Estimulación temprana: definición, objetivos, beneficios y ejercicios

logo Roams
Última actualización: 21 de junio de 2023
Laura Remolina
24 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La estimulación temprana son una serie de actividades y recursos educativos que buscan que los bebés adquieran habilidades cognitivas, motrices y sociales, mejorando su desarrollo y pudiendo detectar precozmente cualquier anomalía neurológica.

Estimulación temprana para bebés

La estimulación temprana son una serie de técnicas educativas que buscan fomentar el desarrollo del bebé a nivel cognitivo, emocional y social.

La práctica de distintas actividades, así como el uso de juguetes de estimulación temprana no solo permite impulsar su desarrollo, sino que también es fundamental para detectar anomalías e intervenir lo antes posible.

Por norma general, los programas de estimulación temprana tienen como objetivo las 3 áreas principales para el desarrollo de bebés y niños:

  • Desarrollo psicomotor y autonomía personal, como por ejemplo, fomentar que aprendan a gatear.
  • Desarrollo del lenguaje y comunicación, consiguiendo mediante actividades que aumenten su vocabulario, su interés por relacionarse con los demás oralmente, y en definitiva, aprender a hablar.
  • Habilidades para mejorar su desarrollo con el entorno físico y social, las cuales irán aumentando con el paso del tiempo y las interacciones con otros niños y adultos.

La ventaja de empezar cuanto antes la estimulación precoz es que durante los primeros años de vida nuestro cerebro tiene una enorme plasticidad y capacidad de adaptación.

En la infancia el cerebro crea, según las experiencias vividas, nuevos circuitos neuronales con mucha facilidad (1) .

En eso se centra la estimulación temprana, en hacer con ellos actividades ideales para su desarrollo en el momento en el que más ventajosas resultan para ellos.

También tiene como objetivo dotar al peque de herramientas y habilidades para interactuar con el entorno en un futuro: enseñarle cómo se aprende.

Para ello se siguen dos principios básicos, adaptados siempre a la edad del bebé o niño:

  • Potenciar las capacidades que muestra el peque.
  • Reforzar o prevenir cualquier anomalía en su desarrollo psicomotor, cognitivo o social.

Si te preocupa que exista algún déficit en el neurodesarrollo de tu peque, podría interesarte hacerle un seguro privado de salud. Así tendrás a especialistas a tu disposición siempre que lo necesites.

Hazle a tu peque un seguro de salud


Aspectos de la estimulación temprana

La estimulación temprana se compone de una serie de ejercicios, actividades y juegos que fomentan el desarrollo neurológico del bebé o niño en cuatro áreas principales:

Áreas principales de la estimulación temprana
Área Función
Cognitiva Atención, memoria, orientación, lógica
Motricidad Aprender a girarse, coordinación, hacer la pinza, andar...
Lenguaje Comunicarse por signos, entender lo que se le dice, primeras palabras y frases...
Social-sensitiva Relación con otros niños, con la naturaleza, aprender a compartir, a gestionar sus emociones...

Dadas las distintas áreas que abarca, con la estimulación temprana no solo estaremos facilitando su desarrollo, sino ayudando al peque a gestionar mejor las rabietas, a interactuar con el resto de niños y a ir comprendiendo el mundo que le rodea.

Esto hace que la estimulación precoz tenga múltiples ventajas, siendo ampliamente recomendada por los pediatras.

De hecho, si en alguna de las revisiones periódicas el pediatra detecta que al bebé le está costando conseguir algún hito del desarrollo, es probable que te recomiende algunas actividades de estimulación temprana.


