Mamás y Papás

Mareos en niños: causas, síntomas, cuándo alarmarse y cómo actuar

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
1.463 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Los mareos en niños se causan porque hay determinadas actividades que provocan que no llegue suficiente sangre al cerebro o estén bajos de azúcar, siendo la deshidratación, saltarse comidas, el calor o el ejercicio físico intenso las principales causas.

Posibles causas de mareos en niños

La sensación de mareo en niños es frecuente en la edad de crecimiento, y por lo general no afecta gravemente a la salud (1) .

En la mayoría de los casos, la sensación de aturdimiento se debe a que por el motivo que sea, se ve reducido el flujo de sangre al cerebro.

Pero: ¿qué causa mareos en niños ? (2) :

  • Estar mucho tiempo de pie quieto, como por ejemplo, en un concierto. Estos mareos repentinos en niños se deben a que se acumula sangre en las piernas.
  • Levantarse demasiado rápido: desciende la presión arterial, no dando tiempo al cuerpo a preparase para enviar sangre suficiente a la cabeza.
  • No beber bastante agua: la deshidratación es una de las principales causas de mareos en niños pequeños (3) .
  • Correr o hacer ejercicio intenso, teniéndose falta de aire: no hay bastante oxígeno para el esfuerzo que está haciendo el cuerpo. Son bastante comunes estos mareos en niños de 10 años.
  • Estar demasiado tiempo al sol.
  • Saltarse una comida o no tener una alimentación adecuada, bajando el nivel de glucosa en sangre.
  • Estar enfermo o tener fiebre.
  • Correr en círculos o hacer la voltereta varias veces: pudiendo llegar a causar náuseas y pérdida del equilibrio. También se relaciona con el mareo en el coche en niños.

Pero los mareos en los niños no siempre se deben a actividades cotidianas, también pueden deberse a causas más graves, como tener vértigo (4) .

El vértigo es una patología que hace que el niño sienta que la habitación da vueltas, no siendo capaz de caminar. Por suerte es muy poco frecuente, y suele deberse a enfermedades en el oído medio.


Síntomas de mareo en niños

Los mareos en los niños se distinguen fácilmente por la sensación de aturdimiento que pueden causar en el peque, llegando en ocasiones a afectar a su bienestar e incluso a su humor.

Los principales síntomas que tiene un niño mareado son:

  • Sensación de aturdimiento o confusión.
  • Falta de estabilidad, llegando a provocarles una pérdida temporal de equilibrio, no siendo capaces de andar recto.
  • Problemas para pensar con claridad, teniendo la mente confusa. Esto es repentino, y se debe a la falta de un riego sanguíneo suficiente en el cerebro.
  • Visión borrosa, lo cual aumenta la confusión. En ocasiones, previo al desmayo, también se ve afectada la audición, oyéndose a las personas de alrededor como si estuviesen lejos.

Para determinar la gravedad de un mareo, y lo cerca que podría estar de llegar a perder el conocimiento y sufrir un desmayo, se sigue la siguiente escala (5) :

Grados de gravedad de un mareo
Grado Síntomas
Mareo leve Está aturdido pero logra caminar con normalidad
Mareo moderado Se tambalea, no pudiendo hacer sus actividades normales
Mareo grave No es capaz de sostenerse, pudiendo sufrir un desmayo

Para un alivio rápido de los mareos moderados y graves, conviene sentarles o tumbarles con las piernas en alto para evitar que se caigan y recuperen algo del flujo sanguíneo al cerebro.

Si tu niño suele estar mareado, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud. Así tendrás a especialistas a tu disposición siempre que lo necesites, y que le revisen al completo para ver qué está causando ese aturdimiento.

Hazle a tu niño un seguro de salud


¿Cuándo preocuparse por un mareo en el niño?

Aunque en la mayoría de los casos los mareos son repentinos y mejoran al paso de minutos tras comer, hidratarse o descansar, es importante conocer cuándo debemos acudir a urgencias pediátricas:

  • El niño podría estar deshidratado: no orina desde hace más de 8 horas y tiene la boca seca con labios agrietados (6) .
  • Golpe de calor: la exposición demasiado tiempo al sol, o el calor excesivo provocan deshidratación. Se debe ir al médico si tras hidratar al niño y descansar no mejora antes de 2 horas.
  • Enfermedad grave: el niño tiene mucho malestar y aturdimiento, por ejemplo, un fuerte dolor de oídos.
  • Mareo intenso, provocando que el peque no sea capaz de caminar.
  • Padece fuertes dolores de cabeza.
  • Podría estar intoxicado o drogado.
  • Se llega a desmayar sin una explicación clara.

