Mamás y Papás

Hemangioma en bebés: un bulto rojo intenso en la piel de tu peque

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
60 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Un hemangioma en bebés es una protuberancia de color rojo intenso que sale generalmente en la cara, cabeza, cuello o torso. Aunque durante los primeros meses de vida crece, luego suele desaparecer por sí solo.

¿Qué es un hemangioma infantil?

Un hemangioma es una mancha redondeada de color rojo intenso con la que nacen algunos recién nacidos, o bien aparece durante las primera semanas de vida. Es muy común, afectando a 1 de cada 20 bebés (1) .

Está formado por células endoteliales, es decir, las que normalmente forman los vasos sanguíneos del cuerpo, de ahí su color.

Aunque puede parecer en cualquier parte del cuerpo, lo más frecuente es ver un hemangioma en el cuero cabelludo del bebé, también conocido como hemangioma capilar. También es común observarlos en la cara, cuello, pecho y espalda de los bebés.

Cuando en el momento del parto ya podemos observar un hemangioma en el bebé recién nacido, se llama hemangioma congénito (2) , y no suelen crecer.

Sin embargo, el bebé que nace sin esta marca y le sale durante las primeras semanas de vida, tiene un hemangioma infantil. Estos pasan generalmente dos etapas:

  • Fase proliferativa: comienza poco después del nacimiento, y es una etapa de crecimiento del hemangioma, durando de 4 a 9 meses. La velocidad de crecimiento varía de unos casos a otros.
  • Fase involutiva: periodo de retracción del hemangioma, en el cuál empieza a empequeñecer y retraerse muy poco a poco, pudiendo alargarse hasta 10 años. En la mayoría de los casos desaparece del todo.

Si te preocupa el hemangioma de tu bebé, puede interesarte contratar para él un seguro privado de salud, o incluirle gratuitamente en tu propio seguro. Así tendréis a especialistas a tu disposición siempre que lo necesites.

Protege a tu bebé con tu seguro de salud


Síntomas y tipos de hemangiomas del lactante

Aunque pueda confundirse con un sarpullido o con algún tipo de urticaria en la piel, un hemangioma en la cara del bebé es fácilmente distinguible.

Al principio comienza como una marca plana y roja, que durante el primer año de vida crece rápidamente formando una protuberancia roja gomosa, blanda al tacto, que sobresale del nivel de la piel.

A partir de entonces empieza, sin necesidad de tratamiento, a disminuir poco a poco su tamaño, llegando a desaparecer normalmente antes de los 5 años, o como mucho a los 10.

En función de cuántos tejidos se ven afectados, podemos distinguir 3 tipos de hemangiomas:

  • Hemangioma superficial: cuando la lesión del hemangioma está muy cerca de la superficie de la piel, sin afectar a capas más profundas. Suelen tener un color rojo intenso y brillante, con relieve.
  • Hemangioma mixto o combinado: cuando la protuberancia afecta tanto a tejidos profundos como a la superficie de la piel. Suelen presentarse como una mezcla de capas, con un color rojo en la superficie y más azulado en las zonas profundas. Su color no desaparece al presionarlos.
  • Hemangioma profundo: la lesión está debajo de la piel, sin que haya una protuberancia superficial. Como están ocultos, en ocasiones tardan semanas hasta que se descubren. Son una masa azulada o violeta que se observa por debajo de la piel.

Con el paso del tiempo, el hemangioma se va retrayendo, cambiando su textura y color. Se vuelven más blandos al tacto, ya que pasa de estar formado por células endoteliales a tejido graso, reduciéndose la intensidad de su color.


¿Cuándo preocuparse por un hemangioma infantil?

Aunque un hemangioma del bebé en la cara pueda ser motivo de alarma, lo más normal es que no afecten en nada a la salud del peque.

La tendencia generalmente es que el hemangioma del bebé desaparece pero algunos no llegan a retraerse por completo. En su lugar dejan algo de tejido graso, la piel decolorada o incluso pequeños capilares rojos dilatados, lo cual se conoce como telangiectasias.

Un hemangioma en la cabeza del bebé puede incluso llegar a cubrirse con el pelo de alrededor, no afectando tanto a la estética del peque.

Si el hemangioma de tu bebé se rompe, sangra, se infecta o forma una llaga, debes acudir de manera urgente al pediatra.

