Mamás y Papás

Diabetes en niños: tipos, síntomas, tratamiento, dieta y complicaciones

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
19 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La diabetes en niños es una patología en la cual no se produce insulina (diabetes tipo 1) o se produce de manera insuficiente o no efectiva (diabetes tipo 2). Como la función de la insulina es procesar el azúcar para que llegue a las células, es necesario ponerse insulina en inyecciones.

Diabetes tipo 1 en niños

La diabetes mellitus tipo 1 es una grave enfermedad en la que el páncreas del niño deja de fabricar la hormona insulina, necesaria para controlar los niveles de glucosa en sangre y su paso a las células.

Esta diabetes en niños pequeños también se conoce como diabetes juvenil o diabetes insulinodependiente, ya que el niño necesitará inyecciones de insulina para sobrevivir

Si tu peque es diabético puede resultarte de interés hacerle un seguro privado de salud. Así tendrás a especialistas a tu disposición siempre que lo necesites.

Haz a tu peque un seguro de salud

Causas de diabetes tipo 1 en niños

En muchas ocasiones, la diabetes empieza en niños de 0 a 3 años, desconociéndose sus causas.

Se piensa que se debe a una destrucción de las células productoras de insulina en el páncreas por el propio sistema inmune.

Además, los niños con familiares diabéticos tienen más posibilidades de desarrollar diabetes tipo 1, existiendo cierta predisposición genética.

.

Síntomas de la diabetes tipo 1 en niños

Cuando los niños desarrollan diabetes tipo 1 puede afectar gravemente a su salud, por lo que es importante conocer cómo se manifiesta la diabetes en niños, para actuar cuanto antes.

Los principales síntomas de diabetes tipo 1 en niños pueden aparecer repentinamente:

  • Aumento de la sed.
  • Muchas ganas de orinar, llegando a hacérselo en la cama niños que ya controlan bien los esfínteres.
  • Incremento en el apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Cambio en el olor del aliento, similar a la fruta.
  • Cansancio.
  • Irritabilidad.

Si se observan estos signos de diabetes en niños hay que acudir cuanto antes al pediatra. El niño necesita insulina para sobrevivir.

¿Se cura la diabetes tipo 1 en niños?

Los niños con diabetes tipo 1 necesitan que se vigile de manera continua sus niveles de glucosa en sangre, e inyectar insulina si son demasiado altos.

Se considera que la diabetes tipo 1 acorta la esperanza de vida en niños, viviendo de media unos 16 años menos que el promedio de su edad.

Aún así, cuando se aprende a controlar los niveles de glucosa e insulina, los niños con diabetes tipo 1 pueden llegar a tener una vida bastante normal, aunque necesitan seguir a rajatabla el tratamiento:

  • Recibir inyecciones de insulina diarias, o bien tener una bomba de insulina que les regule.
  • Mantener controlada la concentración de glucosa en sangre.
  • Seguir una alimentación sana.
  • Hacer deporte con regularidad.

Así, el objetivo será mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de unos niveles adecuados: 80 a 130 mg/dL antes de comer, y dos horas después menos de 180 mg/dL (1) .

Como es lógico, un motivo frecuente de preocupación es qué tal contralarán los niveles de glucosa los niños diabéticos en el colegio. Por eso es importante que aprendan a ponerse solos las inyecciones, aunque los maestros estarán pendientes y le ayudarán si es necesario.


Diabetes mellitus tipo 2 en niños

Al contrario que la diabetes tipo 1, la diabetes mellitus tipo 2 es más común que aparezca en adultos.

Sin embargo, el peligroso aumento de la obesidad infantil los últimos años está provocando muchos casos de diabetes tipo 2 en la juventud (2) .

La diferencia es que en la diabetes tipo 1 el cuerpo no es capaz de producir insulina, mientras que en la diabetes tipo 2 sí que hay insulina, pero en cantidad insuficiente, o bien que no es eficaz en el metabolismo de la glucosa.

Causas de diabetes tipo 2 en niños

En condiciones normales, cuando un niño se alimenta su páncreas produce insulina, la cual procesa el azúcar en sangre, pasando a las células, y en consecuencia reduciéndose la producción de insulina.

En la diabetes tipo 2 este proceso no funciona así, pudiendo deberse a:

  • El páncreas produce insulina en cantidad insuficiente.
  • Las células se vuelven resistentes a la insulina, impidiendo la entrada de glucosa.

