Mamás y Papás

La leche de fórmula alimenta a tu bebé cuando no hay lactancia materna

logo Roams
Última actualización: 10 de octubre de 2023
Laura Remolina
19 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La leche de fórmula es la alternativa para alimentar a tu bebé cuando la lactancia materna no es posible, o no se quiere hacer. Hay muchos tipos de leche de fórmula, adaptándose a algunas necesidades especiales del bebé: alergia a la proteína de la leche de vaca, cólicos, estreñimiento...

Leche de fórmula

La leche de fórmula es el alimento principal en la lactancia artificial, y se utiliza cuando la lactancia materna no es posible, o no se quiere practicar por diversos motivos (1) .

En la mayoría de los casos, la leche de fórmula se obtiene tratando la leche de vaca con distintos procesos, para hacerla más fácilmente digerible y adecuada nutricionalmente para los bebés.

La leche artificial contiene:

  • Agua, en torno al 87% del total. Manteniendo hidratado al bebé.
  • Azúcares: lactosa, sirope de maíz, fructosa...
  • Aceites vegetales.
  • Ácidos grasos, generalmente provenientes de pescado.
  • Vitaminas y minerales.
  • Alguna enzima y aminoácidos.

Aunque la leche de fórmula es nutritiva y adecuada para el bebé, no presenta los beneficios de la leche materna ni de cerca.

Por ello, no se recomienda el destete a leche de fórmula, sino que se mantenga la lactancia todo lo posible.

¿Cada cuánto se da la leche de fórmula? del mismo modo que en lactancia materna, la lactancia artificial también es a demanda, alimentándose al bebé cuando muestre señales de hambre.

Siempre debe prepararse manteniendo la siguiente proporción: 30 ml de agua por cada cacito enrasado de leche. Por ello, podemos preparar leche en multiplos de 30:

Cómo preparar leche de fórmula
Mililitros de leche a preparar Mililitros de agua necesarios Cacitos enrasados
>30ml 30ml 1 cacito
>60ml 60ml 2 cacitos
>90ml 90ml 3 cacitos
>120ml 120ml 4 cacitos
>150ml 150ml 5 cacitos
>180ml 180ml 6 cacitos
>240ml 240ml 7 cacitos

Como es evidente, al sumar la leche en polvo con el agua siempre nos saldrá una cantidad mayor de leche de fórmula que la de agua que hemos utilizado.


Cuál es la mejor leche para mi bebé

Para nuestros bebés queremos lo mejor, y la alimentación de los peques es un tema especialmente delicado.

Esto nos hace plantearnos qué leche de fórmula es la más recomendable, o comparar etiquetas a ver cuál tiene más hierro, más vitamina D, más omega 3...

Existen leyes que definen los componentes que lleva la leche de fórmula, y sus concentraciones.

Por ello, todas las marcas de leche artificial cumplen unos parámetros mínimos, quedando en la elección de cada familia cuál elegir.

Los precios pueden llegar a ser muy elevados, así que lo mejor es elegir una leche de fórmula que le siente bien a tu bebé: que digiera bien, y que se ajuste a tus preferencias personales y económicas.

Desde el nacimiento se toma la leche de tipo 1 o leche de inicio, y a los 6 meses se puede cambiar a la leche de tipo 2 o leche de continuación.

En realidad, la leche tipo 1 está más adaptada a las necesidades del bebé, mientras que la leche tipo 2 tiene más proteínas.

Lo que si es cierto es que la leche tipo 2 es algo más barata, pero si te lo puedes permitir económicamente, cada vez más pediatras recomiendan seguir con la leche de fórmula tipo 1.

El bebé debe seguir tomando leche de fórmula hasta los 12 meses que puede empezar a tomar leche de vaca. Antes no está recomendado por su alta cantidad de sodio, siendo tóxica para los bebés (2) .


Tipos de leche de fórmula

En el mercado hay una enorme variedad de clases de leche de fórmula en función de si tu bebé es intolerante a la lactosa, si tiene alergia a la proteína de la leche, o si padece cólicos.

Estas leches deben usarse únicamente en los casos en los que sea necesario, por ejemplo si el bebé tiene alergia o intolerancia, y consultándolo previamente con el pediatra.

Leche de fórmula anticólicos y antiestreñimiento

Si tu bebé suele tener cólicos del lactante, o le cuesta hacer caca, puedes consultar con el pediatra el uso de este tipo de leche artificial.

Son fórmulas con ciertos cambios en su composición, que las hacen más fáciles de digerir:.

  • Proteínas parcialmente hidrolizadas, facilitando la digestión.
  • Menor cantidad de lactosa, por lo que se reducen los gases intestinales.
  • Modificaciones en los triglicéridos, para que las deposiciones sean más blandas.
  • Mayor cantidad de fibra prebiótica, mejorando la flora bacteriana y con ello el tránsito gastrointestinal.
  • Enriquecidas en beta palmitato, un laxante natural, presente en la leche materna.

Por su composición especial, la leche anticólicos y antiestreñimiento sólo debe usarse tras valoración pediátrica.

Leche de fórmula sin lactosa

Si nuestro bebé tiene síntomas de intolerancia a la lactosa, confirmados por un especialista, podemos darle de manera temporal leche artificial sin lactosa.

Hay que recordar que el uso de este tipo de leche nunca debería ser de manera indefinida, sino en momentos puntuales, ya que los bebés pueden pasar por etapas en las que les cueste digerir la lactosa, pero son transitorias.

