Mamás y Papás

Niños con autismo: grados, síntomas, signos de alarma y qué hacer

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
135 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición que afecta al desarrollo del cerebro, teniendo problemas para comunicarse con otras personas y con el entorno. No miran a los ojos, no responden a su nombre, no entienden la comunicación no verbal... Aprende cómo actuar para ayudarles.

Autismo (TEA). Grados de autismo en niños

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una afección del desarrollo del cerebro, influyendo en cómo el niño se relaciona con el entorno y cómo percibe la realidad, lo cual afecta a sus interacciones sociales, a su aprendizaje y a su desarrollo y comunicación en general.

Se llama precisamente Trastorno del Espectro Autista porque cubre un amplio rango de grados y sintomatología, siendo muy diferentes los casos de autismo leve en niños de los graves.

Podemos diferenciar 3 grados de autismo en niños:

  • Autismo de alto funcionamiento o de grado 3: es el caso de autismo leve en niños. Desarrollan el lenguaje con normalidad y tienen buena memoria, pero tienen bastante rigidez mental, asociándose a ideas obsesivas recurrentes. Con un apoyo adecuado, pueden adaptarse sin problema en la escuela.
  • Autismo regresivo o de grado 2: el niño se desarrolla con relativa normalidad, pero antes de los 10 años empieza la regresión, perdiendo capacidades que ya tenía adquiridas y dejando de poder comunicarse con otras personas y con su entorno. Pueden aparecer también conductas repetitivas.
  • Trastorno autista o de grado 1: también conocido como autismo severo, es el caso de autismo grave en niños. No miran a los ojos, no reconocen su nombre y hacen movimientos repetitivos. No llegan ni siquiera a desarrollar lenguaje, aislándose profundamente del entorno.

Síntomas del autismo en niños

El autismo suele comenzar en los primeros años de la infancia, antes de cumplir los 10, causando problemas en la manera de comunicarse del niño con otras personas y con su entorno. Generalmente, suelen existir síntomas de autismo el primer año de vida.

En otros casos, aunque es menos común, los niños parecen desarrollarse de manera normal y tienen una regresión entre los 18 y los 24 meses, apareciendo los síntomas de autismo. En general, se observan como muy tarde los síntomas de autismo en niños de 2 a 3 años, aunque suele detectarse antes.

¿Qué hacen los niños con autismo? Algunos síntomas generales son que evitan el contacto visual, no responden cuando se les llama por su nombre pero sí ante otros sonidos (por ejemplo, un ladrido de un perro) e indiferencia ante otras personas o niños (1) . Por todo ello, son comunes los problemas de conducta en niños con autismo.

Cada niño presenta una combinación única de síntomas, resultando complicado determinar la gravedad. En general, si queremos saber cómo diagnosticar autismo en niños tenemos que fijarnos en dos tipos de síntomas: la interacción social y sus patrones de comportamiento:

Interacción social

Un autista tiene problemas para comunicarse con los demás, mostrando un amplio rango de síntomas de autismo:

  • No responde cuando le llaman por su nombre, actuando como si no te oyera.
  • Juega solo, obsesionándose en su mundo.
  • No es cariñoso.
  • Evita el contacto visual.
  • Su cara suele tener gestos no adecuadas a la situación, careciendo de expresiones faciales.
  • No entiende nuestras expresiones faciales ni la comunicación no verbal en general: gestos, señales, miradas, posturas corporales, tono de voz...
  • No habla, empieza a hablar muy tarde o incluso aprende a hablar y luego pierde la capacidad. No mantiene conversaciones y sólo las inicia si necesita pedir algo.
  • Su voz suena extraña, como robotizada, falta de ritmo normal propio de la comunicación oral.
  • No entiende preguntas o oraciones muy simples.
  • Nunca expresa emociones ni sentimientos, llegando a parecer que no siente dolor. Tampoco muestra interés alguno por los sentimientos de los demás.
  • No señala objetos, ni te los trae, ni comparte sus intereses con los demás.

Si te preocupa que tu niño pueda ser autista, quizás estés más tranquila al contratar un seguro de salud para protegerle, o incluirle gratis en tu seguro de salud.

