Mamás y Papás

Enfermedad de Kawasaki en niños: síntomas, complicaciones y tratamiento

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
6 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La enfermedad de Kawasaki es un síndrome que provoca una inflamación y pérdida de funcionamiento de las arterias coronarias, afectando gravemente al corazón y pudiendo provocar infartos e incluso la muerte.

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki en niños?

La enfermedad de Kawasaki es una patología que provoca que se inflamen las paredes de los vasos sanguíneos, en particular de las arterias coronarias, las cuales llevan el oxígeno al corazón.

La enfermedad de Kawasaki en niños antes se conocía como síndrome de los ganglios linfáticos mucocutáneos, debido a que estos también se inflaman, junto con las membranas mucosas de boca, nariz, garganta y ojos.

Es más probable que veamos Kawasaki en niños en estos factores de riesgo (1) :

  • Ser menor de 5 años, siendo la edad más común de aparición de la enfermedad.
  • Ser niños, observándose con más frecuencia que en niñas.
  • Ser asiático, siendo más común particularmente en Japón y Corea.
  • Según la época del año, destacando su prevalencia durante el invierno o al comienzo de la primavera.

Enfermedad de Kawasaki en niños: síntomas

Para que un pediatra diagnostique enfermedad de Kawasaki, los niños deben tener más de 39º de fiebre durante un mínimo de 5 días, junto con al menos 4 de estos síntomas:

  • Aparición de un sarpullido en la piel del torso o en los genitales.
  • Inflamación de un ganglio linfático en el cuello.
  • Ojos muy rojos.
  • Lengua inflamada y roja, poniéndose los labios también enrojecidos y secos.
  • Manos y pies rojos e hinchados, llegando a descamarse la piel de los dedos.

Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki en niños no tienen por qué padecerse simultáneamente, suelen tenerse unos antes que otros.

Para confirmar la enfermedad y diagnosticarla, se suele necesitar un análisis de sangre, un electrocardiograma y un ecocardiograma, valorándose así el funcionamiento cardíaco (2) .

En el caso de que se tenga fiebre pero menos de 4 de los síntomas anteriores, podría tratarse de una enfermedad de Kawasaki incompleta, la cual también es muy grave para su salud.

En este caso, se sigue teniendo riesgo de lesión arterial, siendo necesario administrar también un tratamiento antes de que se complique.

Los síntomas de Kawasaki son muy similares a los del síndrome inflamatorio multisistémico, el cual se observó mundialmente en niños que sufrieron COVID (3) .


Complicaciones cardíacas de la enfermedad de Kawasaki

Se considera que Kawasaki es una de las principales causas de enfermedad cardíaca adquirida en la infancia.

Si se administra el tratamiento a tiempo, es muy raro que se den daños a largo plazo, aunque de lo contrario hay graves complicaciones:

  • Inflamación de las arterias coronarias y otros vasos sanguíneos.
  • Hinchazón del músculo cardíaco.
  • Anomalías en las válvulas del corazón.

Esto debilita el corazón, dilatándose la pared de las arterias y aumentando el riesgo de aneurisma, pudiendo darse coágulos que provocarían un infarto o hemorragia interna, llegando a ser mortal.


Tratamiento para la enfermedad de Kawasaki

Para curar la enfermedad es vital la atención temprana, siendo lo ideal empezar el tratamiento dentro de los primeros 10 días tras la aparición de los síntomas, a ser posible, mientras aún haya fiebre.

En la enfermedad de Kawasaki en niños, el tratamiento busca disminuir la fiebre y prevenir la lesión en las arterias coronarias y en el corazón.

El tratamiento se suele administrar bajo ingreso hospitalario, y podría incluir:

  • Infusión intravenosa de gammaglobulina: reduciéndose la inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Aspirina: para el tratamiento del dolor, la inflamación y la fiebre, reduciéndose la dosis al desaparecer la fiebre.
Nuestra opinión experta

La toma de aspirina en niños para la enfermedad de Kawasaki es una excepción, ya que generalmente no está recomendada en la infancia.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Por normal general, si se comienza a tiempo el tratamiento los niños se curan totalmente del síndrome de Kawasaki, volviendo a su vida normal.

Si tu niño padece enfermedad de Kawasaki, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud para disponer de especialistas siempre que lo necesites.

Contrata un seguro de salud para tu peque


Preguntas frecuentes sobre la enfermedad de Kawasaki

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Kawasaki en niños?

No está clara a día de hoy, pero no se ha registrado que sea contagiosa. Se piensa que existe una predisposición genética a padecerla, y el origen podría ser haber sufrido previamente una infección, o factores ambientales.

¿Cuáles son los criterios para diagnosticar enfermedad de Kawasaki en un niño?

Tener fiebre alta 5 días o más y al menos 4 de estos síntomas: aparición de un sarpullido, inflamación de un ganglio del cuello, enrojecimiento de ojos, inflamación y rojez en lengua o descamación y enrojecimiento en manos y/o pies.

¿Durante cuánto tiempo aparecen los primeros síntomas del síndrome de Kawasaki?

En una primera etapa que puede durar sobre 2 semanas, no teniendo por qué tenerse 4 o más de los síntomas de manera simultánea.

Fuentes del artículo
  1. Rife, E., & Gedalia, A. Kawasaki Disease: an Update. Current Rheumatology Reports, 22(10), 75. https://doi.org/10.1007/s11926-020-00941-4
  2. Singh, S., Jindal, A. K., & Pilania, R. K. Diagnosis of Kawasaki disease. International Journal of Rheumatic Diseases, 21(1), 36-44. https://doi.org/10.1111/1756-185X.13224
  3. Kabeerdoss, J., Pilania, R. K., Karkhele, R., Kumar, T. S., Danda, D., & Singh, S. Severe COVID-19, multisystem inflammatory syndrome in children, and Kawasaki disease: immunological mechanisms, clinical manifestations and management. Rheumatology International, 41(1), 19-32. https://doi.org/10.1007/s00296-020-04749-4

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.