Mamás y Papás

Displasia de cadera en bebés: síntomas, diagnóstico, grados y tratamiento

logo Roams
Última actualización: 10 de octubre de 2023
Laura Remolina
74 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La displasia de cadera en bebés es cuando la cabeza del fémur no está totalmente encajada dentro de la cavidad de la pelvis, impidiendo una correcta rotación y comprometiendo el movimiento.

Displasia de cadera del bebé

La cadera es una articulación con forma esférica, en la cual, la parte superior del fémur encaja en la cavidad de la pelvis, pudiendo girar en muchas direcciones, rotando en esa cavidad.

En una cadera con displasia de un bebé, la parte esférica del fémur está fuera de la cavidad del hueso de la pelvis, total (luxación de cadera) o parcialmente.

Esta anomalía debe corregirse cuanto antes, ya que para un correcto desarrollo del bebé la cadera debe crecer con el fémur dentro de la cavidad.

Los bebes con displasia de cadera pueden nacer así, salirse durante el parto o después, y si no se corrige terminarían teniendo dolor al andar, cojera o artritis de cadera siendo jóvenes.

Los factores de riesgo para la displasia de cadera en bebés son (1) :

  • Antecedentes familiares: tener padres o hermanos con cadera displásica.
  • Hipertensión arterial materna durante el embarazo.
  • Poca cantidad de líquido amniótico en la gestación.
  • Embarazo prolongado de más de 40 semanas.
  • Embarazo múltiple.
  • Nacimiento por cesárea.
  • Parto de nalgas.
  • Peso al nacer muy bajo o demasiado alto.

Diagnóstico de la displasia de cadera

Desde el primer reconocimiento del recién nacido en sus primeros minutos de vida, como en el resto de revisiones, los pediatras exploran la movilidad de las caderas del bebé, en busca de algún chasquido, inestabilidad o desplazamiento.

Las displasias de cadera en bebés ocurren en 3 de cada 1000 nacimientos, y son más comunes en niñas, y en concreto son más frecuentes las displasias de cadera izquierda.

En caso de que se sospeche alguna anomalía, se manda una ecografía de las caderas para valorar si hay realmente displasia o no.

Es muy común solicitar una ecografía de cadera en el recién nacido

Ante la más mínima sospecha, los pediatras mandarán una ecografía para descartar displasia en la cadera del bebé. En muchos casos no hay nada patológico, pero no ser pierde nada por comprobarlo.

Síntomas de displasia de caderas en bebés

Por su parte, existen algunos síntomas de displasia de cadera que se pueden detectar por la familia:

  • Las caderas hacen un chasquido que se escucha o se siente al tacto.
  • Las piernas no tienen la misma longitud, siendo una algo más larga que otra.
  • La movilidad de las caderas no es la misma en las dos piernas.
  • Los pliegues de la piel no son simétricos, especialmente en los muslos o debajo del culete.
  • Las piernas no tienen la misma longitud, siendo una algo más larga que otra.
  • Cuando el bebé empieza a caminar, cojea ligeramente.

Si piensas que tu bebé tiene algunos de estos signos de displasia de cadera, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud para que le revisen siempre que lo necesitéis.

Hazle a tu bebé un seguro de salud


Displasia de cadera en bebés: grados

El acetábulo es la cavidad que hay en el hueso coxal, el hueco en el que encaja la cabeza del fémur. Para medir la desviación de la cadera, se toma como referencia el ángulo acetabular.

El ángulo acetabular normal en recién nacidos es de unos 30º, debido a la cabeza del fémur, considerándose un valor fisiológico en el nacimiento. Este disminuye pronto a 20º, según se va desarrollando el bebé.

Por ello, al estudiar la displasia de cadera en bebés se consideran grados normales los que estén por debajo de 25º (2) .

En función de la desviación, la displasia será de uno u otro grado, siendo cada vez mayor la displasia:

Tabla de grados de displasia de cadera en bebés
Grado Características
I La cabeza del femoral migra menos de un 50%.
II La cabeza del femoral migra un 50-75%.
III La cabeza del femoral migra un 75-100%.
IV La cabeza del femoral asciende más de un 100%.

Displasia en bebés: tratamiento

El tratamiento de la displasia depende del grado de desplazamiento, y de la edad a la que se haga el diagnóstico: cuanto más pronto, mejor.

El objetivo es volver a colocar la cabeza del fémur en la cadera, y que se mantenga. En menores de 6 meses, esto se consigue con una férula para displasia de cadera en bebés, o con un arnés.

Estas son sistemas ortopédicos que deberemos poner al bebé por encima de la ropa todo el día, un periodo de 2 a 4 meses, hasta que la cadera esté bien encajada.

El uso de arnés consigue en menores de 6 meses la curación en un 90% de los casos (3) , de ahí la importancia de diagnosticarlo lo antes posible.

Principalmente se distinguen dos tipos de arnés para displasia de cadera en bebés:

  • Arnés de Pavlik: es un arnés de correas con velcro, que se coloca en el pecho del bebé y en las piernas, por debajo de las rodillas, de manera que las mantiene dobladas hacia arriba para asegurar que la cabeza del fémur está en la cavidad del hueso. Es el más frecuente.
  • Férula de Frejka: es una órtesis de plástico duro y tela que se ajusta a la cadera y muslos del bebé, manteniéndole las piernas en posición de rana. Es más fácil de poner, pero puede resultar más incómodo al bebé.

Si el uso del arnés no es efectivo, o se diagnostica la displasia cuando el peque tiene más de 6 meses, el tratamiento se complica, haciéndose necesarias varias semanas de tracción continua del muslo con un sistema de poleas.

Una vez termina la fisioterapia para displasia de cadera en bebés, se tendrá que someter a cirugía para recolocar la articulación de la cadera, enyesándose unos meses para su total estabilización.


Preguntas frecuentes sobre la displasia de cadera en bebés

¿Cómo evitar la displasia de cadera en bebés?

Tendremos que evitar envolver las piernas o caderas del bebé apretándolas con fuerza entre sí, ya que su cadera aún es débil y podría salirse.

Debemos asegurarnos de que el bebé tiene suficiente espacio para mover las piernas.

¿Qué tipo de arnés es mejor para la displasia de cadera?

El que te recomiende tu pediatra, ya que en función del tipo de displasia puede ser más recomendable uno u otro.

¿Cómo tiene que dormir un bebé con displasia?

Igual que el resto de bebés: siempre boca arriba, siendo esto muy importante en la prevención de la muerte súbita.

¿Tener antecedentes de displasia de cadera aumenta el riesgo de que el bebé la sufra?

, siendo, junto con el parto de nalgas o presentación podálica, los mayores antecedentes de riesgo.

Fuentes del artículo
  1. Schaeffer, E. K., Study Group, I., & Mulpuri, K. Developmental dysplasia of the hip: addressing evidence gaps with a multicentre prospective international study. The Medical Journal of Australia, 208(8), 359-364. https://doi.org/10.5694/mja18.00154
  2. Yang, S., Zusman, N., Lieberman, E., & Goldstein, R. Y. Developmental Dysplasia of the Hip. Pediatrics, 143(1), e20181147. https://doi.org/10.1542/peds.2018-1147
  3. Schwend, R. M., Shaw, B. A., & Segal, L. S. Evaluation and treatment of developmental hip dysplasia in the newborn and infant. Pediatric Clinics of North America, 61(6), 1095-1107. https://doi.org/10.1016/j.pcl.2014.08.008

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.