Esto a su vez puede deberse a distintos motivos:

  • Sobrepeso: cuanto más tejido graso tenga el niño, especialmente en la barriga y en el interior corporal, mayor la resistencia de las células a la insulina.
  • Vida sedentaria: si tu hijo no hace nunca actividad física, aumenta considerablemente el riesgo a desarrollar diabetes.
  • Raza: existiendo mayor tendencia a tener diabetes en personas negras, asiáticos y latinos.
  • Edad y sexo: siendo los primeros años de adolescencia, y en concreto en las chicas, cuando más riesgo existe.
  • Diabetes gestacional: es la que en ocasiones desarrollan las embarazadas, aumentando esto el riesgo de que el bebé tenga diabetes tipo 2 en un futuro.
  • Parto prematuro, o bajo peso al nacer.

Diabetes tipo 2 en niños: síntomas

En muchas ocasiones, la diabetes tipo 2 se va manifestando tan poco a poco que no deja signos demasiado claros, diagnosticándose en las revisiones del pediatra.

Sin embargo, no es así en todos los casos, siendo los principales síntomas de niños con diabetes infantil:

  • Aumento de la sed.
  • Muchas ganas de hacer pis.
  • Incremento en el hambre.
  • Pérdida de peso, aunque este signo de diabetes es más común en la tipo 1.
  • Visión borrosa.
  • Zonas oscuras en la piel, especialmente en la zona del cuello, axilas e ingles.
  • Infecciones frecuentes, como las infecciones de orina.

Conocer estos primeros síntomas de diabetes en niños es importante para un diagnóstico temprano, ya que la manera en la que se detecta la diabetes es mediante analítica.

Este momento del diagnóstico, también conocido como debút diabético en niños supone un gran palo para los familiares del peque, que tendrán que aprender a convivir con ello.

Tratamiento para la diabetes tipo 2

Para tratar la diabetes tipo 2 en niños, debe hacerse a diario y de por vida.

Es muy importante que el niño se alimente de manera saludable: verduras, frutas, lácteos, carne, pescado, cereales integrales... evitando los fritos, la comida ultraprocesada, la bollería industrial y las bebidas azucaradas.

Estos alimentos contienen gran cantidad de azúcares, muy peligrosos para su salud. Además, su valor nutritivo es muy escaso.

Para mantenerse sano también debe hacer deporte de manera regular, varias veces en semana, evitando pasar el tiempo pegado a una pantalla. Su metabolismo necesita actividad física.

Con respecto a la medicación, un niño con diabetes tipo 2 necesitará también aprender a controlar sus niveles de glucosa en sangre y a inyectarse insulina para mantener unos niveles adecuados de azúcar.

Por suerte, en los últimos años se han desarrollado dispositivos flash que se ponen en la parte de atrás del brazo, y miden cada minuto la cantidad de glucosa en el líquido intesticial, avisando en el móvil si los niveles no son adecuados.


Dieta para niños con diabetes

El menú para niños diabéticos no debería diferenciarse del del resto de niños: debe ser una dieta saludable y equilibrada, sin privarse de alimentos.

Los carbohidratos son uno de nuestros principales aportes de glucosa, la cual es vital para el funcionamiento de nuestros órganos.

Un niño diabético también necesita carbohidratos, pero debemos distinguir los tipos de carbohidratos, siendo los cereales y almidones, fruta, lácteos y dulces, estos últimos los menos recomendables.

Para el metabolismo del niño diabético, lo mejor es optar por carbohidratos integrales, como las legumbres o el pan integral, debido a su gran cantidad de fibra. Esta ayuda a que se absorban de manera más lenta, evitándose los picos de glucosa en sangre.

Para un menú ideal para el niño diabético, cada comida debería incluir:

  • Carbohidratos: cereales integrales, vegetales y frutas.
  • Proteínas: pollo o carnes magras, huevo, pescado...
  • Grasas sanas: aceite de oliva, aguacate, frutos secos...
  • Vegetales sin almidón: tomate, lechuga, pepino, brócoli, zanahoria...

Aunque que tenga que controlar la ingesta de dulces no significa que en ocasiones especiales, como cumpleaños o fiestas no pueda comer chuches o tarta.

