Mamás y Papás

Vómito en bebés: causas más frecuentes y cómo actuar

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
967 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El vómito en bebés en la mayoría de los casos se debe a una gastroenteritis, estando acompañado de otros síntomas como diarrea, fiebre, y dolor abdominal.

Mi bebé vomita la leche

A diferencia de la regurgitación, en la cual a un bebé le vuelve una ligera cantidad de leche a la boca, un bebé vomita a chorro.

El vómito se define como la expulsión desagradable, repentina y forzosa del contenido estomacal por la boca, existiendo bebés que vomitan mucho.

Existen varias causas que terminen provocando que el bebé vomite la leche, siendo la mayoría de los casos una infección, como es el caso de la gastroenteritis.

Un bebé también puede vomitar por mareo, por ejemplo si vamos por una zona de curvas en el coche o si jugamos demasiado enérgicamente con él.

Si el bebé no para de vomitar, conviene ir al pediatra, ya que aunque normalmente los vómitos no afectan a la salud es mejor revisar la causa.


Bebé vomita mocos

A fin de cuentas, ¿por qué vomitan los bebés? el vómito es un reflejo del organismo que busca vaciar el contenido estomacal, lo cual nos protege, por ejemplo, de intoxicaciones alimentarias cuando ingerimos alguna comida en mal estado.

Si el peque tiene virus en el estómago, como en la gastroenteritis, el bebé vomitará mucho, siendo frecuente que vomite leche con flema.

Que vomite mocos con la leche no es preocupante. Significa que está combatiendo contra la enfermedad, y los mocos tienen que expulsarse del organismo o así o con mucosidad en la caca.

Cuando tienen gastroenteritis, los bebés no solo vomitan con frecuencia con mocos, sino que va acompañado de otros síntomas como diarrea, dolor abdominal, fiebre y una evidente pérdida del apetito (1) .

Si sumamos la pérdida de apetito con los vómitos continuos, puede darse una complicación: que el bebé se deshidrate.

En este caso, debemos asegurarnos de mantener hidratado al peque, actuando diferente en función de su edad. Ante vómito en el bebé de 1 mes, debemos esperar unos minutos a que se calme su estómago, y ofrecer el pecho o biberón en poca cantidad y con frecuencia, a ver cómo lo tolera.

Sin embargo, para el vómito en un bebé de 1 año se le ofrecerán sorbitos cortos, de unos 2 ml de suero o de agua, cada pocos minutos, para que vaya rehidratándose y no empeore la situación.

Si tu bebé es propenso a enfermarse, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud. Así tendrás a especialistas a tu disposición siempre que lo necesites.

Hazle a tu bebé un seguro de salud


¿Cómo poner al bebé cuando vomita?

Cuando el bebé vomita, es importante mantenerle erguido durante unos minutos, para calmarle y que no vuelva a salir más contenido del estómago por la boca.

No conviene alimentarle inmediatamente después, sino esperar unos 30 minutos para que se le asiente el estómago antes de volver a introducir alimentos.

Para que lo acepte mejor, lo ideal es no llenar del todo su estómago, sino darle menos cantidad pero con más frecuencia.

Por ello, si normalmente en medio de la noche toma un biberón de 120 ml. Será mejor darle 90 ml y al cabo de un par de horas darle otro. Si también vomita los 90 ml, esperar 30 minutos y darle cantidades muy pequeñas, de 30 en 30ml.

Si aún así vomita, en menores de 6 meses pasaremos a darle sorbitos, y si se mantiene la situación y no se cortan los vómitos en menos de 12 horas, ir al pediatra.

Con bebés mayores de 6 meses ofreceremos sueros de rehidratación oral, que contienen electrolitos de los que el agua carece, y a sorbitos el cuerpo lo suele aceptar bien.

A la hora de acostar al bebé, es importante seguir haciendolo boca arriba, con la cabeza de ladito, y vigilarle por si vomitase, para acudir cuanto antes.


Mi bebé vomita después de comer

El vómito en el bebé hay que saber entenderlo, descartando en primer lugar, si va acompañado de otros síntomas de gastroenteritis como diarrea, fiebre, dolor abdominal o malestar general.

Si el bebé no está enfermo, podría ser que haya comido demasiado, dándose el caso de bebés que vomitan cuando están llenos.

Esto no es lo normal, ya que los bebés son capaces de autoregular su apetito. De ahí que su alimentación se a demanda: cuando ellos lo piden.

Durante los brotes de crecimiento, como la crisis de lactancia de los 3 meses, los bebés comen más de lo normal, ya que su objetivo es estimular un aumento en la producción de leche.

Esto puede causar que el estómago sienta que está demasiado lleno, y tenga el reflejo de vaciarse (2) , dándonos a entender que el bebé está empachado y vomita. No hay de qué preocuparse ya que ocurre en muchas ocasiones.

Pero si tu bebé de un mes vomita cada vez que come es algo que debería revisarse, ya que podría tratarse de reflujo gastroesofágico, una patología por la cual la leche del estómago vuelve al esófago debido a que el esfínter se encuentra abierto (3) .

Sin embargo, sólo es preocupante si se trata de un vómito real: gran cantidad de leche expulsada con fuerza hacia delante, a chorro. Podría tratarse de regurgitar: babear lentamente algo de leche, lo cual es totalmente normal los primeros meses de vida.


Preguntas frecuentes sobre el vómito en bebés

¿Si mi bebé vomita le vuelvo a dar de comer?

Debes esperar un mínimo de 30 minutos para que se asiente el estómago, y conviene darle menos cantidad, para que no se llene del todo el estómago.

En estos casos es mejor que tomen menos con más frecuencia, para que el cuerpo lo vaya asimilando.

¿Qué es el vómito amarillo en bebés?

Se trata de bilis. Es un líquido amarillento que segrega el hígado durante la digestión, y se expulsa cuando el estómago está totalmente vacío.

Conviene consultar con el pediatra, ya que podría correr riesgo de deshidratarse.

¿Cuando debería disminuir el reflujo de los bebés sin vómito?

Cuando es fisiológico y no se debe a ninguna enfermedad, se conoce como regurgitación y es muy común los primeros meses de vida, disminuyendo a partir de los 6 meses y siendo poco frecuente después de que cumplan 1 año.

Otra cosa muy diferente es que el bebé padezca reflujo gastroesofágico, el cual es tan abundante que no gana peso con normalidad, siendo necesario consultarlo con el pediatra.

¿Por qué el bebé vomita por boca y nariz?

No hay de qué preocuparse. Ocurre porque la cavidad oral y nasal están comunicadas, por lo que al subir el vómito puede terminar saliéndose por la nariz.

Fuentes del artículo
  1. Dennehy, P. H. Viral gastroenteritis in children. The Pediatric Infectious Disease Journal, 30(1), 63-64. https://doi.org/10.1097/INF.0b013e3182059102
  2. Shields, T. M., & Lightdale, J. R. Vomiting in Children. Pediatrics in Review, 39(7), 342-358. https://doi.org/10.1542/pir.2017-0053
  3. Czinn, S. J., & Blanchard, S. Gastroesophageal reflux disease in neonates and infants : when and how to treat. Paediatric Drugs, 15(1), 19-27. https://doi.org/10.1007/s40272-012-0004-2

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.