Cuida de tu peque con un seguro de salud

Patrones de conducta

Los niños con autismo suelen tener ciertos patrones en su comportamiento repetitivos y restringidos:

  • Lleva a cabo acciones de autolesión como morderse o golpearse a sí mismo en la cabeza u otras partes.
  • Hace movimientos repetitivos: balancearse adelante y atrás con la cabeza hacia delante, aleteos en las manos, pequeños saltitos...
  • Crea rutinas y se altera mucho cuando hay cambios en ellas, por leves que sean.
  • Su coordinación es mala, hace movimientos extraños como andar de puntillas, rigidez o giros bruscos.
  • Presentan mayor sensibilidad a los sonidos, a la luz o al contacto físico, mientras que toleran mucho la temperatura y el dolor.
  • Tienden a obsesionarse intensamente con aquello que hacen.

Signos de alarma de autismo por edades

Aunque existen síntomas tempranos de autismo, como falta de la sonrisa social, estos pueden confundirse y no se suele diagnosticar hasta que el peque cumple 2 años, momento en el cual ya se pueden apreciar ciertos problemas relacionados con el lenguaje y la comunicación con los demás y con su entorno. Algunos de los principales síntomas de autismo por edades serían:

  • No sonríe cuando se le sonríe a los 6 meses.
  • No imita nuestras expresiones faciales o los sonidos antes de los 9 meses.
  • No hace intentos de hablar antes de los 12 meses, como balbuceos o gorgoritos.
  • No señala objetos ni gesticula antes de los 14 meses.
  • A los 16 meses no dice aún ninguna palabra.
  • No juega contigo a imitar antes de los 18 meses.
  • A los 2 años no dice frases de dos palabras.
  • Presenta una regresión en sus habilidades comunicativas a cualquier edad, retrocediendo en su capacidad de hablar.

Cómo ayudar a un niño con autismo

Según van creciendo, algunos niños con autismo comienzan a socializar más, mostrando una conducta más típica. Los casos menos graves, llegan a tener una vida prácticamente normal, mientras que en otros casos las alteraciones empeoran durante la adolescencia (2) , haciendo difícil saber cómo tratar a niños con autismo.

¿Cómo ayudar a un niño con autismo? Existen una serie de pautas que pueden hacer que sea más fácil para todos:

  • Diseñar un plan educativo con ayuda de profesionales en sicología y educadores. Así, podrás realizar las actividades más adecuadas para su sintomatología y mantenerlo entretenido.
  • Dieta libre de gluten y caseína. Aunque los estudios no son definitivos, parece que eliminándolos de la alimentación la sintomatología tiende a ser menor.
  • Juega mucho con tu peque: hay juegos que pueden resultarle interesantes y a la vez desarrollar sus habilidades comunicativas y su lenguaje.
  • Enséñale rutinas fáciles. Puedes empezar poco a poco, como lavarse los dientes antes de acostarse, o lavarse la cara por la mañana. Las rutinas le ayudarán mucho a estar tranquilo en el día a día.
  • Mantenlo motivado, los niños autistas no se involucran en ninguna actividad diaria, pasando el tiempo entreteniéndose de manera autónoma. Motívale a conocer su entorno y a hacer actividades diferentes, respetando siempre sus rutinas para que no se sienta alterado.

Juegos para niños con autismo

Para estos niños es importante hacer actividades para niños con autismo que les llamen la atención.

Cualquier avance es bueno, por lo que tendrás que tener paciencia y ser constante para que sean efectivos, adaptando siempre el juego a las habilidades que tenga el niño, independientemente de su edad.

Algunas ideas de juguetes para niños con autismo son las siguientes, siendo muy interesante hacerlas con música relajante de fondo, como la música clásica (3) :

  • Juegos de bloques: apilar y amontonarlos les encantará, trabajando de paso su pensamiento crítico.
  • Juguetes sensoriales: como las pelotas sensoriales y los palos de lluvia. Estas nuevas sensaciones los relajarán.
  • Puzzles clásicos: con ellos trabajarán su motricidad. Puedes ir dándole puzzles cada vez más difíciles si ves que los resuelve sin problema.
  • Juegos con marionetas: con ellos podemos trabajar los sentimientos, nuevas voces y sonidos. Podrán ir poco a poco expresándose mediante los títeres.
  • Juegos de madera: cuadrados, círculos, estrellas, nubes... le encantará clasificar las piezas por forma y colores.
  • Mover sobre su cabeza diversos juguetes: por ejemplo, le podemos tumbar boca arriba y mover sobre él distintos juguetes, creando una historia. Favoreceremos su comunicación y percepción visual
  • Tarjetas de animales: podemos imitar el sonido de un animal y que el peque elija con qué tarjeta se corresponde. Luego será él el que imite el sonido.