Aunque en la revisiones periódicas el pediatra revisará que no haya cambios preocupantes en el hemangioma infantil, debes consultarle siempre que consideres que dificulta su visión, respiración o audición (3) .


Hemangioma en bebés: tratamiento

Aunque en la inmensa mayoría de los casos los hemangiomas infantiles suelen desaparecer por completo, en algunos casos hay hemangiomas complicados que necesitan tratarse.

Esto ocurre por ejemplo con un hemangioma que salga en un ojo o oído, interfiriendo la visión o la audición respectivamente.

En el hemangioma del bebé el tratamiento depende de cada caso, existiendo distintas opciones a valorar por el pediatra o dermatólogo:

  • Tratamiento con fármacos: su objetivo es ralentizar la fase de crecimiento para prevenir futuras complicaciones. Destacan el timolol, que se aplica tópicamente sobre el hemangioma o el propanolol, que se toma oralmente (4) .
  • Terapia con láser: se usa cuando el hemangioma presenta una úlcera, o para eliminar telangiectasias que permanezcan en la zona aún cuando el hemangioma ha desaparecido. Sin embargo, el láser no es útil para reducir el crecimiento de la protuberancia.
  • Cirugía: se limita a casos de hemangiomas que causan dolor o están ulcerados y no terminan de curarse, hemangiomas que interfieren con la calidad de vida del bebé, afectando a la respiración o a alguno de los sentidos o hemangiomas que no desaparecen por sí solos o que dejan deformidades operables.

En función del tipo de hemangioma, su posición, su interacción con las funciones vitales o los sentidos o si tiende a sangrar o doler al bebé, el pediatra recomendará una u otra opción.

Aún así, lo mejor es la observación y la paciencia. Los hemangiomas son muy comunes en los recién nacidos, y en la inmensa mayoría de los casos terminan desapareciendo por sí solos durante la infancia.


Preguntas frecuentes sobre el hemangioma en bebés

¿Qué es un hemangioma fresa en bebés?

Cuando un hemangioma tiene en su parte superficial lesiones de textura similar a la de la fresa, con parches planos sobre la piel.

¿Debo preocuparme por un hemangioma en el párpado del bebé?

Si el bebé no puede abrir por completo el ojo, sí, ya que estaría afectando a su visión. También debe consultarse si obstruye el lagrimalTu pediatra valorará el caso para indicarte el tratamiento más adecuado.

¿Es frecuente el hemangioma en un bebé prematuro?

. Los hemangiomas son muy comunes en los bebés nacidos prematuramente, en los partos múltiples y en los de raza caucásica, observándose de manera más frecuente en niñas.

Fuentes del artículo
  1. Leung, A. K. C., Lam, J. M., Leong, K. F., & Hon, K. L. Infantile Hemangioma: An Updated Review. Current Pediatric Reviews, 17(1), 55-69. https://doi.org/10.2174/1573396316666200508100038
  2. Boull, C., & Maguiness, S. M. Congenital hemangiomas. Seminars in Cutaneous Medicine and Surgery, 35(3), 124-127. https://doi.org/10.12788/j.sder.2016.045
  3. Krowchuk, D. P., Frieden, I. J., Mancini, A. J., Darrow, D. H., Blei, F., Greene, A. K., Annam, A., Baker, C. N., Frommelt, P. C., Hodak, A., Pate, B. M., Pelletier, J. L., Sandrock, D., Weinberg, S. T., Whelan, M. A., & SUBCOMMITTEE ON THE MANAGEMENT OF INFANTILE HEMANGIOMAS. Clinical Practice Guideline for the Management of Infantile Hemangiomas. Pediatrics, 143(1), e20183475. https://doi.org/10.1542/peds.2018-3475
  4. Drolet, B. A., Frommelt, P. C., Chamlin, S. L., Haggstrom, A., Bauman, N. M., Chiu, Y. E., Chun, R. H., Garzon, M. C., Holland, K. E., Liberman, L., MacLellan-Tobert, S., Mancini, A. J., Metry, D., Puttgen, K. B., Seefeldt, M., Sidbury, R., Ward, K. M., Blei, F., Baselga, E., … Frieden, I. J. Initiation and use of propranolol for infantile hemangioma: report of a consensus conference. Pediatrics, 131(1), 128-140. https://doi.org/10.1542/peds.2012-1691

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.