Beneficios de la estimulación temprana

La estimulación precoz presenta beneficios tanto a nivel neurológico como en las distintas áreas del desarrollo:

  • Mejora cognitiva, estimula aspectos claves para su salud mental aumentando su concentración, creatividad y memoria: claves en el aprendizaje.
  • Fomenta las capacidades psicomotoras: aprender a girarse, a mantenerse sentado, hacer la pinza, gatear, andar...
  • Desarrollo del lenguaje: comprensión y expresión oral, retención de nuevas palabras, pronunciación...
  • Aumento en el interés del peque por explorar y aprender, fomentando su curiosidad y entusiasmo: el efecto contrario al que logra el uso de pantallas.
  • Asimilación de rutinas de trabajo y fuerza de voluntad, administrándose mejor durante los años escolares: mayor autonomía.
  • Potencia las habilidades sociales: adaptación al entorno, empatía, sentido común, convivencia, autoestima...

Además de lograr potenciar el desarrollo en la etapa que más efectividad se consigue debido a su plasticidad cerebral, la estimulación temprana presenta ventajas a nivel preventivo y rehabilitador.

La estimulación de 0 a 6 años permite detectar precozmente cualquier problema en el neurodesarrollo del bebé, pudiendo así tomarse medidas cuanto antes.


Ejercicios de estimulación temprana para bebés y niños

Según la edad, las actividades de estimulación temprana para bebés serán diferentes: lógicamente, no podemos hacer los mismos ejercicios de estimulación temprana para recién nacidos que para bebés de 15 meses:

  • Estimulación temprana para bebés de 0 a 3 meses: se centran en explorar los sentidos del bebé de 1 mes, poniéndoles boca abajo (belly time) y moviendo juguetes sobre su cabeza para que los sigan con la mirada (2) .
  • Estimulación temprana de 3 a 9 meses: se sigue fomentando la psicomotricidad del bebé con actividades para que aprendan a girarse, a mantenerse sentados, a gatear... siempre de manera respetuosa, a modo de juego.
  • Juegos de estimulación temprana a partir de 1 año: leer cuentos, juego simbólico, juegos de bloques, cantar canciones y bailarlas... se centra en el desarrollo cognitivo del bebé, estrechamente relacionado con su motricidad.

No debemos perder el foco del sentido de la estimulación temprana: que el bebé o niño aprenda divirtiéndose, mediante el juego y la interacción con nosotros y su entorno.

Esto significa que debemos llevar a cabo las actividades de estimulación temprana cuando el bebé esté receptivo y contento: si está cansado, con hambre o no le apetece no lograremos los objetivos deseados.

Y por supuesto, en ningún momento debemos forzar al peque. Si no quiere seguir o deja de mostrar interés, lo mejor es dejarlo para otro momento en el que llamemos más su atención.


Preguntas frecuentes sobre la estimulación temprana

¿Qué actividades de estimulación temprana usar para enseñar los colores?

La más recomendada es que los peques dibujen. Al utilizar los diferentes colores en sus dibujos, además de desarrollar sus habilidades manuales podrán recordar mejor los colores.

¿Cuáles son los juguetes de estimulación temprana?

Aquellos diseñados para fomentar el desarrollo neurológico y psicomotor durante los primeros años de la infancia: juguetes sensoriales, de bloques, puzzles, cuentos...

¿La estimulación e intervención temprana está siempre recomendada?

Siempre que se haga de manera respetuosa sin forzar al bebé o niño: .

La estimulación temprana permite, además de fomentar su desarrollo, detectar precozmente posibles alteraciones en la adquisición de los hitos evolutivos.

Fuentes del artículo
  1. autores, V. Estimulación temprana y psicomotricidad. Wanceulen S.L. https://books.google.ie/books?id=b6n_CgAAQBAJ&pg=PA47&dq=hitos+evolutivos+bebe&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwiqv_blvtX7AhVahFwKHfzLBKQQ6AF6BAgFEAI#v=onepage&q=hitos%20evolutivos%20bebe&f=false
  2. Nicosia, M. Estimulacion temprana del bebe/ Early Baby Stimulation: Cuidado, caricias, palabras, miradas y juegos en la etapa de desarrollo del bebe. DOS Tintas Sa.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.