Por ello hay que consultar el uso de leches de fórmula sin lactosa previamente con el pediatra.

La lactosa no es mala, es un azúcar ideal para el bebé, que le aporta gran cantidad de calorías, y con ello de energía. La leche sin lactosa no es mejor.

Leche de fórmula sin proteínas de vaca

Si el bebé tiene alergia a la leche, en concreto a la proteína de vaca, no hay en ningún caso por qué recurrir al destete, con que la madre deje de tomar lácteos es suficiente.

En bebés que se alimentan con leche de fórmula, la mayoría están hechas a base de leche de vaca, por lo que los síntomas de alergia son mucho más intensos que en lactancia materna.

En estos casos, tu pediatra te mandará alimentar al bebé con fórmulas con proteínas hidrolizadas, con aminoácidos elementales o leches vegetales: no contienen proteínas de leche de vaca.

Leche de fórmula hidrolizada

Hidrólisis significa rotura. La leche hidrolizada es aquella en la que las proteínas se someten a un proceso de fraccionamiento o se eliminan algunas de ellas, perdiendo su potencial alergénico.

Por ello, son las leches adecuadas para bebés con alergias a la proteína de la leche de vaca.

En función del nivel de alergia de tu bebé, le resultará más adecuada una leche más o menos hidrolizada. Consulta su caso previamente con el pediatra.

Leche de fórmula elemental

La leche artificial elemental o semielemental es una fórmula en la que los aminoácidos, componentes principales de las proteínas, son sintéticos, por lo que no causan alergias.

Esta leche artificial, además de ser muy cara tiene un sabor bastante amargo que no es tolerado por todos los bebés.

Su uso queda restringido a bebés con patologías digestivas serias, pautado siempre por un pediatra.

Leche de fórmula vegetal

En lugar de estar fabricadas a base de leche de vaca, como la inmensa mayoría de leches de fórmula del mercado, lo hacen a base de fuentes vegetales, como la soja o el arroz.

Esta leche es igual de adecuada para el bebé que las de base animal, estando reguladas por las mismas normativas y teniendo que cumplir los mismos requisitos.

No son leches que vayas a encontrar en el supermercado. Su precio es elevado y tiene un sabor particular, que en ocasiones crea rechazo en el bebé.

Este tipo de leche de fórmula es el que eligen familias vegetarianas, o algunos casos de bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca.

Nuestra opinión experta

Aún así, ninguna leche es totalmente vegana, ya que están enriquecidas en vitamina D, que siempre es de origen animal.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Leche de fórmula ecológica

Son leches artificiales que no presentan una mejor composición que las normales a nivel nutritivo, y presentan precios más elevados.

Se fabrican suponiendo un menor impacto para el medio ambiente, ya que se basan en el comercio próximo y la agricultura ecológica.

La elección de una leche artificial ecológica no es por motivos de salud, sino éticos. Aunque ten en cuenta que la manera más ecológica de alimentar a tu bebé es dándole el pecho.


Leches de crecimiento. Leche tipo 3

Este tipo de leche, conocida como de tipo 3 o leche de crecimiento, son supuestamente las que el bebé tomaría a partir de los 12 meses de edad.

Sin embargo, salvo los bebés con alergia a la proteína de la leche, a partir de los 12 meses ya se puede sustituir la leche de fórmula por leche de vaca, por lo que no hay cabida para las leches tipo 3.

Las marcas venden productos para las distintas edades para abrir más el mercado, pero a partir del año de vida, la leche de vaca es adecuada para tu bebé.

Además, el precio de las leches de crecimiento es bastante más alto en comparación con la leche de vaca.


Preguntas frecuentes sobre la leche de fórmula

¿Cuál es la mejor leche de fórmula?

Todas las leches de fórmula tienen que cumplir por ley unos requisitos mínimos, por lo que todas son suficiente para alimentar y nutrir a tu bebé de manera correcta.

A partir de ahí, para elegir la mejor leche de fórmula para tu bebé, prueba que le siente bien, que la digiera sin problemas, que se ajuste económicamente a tu bolsillo, que te sea más cómoda de adquirir...

¿Se puede guardar la leche de fórmula sobrante?

Una vez calentada, no. Tras calentarse la leche, debe ser consumida lo antes posible, ya que se convierte en un excelente caldo de cultivo para las bacterias.

¿Por qué mi bebé no hace caca con leche de fórmula?

La leche de fórmula es más difícil de digerir que la leche materna, por lo que el número de deposiciones disminuye considerablemente.

Aunque tu bebé no haga caca todos los días, si cuando la hace no le duele, no se considera que esté estreñido.

Si hacer caca le causa dolor, valora opciones según su edad:

  • Si tiene menos de 6 meses, puedes cambiar la leche de fórmula por otra que le siente mejor, o probar una leche antiestreñimiento.
  • Si es mayor de 6 meses, asegúrate de que beba más agua, y de que en su alimentación haya cereales y alimentos ricos en fibra, como los integrales.

¿Cada cuánto se da la leche de fórmula?

A demanda, igual que en lactancia materna. Cada vez que el bebé tenga hambre.

Fuentes del artículo
  1. OMS. Lactancia materna y alimentación complementaria - OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud. Consultado en https://www.paho.org/es/temas/lactancia-materna-alimentacion-complementaria
  2. Shelov, S. P. Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five. Bantam.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.