Lo que es importante es tenerlo en cuenta a la hora de administrar la insulina, para evitar que aumente en exceso el azúcar en sangre y se tenga hiperglucemia.


Complicaciones de la diabetes infantil

La principal complicación de la diabetes es mantener los niveles de glucosa ni demasiado bajos, lo cual podría darles una bajada de azúcar o hipoglucemia (por debajo de 70mg/dL), ni demasiado altos: hiperglucemia (por encima de 150mg/dL (3) ).

Con el tiempo, el peque irá aprendiendo a hacerlo por sí mismo, conviviendo con la diabetes. Aún así, existen algunas complicaciones derivadas de esta enfermedad, las cuales será más probable sufrirlas si no se controla adecuadamente la diabetes:

  • Retinopatía diabética en niños: enfermedad vascular de la retina, afectando a la visión, pudiendo causar ceguera.
  • Enfermedades cerebrovasculares: afectando al sistema circulatorio, así como al aporte sanguíneo al cerebro.
  • Cardiopatías coronarias: enfermedades del corazón, como la hipertensión.
  • Nefropatía: enfermedad renal, provocando que se realice una peor filtración de los desechos de la sangre.
  • Neuropatía diabética en niños: daño en el sistema nervioso, debido a que el exceso de azúcar daña las paredes de los nervios, causando hormigueo, entumecimiento o dolor.
  • Amputación de miembros, generalmente los inferiores.

Un correcto control glucémico ayuda a prevenir estas complicaciones. De ahí la importancia de tener una dieta sana, hacer actividad física semanalmente y regular con inyecciones de insulina los niveles de glucosa en sangre.


Preguntas frecuentes sobre la diabetes infantil

¿Qué es una hipoglucemia no diabética en niños?

Cuando un niño que no tiene diabetes tiene lo que se conoce popularmente como bajadas de azúcar, ocurriendo cuando se tiene menos de 70mg/dL de glucosa en sangre.

Para prevenirlo, es importante que el niño tenga una dieta adecuada, sin saltarse comidas, y se mantenga bien hidratado.

¿Qué es la cetoacidosis diabética en niños y cuáles son sus síntomas?

Es cuando el cuerpo, al no ser capaz de producir suficiente insulina, genera gran cantidad de cetonas en sangre (4) , las cuáles son muy ácidas.

Sus principales síntomas son: respiración rápida y profunda, sequedad en la boca, cara muy roja, dolor de cabeza, aliento con olor a fruta, dolor muscular, cansancio y náuseas con o sin vómitos.

¿Cómo explicar la diabetes a un niño?

La mejor manera de explicar la diabetes a un niño es simplificando los términos: su cuerpo no produce una sustancia necesaria para que estén sanos, y entonces hay que ayudarle comiendo sano, haciendo deporte y poniendo esa sustancia con unas inyecciones muy importantes.

Fuentes del artículo
  1. Streisand, R., & Monaghan, M. Young children with type 1 diabetes: challenges, research, and future directions. Current Diabetes Reports, 14(9), 520. https://doi.org/10.1007/s11892-014-0520-2
  2. Temneanu, O. R., Trandafir, L. M., & Purcarea, M. R. Type 2 diabetes mellitus in children and adolescents: a relatively new clinical problem within pediatric practice. Journal of Medicine and Life, 9(3), 235-239. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27974926/
  3. Neu, A., Bürger-Büsing, J., Danne, T., Dost, A., Holder, M., Holl, R. W., Holterhus, P.-M., Kapellen, T., Karges, B., Kordonouri, O., Lange, K., Müller, S., Raile, K., Schweizer, R., Sengbusch, S. von, Stachow, R., Wagner, V., Wiegand, S., & Ziegler, R. Diagnosis, Therapy and Follow-Up of Diabetes Mellitus in Children and Adolescents. Experimental and Clinical Endocrinology & Diabetes: Official Journal, German Society of Endocrinology [and] German Diabetes Association, 127(S 01), S39-S72. https://doi.org/10.1055/a-1018-8963
  4. Castellanos, L., Tuffaha, M., Koren, D., & Levitsky, L. L. Management of Diabetic Ketoacidosis in Children and Adolescents with Type 1 Diabetes Mellitus. Paediatric Drugs, 22(4), 357-367. https://doi.org/10.1007/s40272-020-00397-0

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.