Mamás y Papás

Cómo hacer eructar a un bebé: mantenle erguido después de comer

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
23 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Saber cómo hacer eructar a un bebé es importante, ya que algunos tragan mucho aire al comer, especialmente cuando son alimentados con biberón. Lo mejor es mantenerles erguidos, en posición vertical, unos minutos después de la toma.

Sacar aire al bebé

El eructo del bebé es algo ampliamente conocido. Debido a su inmadurez, los bebés tragan aire durante las tomas de lactancia materna, y especialmente al alimentarse con biberón.

Ya sea por comer rápido, por hacerlo muy dormidos o por un agarre incorrecto, los bebés tienden a coger aire al alimentarse, y tenemos que ayudarles a sacarlo.

Sacar el aire al bebé, especialmente a los menores de 6 meses, puede evitarle molestias intestinales y dolores, que entorpecerán la toma e incluso le harán descansar peor.

Cuando los bebés eructan, en ocasiones les sube algo de leche con el aire, regurgitando y pudiendo mancharte. Por ello, es adecuado que antes de hacer que eructe pongas un trapito o muselina debajo de su boquita.


Cómo hacer que un bebé eructe

Existen distintas técnicas para hacer eructar a un bebé. Hay peques a los que les funcionan más unas que otras, por lo que lo importante es ir probando hasta dar con la que le haga expulsar el aire mejor.

Básicamente, para conseguir que tu bebé eructe debes ponerle en posición vertical, tanto durante la toma como especialmente cuando termine.

Lo mejor es que, en lactancia materna, le pongas a eructar tanto si tienes que cambiar de pecho como al final de la toma, y en lactancia artificial lo hagas cada 60 ml de leche de fórmula.

Si tu bebé traga mucho aire con facilidad, no esperes a que haya tomado 60ml: incorpórale y hazle eructar cada 30 ml de leche para evitar que se le acumulen los gases.

Muchas veces, con mantener al bebé erguido unos minutos es suficiente para que eructe, aunque si lo prefieres, puedes darle unas palmaditas suaves en la espalda para ayudar a que salga el aire.

También se puede hacer con el bebé sentadito sobre nuestro muslo, sosteniéndole siempre con cuidado la cabeza por la barbilla, y con la otra mano darle palmaditas en la espalda.


Eructo del bebé en lactancia materna

Generalmente, los bebés que se alimentan con biberón suelen coger más gases que los que lo hacen con lactancia materna.

Aún así, hay bebés que tragan mucho aire con el pecho, probablemente porque el agarre no es correcto, llegando a sentirse incómodos a media toma.

Consulta con tu matrona o asesora de lactancia sobre el agarre del bebé, y asegúrate de sacarle los gases después de amamantar, así como durante la toma si cambias de pecho (1) .

También puede ocurrir lo contrario, que el bebé acabe dormido muy a gusto la toma y nosotras le pongamos vertical a intentar que eructe, y no lo haga.

Como con lactancia materna suelen tragar menos aire, si tu bebé no es propenso a los gases y no le escuchas coger aire durante la toma, no hace falta que le pongas a eructar, puede dormir tranquilo.


Mi bebe no eructa y tiene gases

Si tu bebé es propenso a tragar aire, se queda dormido cuando come y no eructa, es fácil que pueda acumular mucho gas, sufriendo dolores e incluso los temidos cólicos del lactante (2) .

Si no le saco los gases a mi bebé, las consecuencias pueden ser graves para su salud, y en consecuencia para su descanso.

Ante la duda, poner a eructar al bebé es siempre la solución ideal.

La mejor manera de evitarlo es la prevención: asegúrate de que el agarre sea correcto, ya sea al pecho o a la tetina del biberón, y de que no coma con mucha ansiedad.

Si esperamos a que el bebé tenga mucha hambre para alimentarle, comerá nervioso, su agarre será peor, tragará rápido y se llenará de aire. No distancies tomas: dale de comer a la primera señal de hambre.

El porteo es ideal para los bebés con tendencia a tragar aire o a los que les cueste eructar. Dar un paseo porteando al bebé ayuda a que con el movimiento eructe y saque todo el gas acumulado.

Lo importante es probar distintas posiciones para eructar, más porteo y menos carrito, alimentar a la primera señal de hambre... Todo contribuye a que tu bebé no acumule aire y se encuentre mejor.

Nuestra opinión experta

Un truco que funciona a muchas familias es poner primero al bebé erguido sobre nuestro hombro derecho, un minuto. Luego le cogemos de manera que quede en posición horizontal, boca arriba, y le pasamos al hombro izquierdo. Así hasta que eructe.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Según van creciendo los bebés, van perfeccionando su manera de comer, por lo que es normal que eructen menos: están tragando menos aire y no lo necesitan.


Preguntas frecuentes sobre cómo hacer eructar a un bebé

¿Qué pasa si mi bebé no eructa y le acuesto?

Si le das el pecho y estás segura de que no ha tragado aire, no hay ningún problema.

Sin embargo, si se duerme sin eructar y ha tragado aire le molestará la tripa, causando que le cueste conciliar el sueño hasta que eructe, o incluso que llore porque le duela.

¿Cómo hacer eructar a un recién nacido rápido?

Según notes que coge aire, y siempre al final de cada toma, mantenle erguido un minuto en tu hombro derecho, ponle horizontal y ponle ahora en el hombro izquierdo.

¿Hasta cuándo eructan los bebés?

Toda la vida, igual que los adultos. Pero es especialmente importante hacerles eructar los primeros 6 meses, ya que no son capaces de hacerlo por sí mismos, y su sistema digestivo es más inmaduro.

Mi bebé no eructa ¿qué hago?

Lo primero, asegúrate de que tu bebé este tragando aire al alimentarse. Si no coge aire, no hay que obsesionarse con conseguir que eructe: quizás no lo necesite.

Si le oyes tragar aire, pero tu bebé no eructa lo mejor es el porteo. Un paseo diario porteando le ayudará a expulsar los gases acumulados.

Fuentes del artículo
  1. Shelov, S. P. Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five. Bantam.
  2. Sung, V. Infantile colic. Australian Prescriber, 41(4), 105-110. https://doi.org/10.18773/austprescr.2018.033

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.