Mamás y Papás

Afonía en niños: suele deberse a enfermedades o un uso abusivo de la voz

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
276 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La afonía en niños puede deberse a distinta causas: laringitis, reflujo, mal uso de la voz... en función de cada caso, se aplicará un tratamiento u otro, aunque reposar la voz y mantener al niño hidratado suele hacer que mejore en 2-3 días.

Afonía y tos en niños

Para que se produzca sonido al hablar, tienen que vibrar las cuerdas vocales: dos tiras de tejido situadas en la laringe.

Al estar callados, estas tiras están abiertas para que pase el aire y podamos respirar. Al hablar, se cierran y juntan, produciéndose la voz cuando el aire de los pulmones pasa a su través.

Una afección común de la salud de los peques es que suene mal su voz, teniéndola ronca (disfonía) o no siendo capaces de articular palabra a pesar de intentarlo (afonía).

Estos problemas en la laringe son muy frecuentes durante la infancia, siendo más típica en niños que en niñas.

¿A qué se debe la afonía temporal en niños? se conoce como disfonía funcional o beninga, y es muy común, causándose por un mal uso de la voz, lo cual fuerza las cuerdas vocales, inflamándose. Mejora simplemente con el reposo (1) .

La afonía en niños puede tener varias causas:

  • Mal uso de la voz: abusar de la voz, cantar, gritar y hacer sobreesfuerzos irritan las cuerdas vocales.
  • La sequedad en el ambiente o el humo de tabaco resecan las cuerdas vocales, siendo más sensibles a afectarse por los sobreesfuerzos.
  • Laringitis aguda: las cuerdas vocales se inflaman, pudiendo originarse por alergia, lo cual es, junto con los resfriados, el principal motivo de tos y afonía en niños.
  • Reflujo gastroesofágico: los ácidos estomacales irritan la laringe, afectando a las cuerdas vocales. Suele producir tos seca por la noche, y afonía por la mañana.

Afonía crónica en niños

Si la afonía es duradera en niños, lo más probable es que se deba a más factores.

Un motivo frecuente son los nódulos en las cuerdas vocales, siendo común que causen disfonía.

Estos se forman cuando los cuadros de ronquera se producen con frecuencia, inflamándose cada vez más las cuerdas vocales y llegando a crearse nódulos: lesiones que afectan al movimiento de las cuerdas vocales.

Los nódulos hacen que la superficie de las cuerdas vocales no sea lisa. Por ello, cuando se cierran para intentar hablar el aire se escapa, sonando la voz ronca y desigual, una disfonía que no mejora.

Si tu peque suele estar afónico o tener la voz ronca, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud que cubra las visitas al otorrinolaringólogo, para que valore sus cuerdas vocales.

Haz un seguro de salud a tu peque


¿Cuándo preocuparse por la afonía en niños?

Si la afonía en niños pequeños persiste o no mejora con el paso del tiempo, es importante ir al pediatra para que le valore, y si es necesario, le derive a un médico especializado: el otorrinolaringólogo.

Por ello, es importante conocer cuáles son los signos de alarma de la afonía en niños:

  • Dolor de garganta, sintiéndose en ocasiones dolor hacia la zona del oído sin padecer otitis.
  • Dura más de 2 semanas, sin mejorar la ronquera.
  • Le cuesta respirar o tragar.
  • Presentan afonía niños de 2 años o menores.
  • El peque pierde peso, o no aumenta como debiera.

En la visita al médico especialista, valorará si es una cuestión temporal o crónica, si es suficiente con cambiar ciertos hábitos a la hora de hablar, lo cual se derivaría a un logopeda, o si es suficiente con un tratamiento específico.


Afonía en niños: remedios

Si la afonía es leve y puntual, no es necesario ir al médico, siendo suficiente con llevar a cabo en casa los siguientes remedios para la afonía en niños:

  • Mantener al niño hidratado, haciendo así que la garganta y las cuerdas vocales no estén resecas.
  • No tomar bebidas muy frías ya que podría irritar aún más la garganta.
  • Cubrir siempre el cuello en invierno con bufandas, para que el cuello se mantenga bien caliente.
  • Reposar la voz: el reposo permitirá que las cuerdas vocales se desinflamen y recuperen su aspecto fisiológico.

Si con estas medidas la voz no mejora al cabo de 2-3 días, conviene ir al pediatra. Este valorará si es necesario derivar al niño a un otorrinolaringólogo, que haga un diagnóstico y tratamiento más específico.

En estos casos, lo que se suele hacer para saber cómo curar la afonía en niños es observar las cuerdas vocales al emitir sonido, utilizándose un aparato llamado laringoscopio.

Para la afonía en niños el tratamiento se debe valorar de manera individual en cada caso, teniendo en cuenta qué es lo que está causando la disfonía:

  • Laringitis aguda: la voz se recupera por sí sola con el paso de los días.
  • Alergia: el pediatra mandará un tratamiento con antihistamínicos y si es necesario, corticoides.
  • Reflujo gastroesofágico: según la edad del peque, se valorará el tratamiento con antiácidos.
  • Mal uso de la voz: requiere de aprender pautas de higiene vocal con un logopeda, teniendo que aprender a respirar correctamente, con el diafragma, para no hablar de manera ahogada ni forzando las cuerdas vocales.
  • Nódulos: se manda tratamiento de higiene vocal con logopedas o foniatras y si no mejora, se somete a cirugía laparoscópica (2) , retirando el nódulo.

Preguntas frecuentes sobre la afonía en niños

¿Cómo mejorar la afonía en un niño de 2 años por mocos?

Manteniéndole hidratado, abrigándole bien el cuello al salir a la calle y reposando la voz. De todas formas, según vayan quitándose los síntomas catarrales su voz volverá a la normalidad.

¿La afonía en niños cuánto dura?

Depende de la causa. Cuando es por laringitis, mejorará tras unos días, cuando se supere la enfermedad.

Si es por un mal uso de la voz, con reposo mejorará a los 2 ó 3 días, mientras que si es por reflujo o alergias, es necesario tratarlas para que se le quite la ronquera.

¿La tos puede dejar afónico a un niño?

Más que la tos, la enfermedad que la cause, siendo generalmente la laringitis. De todas formas, de toser mucho pueden inflamarse las cuerdas vocales, causando ronquera en los niños.

Fuentes del artículo
  1. Kliegman, R. M., Geme, J. S., Blum, N., Shah, S. S., & Tasker, R. C. Nelson. Tratado de pediatría. Elsevier Health Sciences.
  2. Fisher, H. B., & Logemann, J. A. Voice diagnostics and therapy. Otolaryngologic Clinics of North America, 3(3), 639-663. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/4938162/

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.