Mamás y Papás

Vegetaciones en niños: definición, síntomas, operación y recuperación

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
37 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Las vegetaciones en niños o adenoides son tejido linfático situado detrás de la nariz cuya función es proteger al cuerpo de infecciones. En ocasiones se agrandan demasiado o se infectan, siendo necesario extirparlas mediante cirugía.

¿Qué son las vegetaciones en niños?

Las vegetaciones o adenoides son un tejido linfático que forma parte del sistema inmune, y están situadas justo detrás del conducto nasal.

El objetivo de las vegetaciones nasales en niños es limpiar el aire que respiramos, atrapando en su superficie virus o bacterias que intentan entrar en nuestro organismo, y podrían enfermarnos.

Particularmente durante la infancia, las adenoides en niños son fundamentales ya que aún su sistema inmune es inmaduro, siendo de vital importancia en la prevención de infecciones.

Decimos que hay adenoides hipertróficas en niños cuando las vegetaciones se inflaman y agrandan. Al volverse tan grandes tienden a infectarse, lo cual sería una adenoiditis aguda (1) .

En estos casos, las adenoides en niños pasan de ser beneficiosas para la salud a un foco de infección, por lo que la mejor solución es extirpar los adenoides nasales en niños.

Si tu niño sufre de vegetaciones, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud. Así tendrás a especialistas a tu disposición para cubrir las revisiones, la operación y el postoperatorio.

Hazle a tu niño un seguro de salud


Síntomas de adenoides grandes en niños

Cuando se encuentran agrandadas, las vegetaciones en niños dan síntomas característicos, que conviene conocer para llevar al peque al pediatra y que haga el diagnóstico cuanto antes.

Los adenoides grandes en niños tienen las siguientes consecuencias:

  • Dificultad para respirar por la nariz, debido a que las vegetaciones grandes bloquean parcialmente el conducto nasal.
  • Respiran por la boca, dejando los labios resecos.
  • Hablan nasalmente debido al taponamiento de la nariz.
  • Roncan y hacen ruido al respirar.
  • Tienden a dejar de respirar unos segundos al dormir, lo cual se conoce como apnea del sueño, afectando a su descanso.
  • Suelen padecer sinusitis y otitis.

Para diagnosticar vegetaciones, el pediatra, además de preguntaros por dichos síntomas de adenoides en niños, explorará su nariz y garganta, y le palpará los alrededores de la mandíbula.

En un primer momento, si el pediatra lo considera necesario suele mandar antibiótico para intentar disminuir la inflamación de las adenoides (2) o la adenoiditis en niños.

Si el tratamiento no es suficiente, es muy común recurrir a la cirugía para extirpar las vegetaciones en niños a partir de dos o tres años.


Cirugía de vegetaciones en niños

¿Cuándo operar las vegetaciones en niños? cuando están causando molestias respiratorias e infecciones recurrentes al peque, y no es suficiente con el tratamiento oral de antibiótico.

La operación de vegetaciones en niños o adenoidectomía es la extracción por cirugía de las adenoides, y acaba de golpe con los síntomas como las infecciones, ronquidos y habla nasal.

La cirugía de adenoides en niños es muy sencilla, pero por la dificultad de acceso a la zona, se hace bajo anestesia general, por lo que el peque no sentirá en ningún momento dolor.

El médico otorrinolaringólogo accederá a las vegetaciones por la boca, sin necesidad de cortar la piel del niño, y entre 20-30 minutos habrá terminado de extirpar las adenoides.

Nuestra opinión experta

Operar las vegetaciones no va a hacer que tu hijo esté desprotegido frente a virus y bacterias. Estas tienen especial importancia cuando son bebés, pero a partir de entonces el sistema inmune puede funcionar perfectamente si estos tejidos, especialmente cuando son los que están causando las infecciones recurrentes.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

El postoperatorio de adenoides en niños es muy sencillo, siendo lo más frecuente que se les de el alta hospitalaria el mismo día.

Los primeros días tras la cirugía el niño puede tener dolor leve de garganta, moqueo, respiración ruidosa y mal olor en el aliento, pero en una semana estará como si nada.


Operación de vegetaciones y anginas en niños

Las amígdalas o anginas son ganglios linfáticos con una función similar a las vegetaciones, pero que en lugar de encontrarse detrás de la nariz se sitúan al fondo de la boca, en la parte superior de la garganta.

Al igual que las vegetaciones, las anginas pueden inflamarse e infectarse con frecuencia, siendo común la operación de amígdalas y adenoides en niños a la vez.

Así, se aprovecha el dormir al peque con anestesia general y se retiran ambos tejidos, siendo una de las operaciones más frecuentes en la infancia junto con la extracción de las amígdalas o amigdalectomía.

La operación de anginas y vegetaciones en niños es algo más larga que si solo se extraen las vegetaciones (alrededor de 30 minutos) y el niño puede estar algo más dolorido al despertarse.

El postoperatorio de amígdalas y adenoides suele durar alrededor de 2 semanas hasta que desaparecen por completo las molestias, pero es una manera de asegurarse con una única operación de que el peque no va a padecer infecciones recurrentes.


Preguntas frecuentes sobre las vegetaciones en niños

¿Los adenoides en niños tienen tratamiento casero?

Si el peque sufre de adenoides lo mejor es llevarlo al pediatra y dejarse de tratamientos caseros. Este lo más probable es que le mande un tratamiento con antibióticos, y si no es suficiente lo mejor es retirarlos mediante cirugía.

¿Por qué se hace radiografía de adenoides en niños?

En el diagnóstico de vegetaciones, el médico suele observarlas mediante la nariz con un aparato de ampliación, o si es necesaria, recurrir a una radiografía para ver si están muy agrandadas.

¿Qué es un adenoides de grado 3 en niños?

Para clasificarlas por tamaño, los médicos se refieren a las adenoides de grado 1 como las más pequeñas, y de grado 4 las más hipertróficas, siendo necesario operar para extraerlas.

Por ello, adenoides de grado 3 serían muy grandes, obstruyendo la correcta respiración del niño y creando infecciones recurrentes.

Fuentes del artículo
  1. Bogomil’skiĭ, M. P. [Adenoids]. Vestnik Otorinolaringologii, 3, 61-64. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23991455/
  2. Brambilla, I., Pusateri, A., Pagella, F., Caimmi, D., Caimmi, S., Licari, A., Barberi, S., Castellazzi, A. M., & Marseglia, G. L. Adenoids in children: Advances in immunology, diagnosis, and surgery. Clinical Anatomy (New York, N.Y.), 27(3), 346-352. https://doi.org/10.1002/ca.22373

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.