Alimentación infantil: ¿Qué debe comer mi peque?

logo Roams
Última actualización: 3 de noviembre de 2023
Laura Remolina
8 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La alimentación infantil es clave para su desarrollo mental y físico. Hasta el año de edad su alimento principal será la leche materna o artificial, incluyendo desde los 6 meses alimentación complementaria.

La alimentación es crucial en la salud de los peques

A día de hoy, no quedan dudas de lo importante que es la alimentación en la salud de los más pequeños.

El dicho: "Somos lo que comemos" es literal: los alimentos que tomamos son la base de las células para su correcto funcionamiento, formando parte de nuestro corazón, cerebro, hígado, pulmones... La calidad de la alimentación va a ser limitante en nuestros procesos vitales.

Si la alimentación es importante en un adulto, lo es aún más en un bebé o en un peque. Su cuerpo es continua evolución, todo va muy deprisa y necesitan tomar alimentos adecuados a su edad.

Sus requerimientos alimenticios irán cambiando según vayan creciendo ajustándose a sus necesidades nutricionales.

Si te preocupa el bienestar de tu peque, quizás te puede interesar hacerle un seguro privado de salud, para que le atiendan siempre que lo necesites.

Cuida de tu bebé con un seguro de salud


Sólo leche hasta los 6 meses

Desde el nacimiento a los 6 meses de edad los bebés tienen que alimentarse única y exclusivamente de leche a demanda, a ser posible: leche materna según la Organización Mundial de la Salud (1) .

La lactancia materna aporta todo lo necesario para el correcto desarrollo mental y corporal del bebé, evolucionando además con él.

La leche materna no es igual todos los días ni a todas horas del día, cambiando su composición en función de si es de día o de noche, si el bebé está enfermo, si está creciendo más o menos...

Es un alimento vivo que se adapta mejor que ningún otro a las necesidades particulares de tu bebé.

Si no es posible la lactancia materna, o por distintas cuestiones es insuficiente, se alimentará al bebé hasta los 6 meses con lactancia artificial.

La leche de fórmula cubre las necesidades nutricionales del bebé y le hará crecer también fuerte y sano, aunque carece de las propiedades inmunológicas y la especificidad de la leche materna.


Alimentación complementaria: introducción de alimentos

Estemos alimentando a nuestro bebé con lactancia materna o artificial, es importante que a los 6 meses se empiecen a introducir alimentos saludables, que le aporten nutrientes extra a los contenidos en la leche.

La lactancia sigue siendo la base de su alimentación, pero es importante que comience a tomar esta alimentación complementaria: verduras, legumbres, frutas, carnes, pescados...

Aunque los métodos tradicionales seguían un orden estricto de introducción de alimentos, a día de hoy se ha demostrado que no es necesario seguir ningún orden, recomendándolo así entidades como la Asociación Española de Pediatría (2) .

Lo importante es ir introduciendo a diario nuevos alimentos y sabores, consiguiendo así ir educando el paladar del bebé, que hasta hoy no había tomado más que leche.

Los alimentos se pueden ir ofreciendo sólidos, siempre que estén blandos para que el bebé pueda deshacerlos con las encías y en cortes grandes que eviten posibles atragantamientos: BLW (Baby Led-Weaning).

Es un sistema alimentario tendencia a día de hoy en muchas familias. También pueden ofrecerse los alimentos triturados o en purés, o combinando dichas opciones.


Alimentación infantil

Nuestro peque ya puede comer de todo a partir del año de edad. Otra cosa es que lo quiera comer, ya que hay etapas en las que los bebés que no comen apenas.

Lo importante es que los alimentos que le ofrezcamos sea sean sanos, se evite el exceso de sal, los azúcares y los ultraprocesados.

Sólo debe comer comida real: verduras, legumbres, frutas, carnes, pescados... y buenos procesados: quesos, yogures, elaboraciones sanas...

Poco a poco desarrollarán autonomía para comer, lo cual forma parte de hacerse mayores. Irán utilizando la cuchara y el tenedor cada vez con más destreza ante nuestras miradas de asombro.

Nuestra opinión experta

En esta etapa es vital dar ejemplo: si queremos que ellos coman sano, tenemos que hacerlo también nosotros. No puedes esperar que tu hijo se coma una zanahoria mientras te ve dale que te pego a las patatas fritas.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Educando su paladar

Aunque nos cueste creerlo, no nacemos con tanta predilección por los sabores dulces. El momento de educar el paladar de nuestros peques es cuando comienza la introducción de alimentos.