Autismo: explicación para niños

Para ayudar a un niño con autismo es importante que se sienta incluido entre el resto de niños. Que los padres estemos informados sobre el Trastorno del espectro autista facilitará que podamos explicárselo a nuestros hijos y que el peque sea aceptado como uno más.

Para explicar a un niño qué es el autismo es importante que los peques entiendan la condición: para ello es necesario que nosotros lo comprendamos. Es difícil de explicar ya que afecta a distintos aspectos y nada tiene que ver un niño con autismo leve de uno con autismo severo, por lo que adaptaremos la explicación a cada caso y siempre con palabras que nuestro peque pueda entender:

  • Responde siempre con sinceridad. Los niños son curiosos y si ven a un niño con autismo hacer una conducta repetitiva, o simplemente moverse de forma torpe o brusca, preguntarán en alto que por qué lo hace. No les riñas ni avergüences, sé sincero. Explícale que es diferente y que por ello reacciona distinto ante las cosas que le gustan y las que no. Si tratas el tema con secretismos o rarezas, los niños no normalizarán la situación.
  • Explícale especialmente todo lo bueno que tiene el peque con autismo, aunque haya que jugar y comunicarse con él de manera un poco diferente, pueden ser amigos y jugar, sólo que de manera distinta. Háblale de todas las cosas buenas que sí puede hacer.
  • Enséñale más sobre el autismo: aprendedlo juntos. Leed un libro sobre niños con TEA, o historias reales. Los cuentos le harán entender la situación desde otra perspectiva.
  • Que no sienta miedo al autismo. Todo lo diferente nos puede dar miedo o desconfianza al principio. Habla con tu peque con naturalidad del autismo: son niños diferentes, ni mejores ni peores. Hay muchos tipos de peques en el mundo y los niños con autismo son uno de ellos. Enséñales a ser inclusivos y que conozcan cómo tratarlos. Es la manera de ayudar a un niño con autismo y de paso hacer del mundo un lugar un poquito mejor.

Preguntas frecuentes de Autismo en niños

Regalos para niños con autismo

Estas son algunas ideas para hacer buenos regalos para niños autistas:

  • Regalos con diferentes texturas:: plastilina, arena kinestésica, juguetes elásticos de texturas, pelotas sensoriales, palos de lluvia...
  • Regalos anti estrés.
  • Regalos luminosos: Juguetes con fibra óptica, pelotas de luces, lámparas de lava, luminosos para el techo del cuarto...
  • Regalo de puzzles: juegos de bloques, de construcciones, herramientas...
  • Regalos de letras y números.

¿Qué grado de minusvalía tiene un niño con autismo?

El grado de minusvalía de un niño con autismo dependerá de la gravedad de cada caso. Tendrás que hacer la solicitud del grado de discapacidad, pudiendo realizarse a partir del 33% diagnosticado, como en cualquier discapacidad.

¿Qué ayudas hay para niños con autismo?

Estas son las ayudas económicas para niños con autismo:
  • Prestación por hijo a cargo: 1000€
  • Prestación por Ley de Dependencia: de 1836 a 8580€
  • Deducción por descendiente con discapacidad: 1200€
  • Becas y ayudas para alumnado que tenga necesidades educativas especiales.
Fuentes del artículo
  1. Johnson, C. P., Myers, S. M., & American Academy of Pediatrics Council on Children With Disabilities. Identification and evaluation of children with autism spectrum disorders. Pediatrics, 120(5), 1183-1215. https://doi.org/10.1542/peds.2007-2361
  2. Myers, S. M., Johnson, C. P., & American Academy of Pediatrics Council on Children With Disabilities. Management of children with autism spectrum disorders. Pediatrics, 120(5), 1162-1182. https://doi.org/10.1542/peds.2007-2362
  3. Sharda, M., Silani, G., Specht, K., Tillmann, J., Nater, U., & Gold, C. Music therapy for children with autism: investigating social behaviour through music. The Lancet. Child & Adolescent Health, 3(11), 759-761. https://doi.org/10.1016/S2352-4642(19)30265-2

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.