 2-3 años la cantidad de comida que toman no es muy grande, es importante que cada comida sea completa nutricionalmente, y esté compuesta siempre por comida real o procesados saludables.

Comparte mesa con tus peques

Aprenden por imitación, por lo que es importante que te vean comer y puedan seguir tu ejemplo. Además, es un momento perfecto para hablar con ellos sobre qué tal les ha ido el día, siempre con la televisión apagada. Necesitan tu tiempo y atención.


Alimentación para mayores de 3 años

La alimentación en niños de esta edad ya es completa y más parecida a la de un adulto sano. Es importante que se hagan entre 5 y 6 comidas al día (desayuno, almuerzo de media mañana, comida, merienda y cena) para asegurar que tengan energía durante todo el día.

Los niños de esta edad tienen un gasto calórico muy alto, o deberían tenerlo, por lo que es vital estar bien alimentados e hidratados.

El niño preescolar ya tiene que tener autonomía para comer solito, utilizando todos los cubiertos, y es vital que siga compartiendo el momento de la comida familiar: charlar sobre cómo le ha ido el día y sentirse incluido en la familia.

Nuestra opinión experta

Para beber: ¡siempre agua! Es todo lo que necesitan, aléjales de las bebidas azucaradas tan asociadas con la obesidad infantil. Una dieta saludable no se concibe sin agua para beber.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

En mayores de 3 años, aunque vaya disminuyendo la cantidad de leche que toman al día es importante que los lácteos sigan siendo elementos comunes en su dieta saludable: yogures (siempre naturales), quesos y otros preparados lácteos sin azúcares.

En esta etapa, es común que los niños se vuelvan selectivos con la comida: alimentos que antes les encantaban ahora no quieren ni verlos. Es una fase más en su desarrollo e interacción con la comida.

Ten paciencia, sigue ofreciendo los alimentos y sobre todo: enseña con tu ejemplo. Si les pones a ellos espinacas y tú no las comes... les parecerá cuanto menos sospechoso.


Alimentación infantil por etapas

Como la alimentación por edades puede resultar un poco confusa, ante cualquier duda puedes consultar al pediatra qué alimentación en niños es correcta para la edad de tu peque.

En realidad, el momento clave en la alimentación infantil por etapas son los 6 meses: antes sólo pueden tomar leche, y a partir de ahí pueden tomar prácticamente todos los alimentos salvo excepciones puntuales.

Si no quieres tener problemas ni confundir en los alimentos por edades para bebés, te dejamos unas ideas de menús según la edad del bebé:

Si tu peque ya tiene más de 12 meses, las posibilidades aumentan ya que a partir de ahora puede comer prácticamente de todo, pero es muy importante que la nutrición sea adecuada para el gran gasto calórico que hacen a diario:


Preguntas frecuentes de Alimentación por edades

¿Puedo dar agua a mi bebé en verano?

Si tiene más de 6 meses sí: puedes y debes hacerlo. Si tiene menos de 6 meses no: con la lactancia a demanda ya cubre sus necesidades de hidratación, ya sea lactancia materna o artificial. Si hace calor, estará más demandante, manteniéndose hidratado.

Mi hijo rechaza alimentos que antes comía

Los bebés y los niños pasan por etapas de estar más selectivos con la comida. Es importante que aunque rechace un alimento se le siga ofreciendo, ya que si lo damos por perdido nunca lo volverá a comer. Una buena técnica es ofrecerlo en pequeña cantidad, junto a cosas que sí le gustan. Por ejemplo, si rechaza la zanahoria pero le encanta el brócoli puedes poner un par de bastoncitos de zanahoria hervida entre el brócoli.

Mi bebé de 6 meses no come casi alimentación complementaria

No te agobies, es totalmente normal. Hasta los 12 meses de vida la leche va a seguir siendo su sustento principal por lo que no hay problema en que coma poca cantidad de alimentos. Sigue ofreciendo y poco a poco los irá tolerando mejor.

¿Puedo dar dulces a mis hijos?

Si es de manera muy muy puntual sí, como excepción. Lo único que tendrás que tener en cuenta es los momentos en los que lo haces: nunca a modo de premio o como celebración, ya que asociará la comida ultraprocesada a una recompensa.

¿Cómo dar a mis hijos una alimentación saludable infantil?

Los mejores alimentos para ninos son aquellos que son de origen natural: verduras, legumbres, frutas, carne, pescado, huevos, lácteos...

Evita los ultraprocesados: salsas preparadas, bebidas azucaradas, comida prefabricado, bollería industrial...

¿Es la alimentacion sindrómica una buena dieta para niños?

No. La alimentación sindrómica asociada que alimentos son mejor para cada persona, con un objetivo de adelgazar.

No deberíamos nunca llegar al punto de establecer una dieta para niños. La nutrición infantil es muy importante y debe hacerse a base de únicamente alimentos saludables, cuidando los hábitos alimenticios del niño.

Fuentes del artículo
  1. OMS. Alimentación del lactante y del niño pequeño. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/infant-and-young-child-feeding
  2. AEPED. Recomendaciones de la AEP sobre alimentación complementaria | Asociación Española de Pediatría. Consultado en https://www.aeped.es/comite-nutricion-y-lactancia-materna/nutricion-infantil/documentos/recomendaciones-aep-sobre-alimentacion
  3. OMS. Lactancia materna y alimentación complementaria - OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud. Consultado en https://www.paho.org/es/temas/lactancia-materna-alimentacion-complementaria
  4. Matonti, L., Blasetti, A., & Chiarelli, F. Nutrition and growth in children. Minerva Pediatrica, 72(6), 462-471. https://doi.org/10.23736/S0026-4946.20.05981-2

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.