Mamás y Papás

Hipermetropía en niños: a partir de 5 dioptrías necesitan gafas

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
1.618 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La hipermetropía en niños ocurre cuando los peques ven borroso de cerca, a pesar de ver bien de lejos. Para corregirse necesitarán utilizar gafas, especialmente si tienen más de 5 dioptrías.

¿Qué es la hipermetropía en niños?

La hipermetropía es un error de refracción de la luz en el ojo, haciendo que la visión de cerca esté borrosa.

Ocurre cuando los rayos que entran en el ojo, en lugar de formar el foco en la retina lo hacen por detrás, enviando al cerebro una imagen desenfocada defecto (1) .

Los niños con hipermetropía infantil ven borroso en distancias cortas, pero muy bien en distancias largas, al contrario de la miopía o astigmatismo (2) .

Por lo demás, no afecta en nada a la salud, siendo una afección bastante común.

Se estima que un 70% de los bebés recién nacidos son hipermétropes, mejorando esto según evoluciona el desarrollo normal del bebé (3) .

De hecho, la hipermetropía en niños de 4 años suele ser de 1,5 a 3 dioptrías, lo cual sigue descendiendo generalmente hasta que la hipermetropía en niños de 6 a 10 años desaparece, dejando de existir dicho defecto (4) .

Sin embargo, cuando esto no termina de corregirse se considera que el niño tiene hipermetropía infantil.

Por eso se recomienda llevar a todos los niños a hacer una revisión de la vista al oftalmólogo cuando tengan 3 años de edad (5) .

Si quieres revisar la vista de tu niño, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud. Así podrás consultar al oftalmólogo siempre que lo necesites.

Hazle a tu peque un seguro de salud

Valores de hipermetropía en niños

Si sospechamos que nuestro peque no ve bien, es importante llevarle al oftalmólogo cuanto antes para que su visión no se vea más afectada.

En función del número de dioptrías podemos establecer una serie de grados de hipermetropía infantil edad (6) , ya que no se trata igual una hipermetropía en niños de 5 dioptrías que de 1:

Grados de hipermetropía en niños
Grado de hipermetropía infantil Número de dioptrías
Hipermetropía baja <2 dioptrías
Hipermetropía moderada Entre 2,25 y 5 dioptrías
Hipermetropía alta >5 dioptrías

Evolución de la hipermetropía en niños

Cuando vayáis al oftalmólogo, este medirá cuántas dioptrías tiene tu peque, considerándose hipermetropía alta en niños cuando se superan las 5 dioptrías.

Aunque esto no es tan simple. Los niños, gracias al tono de su músculo ciliar son capaces de hacer el esfuerzo de enfocar la vista, conocido como acomodación (7) . Así logran ver mejor, restándoles dioptrías.

De hecho, podemos hablar de distintos tipos de hipermetropía:

  • Hipermetropía total: valor real de hipermetropía. Se mide con un colirio ciclopéjico que dilata la pupila, haciendo que el ojo no sea capaz de acomodar la vista.
  • Hipermetropía manifiesta: capacidad que tiene el ojo de acomodar la vista.
  • Hipermetropía latente: dioptrías que se siguen teniendo a pesar del esfuerzo de acomodación.

Por ello, cuando se hacen unas gafas para la hipermetropía en niños, se hace en función de las dioptrías de hipermetropía latente, que siempre son menores que la total.

La evolución de la hipermetropía en niños suele ir en aumento, hasta los 25 años aproximadamente, que tiende a estabilizarse (8) .

Sin embargo, aunque tengan muchas dioptrías, la fuerte capacidad de acomodación del ojo de los niños hacen que sus gafas no necesiten tanto grosor, aunque esto aumentará con los años, ya que se va perdiendo esa acomodación.


Ejercicios de hipermetropía infantil

Para fortalecer la vista de los niños, pueden ser interesantes algunos juegos que les hagan forzar la vista de cerca.

Algunos ejemplos de ejercicios para trabajar la vista en niños son (9) :

  • Hacer puzzles de piezas pequeñas.
  • Meter fideos o granos de arroz en una pajita, o por los agujero de un colador ancho. Así aumentará además su precisión.
  • Hacer pulseras de abalorios o de gomas.
  • Aprender macrame, enfocando la vista para trenzar las cuerdas.

Aún así, si el niño tiene una hipermetropía alta no servirá de nada, y necesitará usar gafas. Esto lo sabremos porque el peque tenderá a alejarse las cosas para enfocarlas mejor, y se fatigará cuando tiene que mirar mucho tiempo de cerca.

Este cansancio puede causar falta de interés, asociándose muchos casos de hipermetropía no diagnosticada a malos resultados en la escuela, confundiéndose en algunos casos con déficit de atención.


Gafas para la hipermetropía en niños

Cuando un niño tiene hipermetropía alta esta debe corregirse mediante el uso de gafas.

En los casos en los que no tenga demasiadas dioptrías, pero tenga síntomas de vista cansada, dolores de cabeza y fatiga ocular, también se recomienda su uso.

¿Se corrige la hipermetropía en niños?

Una hipermetropía alta ya no se corrige, pero podría empeorar. Se considera que la hipermetropía es alta cuando supera las 5 dioptrías, siendo recomendable el uso de gafas ya que el niño no conseguirá enfocar correctamente de cerca.

