Mamás y Papás

Las posturas de lactancia: de cuna, biológica o dar el pecho tumbada

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
7 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Existen diversas posturas de lactancia y posiciones en las que colocar al bebé. La más común es la posición de cuna, pero también puedes hacerlo tumbada en la cama, o la postura biológica: reclinada boca arriba con el bebé sobre ti.

Posturas en lactancia

En lactancia materna existen distintas posturas para dar el pecho.

No hay opciones mejores ni peores, lo importante es que tanto tú como tu bebé estéis cómodos, y podáis disfrutar de estos momentos únicos que os unen.

Algo importante es diferenciar entre postura y posición: postura es cómo se coloca la madre, mientras que posición es cómo colocamos al bebé.

Antes se recomendaba sentarse con la espalda recta, pero a día de hoy se sabe que el bebé mama mejor cuando estamos algo reclinadas.

Lo ideal es no ponerse siempre igual, ya que al colocarnos de manera diferente, y poner al bebé en distintas posiciones se asegura un correcto vaciado de todos los conductos del pecho (1) .

Nuestra opinión experta

Antes de la toma, asegúrate de que tienes todo a mano: el móvil, agua, un libro... también te puede resultar útil algún cojín para estar más cómoda.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Posiciones de lactancia

Las posiciones para amamantar son las maneras en las que colocamos al bebé.

A su vez, una misma postura nuestra puede combinarse con distintas posiciones de nuestro peque, por lo que las opciones son múltiples: en función de tus necesidades.

La posición del bebé es importante que sea correcta: si no se vacía el pecho de manera adecuada puede provocar en la madre obstrucciones o ingurgitación mamaria.

En lactancia materna, las posiciones dependen de cada caso. Te explicamos algunas de las más comunes y prácticas, tanto para ti como para tu bebé:


Postura biológica

La postura biológica es aquella en la que estamos reclinadas boca arriba hacia atrás, bastante acostadas, y tenemos al bebé sobre el pecho, estirado frente a nosotras.

Es la que se usa para hacer el agarre espontáneo: la primera toma del bebé, habiéndose demostrado que cuando el recién nacido encuentra sólo el pecho en esta postura, la lactancia el primer mes es más satisfactoria.

En la postura de crianza biológica el bebé está tumbado sobre nuestro pecho descubierto, estando su cuerpecito pegado al nuestro por completo. Ideal para hacer piel con piel durante la toma.


Postura del caballito

La postura de la madre es sentada, con la espalda recta de frente al bebé, que se sitúa a horcajas sobre el muslo de mamá, de frente al pecho.

Se llama posición del caballito porque el bebé está sentado sobre nuestra pierna, como si fuera a caballo.

Aunque es una postura poco común, es ideal para un agarre correcto del bebé, especialmente si hay grietas en el pezón.

Para que el agarre sea adecuado, el pezón debe estar algo más elevado que la boca del bebé, a la altura de su nariz. Así reclinará la cabeza hacia atrás y abrirá mucho la boca.


Dar el pecho tumbada

Las posiciones en la cama son muy útiles tras una cesárea o episiotomía, así como por la noche, especialmente si se hace colecho.

La postura tumbada en lactancia más típica es recostada de medio lado, con el bebé también de lado, paralelo a tu cuerpo: su barriguita tocando con la tuya.

Estando tumbados existen variaciones:

  • recostada igual que en la postura anterior, pero el bebé al revés: su cabeza en el pecho y su barriga hacia tu cabeza, en vez de hacia tu barriga. Aunque es una postura rara, sirve para un correcto vaciado de la mama si tenemos molestias encima del pezón.
  • Postura a cuatro patas, o posición de la loba. El bebé tumbado boca arriba, y tu a cuatro patas a horcajadas sobre él. Es incómoda, pero útil ante obstrucciones ya que puedes girar al bebé, de manera que su barbilla apunte a la zona en la que tengas el dolor: es la que más se vacía durante la toma.

Si tu bebé tiene reflujo, o suele regurgitar mucho, dar el pecho tumbados no es lo más adecuado: de hecho, puede que llore durante la toma.


Postura de cuna o postura sentada

Es la postura más común, la más utilizada. Tu estás sentada con la espalda recta y el bebé reclinado hacia ti, con la cabeza en un pecho y los pies hacia el otro: barriga con barriga.

Una variante es la estando sentada con el bebé en la posición de rugby: el cuerpo del bebé pasa por debajo de tu axila, quedando las piernas hacia tu espalda.

Es especialmente útil para prevenir mastitis, ya que vacía muy bien los conductos de la axila, que suelen obstruirse y molestar.


Posición correcta de lactancia

Que el bebé esté bien colocado, así como la manera en la que lo sujetamos es muy importante para evitar agarres incorrectos.

Aunque pensemos que es instintivo, aprender a dar de mamar es algo social: observando cómo se colocan otras madres para las tomas lo podremos hacer con más facilidad.

La cabeza del bebé nunca debe reposar sobre el hueco de nuestro codo, siempre en nuestro antebrazo, y nuestra mano sujetando su espalda, pegándolo bien hacia nuestro cuerpo.

El eje de cabeza-hombros-cadera del bebé debe estar alineado, y apuntando perpendicularmente hacia nuestro pezón. Si el peque tiene el cuerpo hacia arriba pero la cabeza de lado, comerá peor.

Es clave cómo tengamos los pezones: si apuntan hacia abajo, ahí tendremos que poner la cabeza del bebé, mientras que si apuntan hacia el frente, tendremos que colocar su cabecita de frente. Siempre perpendicular al pecho.

Revisa su posición en cada toma. Si no está bien colocado puede hacerte daño, o incluso crearte una mastitis que pueda poner fin a la lactancia.

Fuentes del artículo
  1. Aguayo Maldonado, J. La lactancia materna | Editorial de la Universidad de Sevilla. Consultado en https://editorial.us.es/es/detalle-libro/290052/la-lactancia-materna

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.