Es un momento clave para que descubran texturas, colores, sabores, aromas... Es también muy importante que su nutrición sea variada.

Si come todos los días prácticamente lo mismo no sólo se transformará en un adulto con un paladar muy selectivo, sino que no estará recibiendo los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo físico y mental.

Acostúmbrale a todos los sabores naturales, también los amargos y ácidos.

Si sólo le das dulces luego será muy difícil que acepte alimentos de otro tipo, además de que tendrá muchas posibilidades de terminar desarrollando obesidad, peligrosamente extendida a día de hoy desde etapas tempranas de la infancia.


9 claves de la alimentación infantil

Que tu peque no sólo acepte todo tipo de alimentos, sino que los disfrute (y tú disfrutes viéndole comer) no se consigue por casualidad. Te explicamos aspectos clave de su alimentación:

  • 1. Verduras y frutas en todas las comidas. Es importante que se acostumbren a sus sabores y texturas, y además les vendrá fenomenal su alto contenido en fibra para evitar el estreñimiento.
  • 2. Hacer 5 comidas al día: un buen desayuno, almuerzo a media mañana, comida, merienda y cena prontito. Así tendrán energía durante todo el día y las digestiones serán más ligeras.
  • 3. Sigue la pirámide alimentaria: base de cereales integrales, legumbres, lácteos, frutas y verduras, algo menos de cantidad de pescados y carnes y reduce al máximo los azúcares y ultraprocesados. Antes de los 2 años de edad, los niños no deben hacer dieta vegana, y si se está valorando a partir de esa edad tendrá que consultarse siempre con el pediatra.
  • 4. Comed juntos. Es importante que el momento de la comida se comparta en familia. Vuestro peque os tiene que ver comer, ya que aprenden por imitación: seguirán vuestro ejemplo. El tiempo que paséis juntos tiene que ser de calidad: hablad de vuestro día y de cosas interesantes, dejando a un lado la televisión y otras pantallas.
  • 5. Haz la compra y cocina con ellos recetas. Involucrar a nuestros peques en las tareas relacionadas con la comida es vital para que descubran el mundo de la alimentación y disfruten de él.
  • 6. Evita comer siempre lo mismo, y del mismo modo. Ofréceles una alimentación variada y equilibrada. Ponles alimentos en distintos formatos: crudos, hervidos, al vapor, asados, en hamburguesas, triturados... y haz comidas divertidas. Hará que no se aburran y cada día sea diferente. ¡Imaginación al poder!
  • 7. Ejercicio diario. Un estilo de vida sano no requiere sólo una correcta nutrición. Mantén a los más peques activos, jugando al aire libre, sin pantallas. Ayudará a despertar su apetito y a que disfruten más de los alimentos.
  • 8. Hidratación. Para beber, siempre agua. Ofrécesela continuamente para que estén hidratados, especialmente cuando haga más calor.
  • 9. Descanso adecuado a su edad. Si tienen sueño estarán cansados durante todo el día y no tendrán tanto interés en la comida. Mantén rutinas correctas para que les sea más fácil conciliar el sueño: cena, baño, lavado de dientes, cuento y a dormir.

Si cumples estas recomendaciones a rajatabla te será mucho más fácil educar a nenes amantes de la comida. Tu esfuerzo merecerá la pena.


Alergias e intolerancias en niños

A día de hoy, las alergias y las intolerancias en niños son trastornos muy extendidos, como por ejemplo, la alergia a la leche. Es importante diferenciar los conceptos:

  • Alergias alimentarias en niños. Causan alteraciones intestinales: dolor de tripa, náuseas, vómitos y diarrea.
  • Intolerancias alimentarias: además de los trastornos propios de las alergias, las intolerancias pueden generar problemas en el sistema respiratorio, en la piel y articulaciones y dolores de cabeza.

Los alimentos con los que tendremos que tener más cuidado, tanto por riesgo de alergia como de intolerancia son la leche, los huevos, el pescado y marisco, los frutos secos y el trigo (gluten).

Por ello, cuando demos por primera vez a nuestro peque uno de estos alimentos tendrá que hacerse durante 3 días consecutivos en los que no se introduzca ningún otro alimento nuevo.

Así sabremos con certeza qué le ha causado la reacción alérgica o la intolerancia.

Fuentes del artículo
  1. OMS. Alimentación del lactante y del niño pequeño. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/infant-and-young-child-feeding
  2. Matonti, L., Blasetti, A., & Chiarelli, F. Nutrition and growth in children. Minerva Pediatrica, 72(6), 462-471. https://doi.org/10.23736/S0026-4946.20.05981-2

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.