Si no se usan, aunque la hipermetropía sea similar en ambos ojos el niño tendrá buena agudeza visual, pero podría padecer astenopia: aparición de dolor de cabeza, ojos rojos y pérdida de interés por las actividades que requieran ver de cerca, asociándose a problemas escolares (10) .

Nuestra opinión experta

Si ves que tu peque no ve bien de cerca, alejándose los objetos para enfocarlos y teniendo dolores de cabeza y los ojos rojos con frecuencia, llévale al oftalmólogo, podría ser hipermétrope.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Si el niño no tiene las mismas dioptrías en ambos ojos y no se usan gafas, es fácil que apareciera un ojo vago o ambliopía (11) .

El ojo vago puede generar una pérdida de agudeza visual, que debe corregirse a tiempo ya que si no puede ser irreversible. De hecho, la hipermetropía es un factor de riesgo para el ojo vago:

Factores de riesgo para el ojo vago
Edad Astigmatismo Hipermetropía Miopía
De 1 año a 30 meses >2 D >4,5 D >-3,5 D
De 31 meses a 4 años >2 D >4 D >-3 D
Más de 4 años >2,5 D >1,5 D >-2,5 D

Cuanto más pequeño sea el bebé y más dioptrías, más grave será la situación, siendo importante seguir el tratamiento recomendado por el oftalmólogo para que el peque no pierda visión.


Preguntas frecuentes sobre la hipermetropía infantil

¿Cómo se trata la hipermetropía en niños?

Para que un niño hipermétrope vea bien, necesitará usar gafas. Más adelante tendrá otras opciones, como el uso de lentillas, o someterse a una operación de láser o de lente intraocular cuando sea adulto.

¿Qué pasa si no se trata la hipermetropía?

Que la vista se fatiga por estar siempre forzándose para enfocar. Esto puede tener como consecuencia la pérdida de agudeza visual, fatiga, dolores de cabeza, estrabismo (12) , aparición de un ojo vago...

¿Qué son las dioptrías?

Son la unidad de medida para la graduación de los ojos, indicando la refracción de la luz en la lente que sería necesaria para corregirla.

Si las dioptrías son positivas es que la lente es convergente, ayuda a que converjan antes los rayos, siendo necesaria en la hipermetropía.

Por el contrario, las lentes divergentes hacen que los rayos diverjan, convergiendo más atrás. Esto sirve para corregir la miopía, caso en el que las dioptrías son negativas.

¿La hipermetropía en niños desaparece?

Todos nacemos con un cierto grado de hipermetropía fisiológica, pero en la mayoría de los casos va disminuyendo durante la infancia, según se desarrolla el ojo, llegando a desaparecer la hipermetropía en la adolescencia.

En los casos que persiste, será necesario hacer uso de gafas para hipermetropía infantil.

Fuentes del artículo
  1. Chaine, G., Laigner, S., & Nicolon, L. [Hypermetropia]. La Revue Du Praticien, 43(14), 1796-1799. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/8310221/
  2. Harvey, E. M. Development and treatment of astigmatism-related amblyopia. Optometry and Vision Science: Official Publication of the American Academy of Optometry, 86(6), 634-639. https://doi.org/10.1097/OPX.0b013e3181a6165f
  3. Saunders, K. J. Early refractive development in humans. Survey of Ophthalmology, 40(3), 207-216. https://doi.org/10.1016/s0039-6257(95)80027-1
  4. Atkinson, J., Braddick, O., Nardini, M., & Anker, S. Infant hyperopia: detection, distribution, changes and correlates-outcomes from the cambridge infant screening programs. Optometry and Vision Science: Official Publication of the American Academy of Optometry, 84(2), 84-96. https://doi.org/10.1097/OPX.0b013e318031b69a
  5. Kliegman, R. M., Geme, J. S., Blum, N., Shah, S. S., & Tasker, R. C. Nelson. Tratado de pediatría. Elsevier Health Sciences.
  6. Tongue, A. C. Refractive errors in children. Pediatric Clinics of North America, 34(6), 1425-1437. https://doi.org/10.1016/s0031-3955(16)36365-9
  7. Suchoff, I. B. Visual development. Journal of the American Optometric Association, 50(10), 1129-1135. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/385694/
  8. Fashner, J. Eye Conditions in Infants and Children: Myopia and Hyperopia. FP Essentials, 484, 23-27. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31454214/
  9. Henderson, F. L. Lessons on the Eye: For the Use of Undergraduate Students FB&C Limited. https://www.google.ie/books/edition/Lessons_on_the_Eye/HmgRswEACAAJ?hl=es
  10. Vilela, M. A. P., Pellanda, L. C., Fassa, A. G., & Castagno, V. D. Prevalence of asthenopia in children: a systematic review with meta-analysis. Jornal De Pediatria, 91(4), 320-325. https://doi.org/10.1016/j.jped.2014.10.008
  11. McConaghy, J. R., & McGuirk, R. Amblyopia: Detection and Treatment. American Family Physician, 100(12), 745-750. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31845774/
  12. Donahue, S. P. Clinical practice. Pediatric strabismus. The New England Journal of Medicine, 356(10), 1040-1047. https://doi.org/10.1056/NEJMcp051888

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.