Mamás y Papás

Astigmatismo en niños: visión borrosa debido a la forma del ojo

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
218 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El astigmatismo en niños es un defecto visual en el cual, debido a la forma de la córnea, las imágenes no se forman justo en la retina, causando visión borrosa. En función de la edad, se corrige poniendo gafas al niño.

Astigmatismo en niños: ¿qué es?

El astigmatismo es un defecto en la refracción de la luz en el ojo debido a la curvatura de la córnea, causando que las imágenes no se enfoquen justo en la retina, sino por delante o por detrás, haciendo que se vea borroso.

Se estima que durante el primer año de vida, el 50% de los bebés tienen astigmatismo, considerándose esto normal, hasta que el astigmatismo en niños de dos años desaparece según va creciendo el globo ocular.

De hecho, valores de hasta media dioptría de astigmatismo en niños de 3 años se consideran fisiológicos, dándose en un 95% de los casos (1) .

Si a partir de entonces el niño sigue sin enfocar bien, con visión borrosa, será necesario llevarle al pediatra, en concreto al oftalmólogo pediátrico para que le valore.

El astigmatismo en niños suele tener una causa genética, siendo hereditario.

Pero no todos los casos de astigmatismo son de herencia genética. Un impacto o traumatismo en el ojo puede provocar cambios en el globo ocular, haciendo que se enfoque peor y se desarrolle astigmatismo.

Otra opción es que se sufra de queratocono, una patología en la cual la córnea toma forma de cono, causando astigmatismo (2) .


Síntomas de astigmatismo en niños

Es bastante común detectar el astigmatismo en niños de 4 años o mayores, ya que al empezar a hacer trabajos de clase y sus primeros deberes podemos apreciar algunos síntomas de astigmatismo en niños:

  • Mareos frecuentes.
  • Picor de ojos continuo, especialmente tras forzar la vista.
  • Al leer un libro o ver la tele se acerca más de lo normal.
  • Sufre de continuos dolores de cabeza.
  • Entrecierra los ojos, frunciendo el ceño para enfocar mejor.
  • Lee muy despacio, parándose a enfocar cada palabra.

Ante la presencia de estos síntomas de astigmatismo, debemos ir al oftalmólogo pediátrico para que considere si nuestro peque necesita gafas para ver mejor.

Si tu peque tiene astigmatismo, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud que cubra las revisiones oftalmológicas que necesitará.

Haz a tu niño un seguro de salud


Tipos de astigmatismo infantil

El astigmatismo puede tenerse de manera aislada, o bien asociarse a otros defectos refractivos como la miopía o la hipermetropía.

Así, distinguimos entre (3) :

  • Astigmatismo miópico en niños: el astigmatismo se combina con miopía, enfocándose peor de lejos que de cerca.
  • Astigmatismo con hipermetropía en niños: el astigmatismo se combina con hipermtropía, viéndose más borroso de cerca.
  • Astigmatismo mixto: la curvatura del ojo principal o meridiano enfoca con miopía, mientras que la curvatura menor lo hace con hipermetropía.

A su vez, también podemos distinguir 3 tipos de astigmatismo en función de la posición del eje del ojo:

  • Directo: ocurre cuando hay una mayor refracción de la luz en el eje vertical del ojo.
  • Inverso: la refracción en el eje horizontal es mayor.
  • Oblicuo: en este caso, la refracción es mayor en el eje oblicuo.

¿Cómo se corrige el astigmatismo en niños?

La corrección del astigmatismo se hace poniendo al niño unas gafas con una graduación de acuerdo a sus defectos ópticos.

El astigmatismo en niños de 2 años sólo se corrige si es mayor a 1 dioptría, o si es superior a media dioptría pero se combina a miopía o hipermetropía.

En caso de que se vea afectada la agudeza visual del niño, se corregirán con gafas los astigmatismos que superen las 0,75 dioptrías.

Para el astigmatismo infantil se prescribe la corrección total mediante lentes, es decir, todas las dioptrías que necesite se aplicarán en el cristal.

Se hace así porque su ojo se adapta sin problemas, y así se evita el desarrollo de ambliopía u ojo vago: como un ojo ve peor que el otro, el cerebro anule su visión para no ver doble (4) , siendo común en casos de estrabismo en niños.

Para saber cuándo poner gafas a un niño con astigmatismo, se siguen por norma general estos límites:

Cuándo poner gafas a un niño con astigmatismo
Edad Dioptrías
1 año 3 o más dioptrías
2 años 2,5 o más dioptrías
3 años 2 o más dioptrías
4 años 1,5 o más dioptrías

Preguntas frecuentes sobre el astigmatismo en niños

¿Qué se considera astigmatismo alto en niños?

En términos generales, se considera astigmatismo alto si se superan las 3 dioptrías, pero va en función de la edad, considerándose que con 4 años o más, se deben poner lentes a partir de 1,5 dioptrías.

¿A qué edad se puede operar el astigmatismo con láser?

La cirugía láser refractiva está indicada para mayores de 18 años siempre que lleve como mínimo un año de graduación estable con gafas o lentillas.

¿Qué pasa si un niño con astigmatismo no usa las gafas?

Qué desarrollará fatiga visual, dolores de cabeza, ojos rojos, poco interés por la lectura, y en consecuencia, bajo rendimiento escolar.

Fuentes del artículo
  1. Tongue, A. C. Refractive errors in children. Pediatric Clinics of North America, 34(6), 1425-1437. https://doi.org/10.1016/s0031-3955(16)36365-9
  2. Masiwa, L. E., & Moodley, V. A review of corneal imaging methods for the early diagnosis of pre-clinical Keratoconus. Journal of Optometry, 13(4), 269-275. https://doi.org/10.1016/j.optom.2019.11.001
  3. Apătăchioae, I.-D., Bărar, A., & Vintilă, G. [Ocular correction in children]. Oftalmologia (Bucharest, Romania: 1990), 52(4), 127-134. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19354175/
  4. Harvey, E. M. Development and treatment of astigmatism-related amblyopia. Optometry and Vision Science: Official Publication of the American Academy of Optometry, 86(6), 634-639. https://doi.org/10.1097/OPX.0b013e3181a6165f

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.