En estas situaciones, o si por cualquier otra razón consideramos que un médico debería revisar al peque, es importante acudir cuanto antes a urgencias.

En la mayoría de los casos los mareos en niños son fisiológicos y se solucionan pasados unos minutos, pero también podrían relacionarse con situaciones graves que hay que descartar, como cardiopatías.


Remedios para el mareo en niños

Como generalmente los mareos en niños son esporádicos y pasajeros, se pueden llevar a cabo algunos remedios caseros para intentar que mejore su aturdimiento:

Túmbale boca arriba con las piernas en alto

Lo mejor es tumbar al niño boca arriba, y levantarle las piernas durante unos minutos. Cuando se encuentre mejor, debemos hidratarle y darle algo de comer para que reponga glucosa.

Si hace demasiado calor se debe hacer esto en la sombra, refrescando la nuca del niño para intentar disminuir levemente su temperatura corporal.

Si se está dentro de casa o en un sitio que hace calor como en una multitud, sacar al niño a una zona más fresca y oxigenada.

Nuestra opinión experta

Si el mareo se debe a un golpe de calor, meter al niño en la piscina bruscamente sólo empeoraría la situación, pudiendo darle un corte de digestión que le causase vómitos y escalofríos.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Si aún así la situación no mejora pasados 60 minutos, conviene ir al hospital para que valoren al niño y descarten otras causas más graves.

Sólo se trata el mareo en niños con medicamentos en casos muy específicos (7) y poco frecuentes, como los vértigos, pero esta decisión no podemos tomarla libremente, debe ser siempre bajo receta del pediatra.


Preguntas frecuentes sobre los mareos en niños

¿Qué puede causar mareo y dolor de estomago en niños?

Un dolor de barriga y mareos en niños podría deberse a un virus intestinal como la gastroenteritis o a una intoxicación por algo que ha comido en mal estado, o exceso de medicamentos, droga, sustancias químicas...

¿Por qué se dan mareos y fiebre en niños?

Lo más probable es que se trate de una enfermedad, como un resfriado. Puede distinguirse porque va acompañado de otros signos, como síntomas catarrales.

¿Son normales los mareos y vértigos en niños?

No. Un mareo es frecuente, pero los vértigos son algo muy serio que debe diagnosticar un pediatra antes de darle al niño ningún medicamento.

En la mayoría de los casos, los vértigos están realmente originados por afecciones en el oído medio.

¿Qué significa cuando un niño se marea?

No tiene por qué significar nada, pudiendo deberse al calor, a falta de azúcares, a tener la tensión baja, muy típico de los mareos en adolescentes.

Sin embargo, si ocurre con mucha frecuencia y va acompañado de más síntomas, lo mejor es consultarlo con el pediatra.

¿Por qué a mi hija le duele la cabeza y se marea?

El dolor de cabeza y mareos en niños pueden deberse a un golpe de calor en verano, para lo que habrá que mantenerse en zonas frescas y mucha hidratación, o a alteraciones en la vista, siendo posible que necesite gafas.

Si descartados esos motivos sigue teniendo mareos y dolor de cabeza, consultarlo con el pediatra.

Fuentes del artículo
  1. Shelov, S. P. Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five. Bantam.
  2. Kelly, E. A., Janky, K. L., & Patterson, J. N. The Dizzy Child. Otolaryngologic Clinics of North America, 54(5), 973-987. https://doi.org/10.1016/j.otc.2021.06.002
  3. Santillanes, G., & Rose, E. Evaluation and Management of Dehydration in Children. Emergency Medicine Clinics of North America, 36(2), 259-273. https://doi.org/10.1016/j.emc.2017.12.004
  4. Jahn, K., Langhagen, T., & Heinen, F. Vertigo and dizziness in children. Current Opinion in Neurology, 28(1), 78-82. https://doi.org/10.1097/WCO.0000000000000157
  5. Koenigsberger, M. R., & Chandrasekhar, S. S. [An infant with dizziness]. Revista De Neurologia, 23 Suppl 3, S410-417. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/7497324/
  6. Spiegel, R., Rust, H., Baumann, T., Friedrich, H., Sutter, R., Göldlin, M., Rosin, C., Müri, R., Mantokoudis, G., Bingisser, R., Strupp, M., & Kalla, R. Treatment of dizziness: an interdisciplinary update. Swiss Medical Weekly, 147, w14566. https://doi.org/10.4414/smw.2017.14566
  7. Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años | EnFamilia. Consultado en https://enfamilia.aeped.es/lecturas-recomendadas/guia-practica-para-padres-desde-nacimiento-hasta-3

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.