Mamás y Papás

Golpe en la cabeza del bebé: cómo actuar y signos de alarma

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
319 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Un golpe en la cabeza del bebé puede ser muy peligroso, por lo que hay que actuar rápido: poner hielo, calmar al bebé y si hay síntomas de gravedad como hemorragia, vómitos o traumatismo craneal, ir de manera urgente al pediatra.

Caída del bebé con golpe en la cabeza

Especialmente cuando empiezan a gatear o caminar, las caídas y golpes en la cabeza de bebés, resbalones o todo tipo de accidentes son cuestión del día a día.

En concreto, los golpes en la cabeza en el bebé de 1 año son bastante comunes, y en la inmensa mayoría de los casos, no afectan en absoluto a su salud.

En un golpe hay que tener en cuenta dos factores principales: la edad del bebé, y la altura desde la que se ha caído.

Así, no es igual de peligroso un golpe en la cabeza de un bebé de 10 meses que sufra el accidente un recién nacido, que aún no tiene los huesos tan fuertes.

Una norma general que se toma como límite para saber cuándo preocuparse es si se da una caída de más de 1 metro en menores de 2 años.

Esto es poco frecuente ya que los niños de esa edad no suelen estar en sitios altos, por eso hay que tener especial cuidado y no permitir que se suban a muebles o se pongan en peligro, como en las siguientes situaciones:

  • Al bañarse: siendo muy frecuentes los resbalones o caídas.
  • Cuando empiezan a andar: especialmente si van demasiado rápido, cuando intentan sentarse o si usan andadores, los cuales están totalmente desaconsejados.
  • Caídas de la cama o cuna: por lo que debemos poner siempre las barreras protectoras, incluso cuando hagamos colecho.
  • Jugando en el parque: columpios, toboganes altos, zonas de escalada... debemos vigilarles continuamente y no confiarnos.

Si tu bebé es propenso a sufrir accidentes, puede interesarte hacerle un seguro privado de salud para tener a especialistas a su disposición siempre que lo necesitéis.

Hazle a tu bebé un seguro de salud


Cuando el bebé se da un golpe en la cabeza: ¿qué hacer?

Si tu bebé de 7 meses se da un golpe en la cabeza debes saber cómo actuar para hacerlo cuanto antes, evitando así que se inflame demasiado la zona del golpe.

También es importante que compruebes que está bien, y que conozcas cuáles son los signos de alarma para ir a urgencias a que le valore un médico:

  • Ponerle hielo en la zona del golpe durante un mínimo de 2 minutos. La vasoconstricción que provoca el frío hará que no se inflame tanto (1) , y no le salga un chichón enorme. Es importante tener cuidado y no quemar, por lo que no se debe aplicar nunca el hielo directamente sobre la piel.
  • Cogerle y tranquilizarle: muchas veces es más el susto que el golpe en sí. Necesitan que les calmemos y entretengamos para sentirse mejor.
  • En caso de herida pequeña: lavar con agua y jabón para desinfectarla.
  • Comprobar con una pequeña linterna que las pupilas se hacen más pequeñas con la luz, y que las dos tienen el mismo tamaño.
  • Vigilar al bebé mientras está dormido.
Nuestra opinión experta

Un buen truco, si tienes niños en casa es aprovechar un envase de yogur vacío, llenarlo de agua y meterlo al congelador. Así lo tendrás listo en caso de caída, pudiéndose poner en contacto directo con el golpe.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Golpe en la cabeza en un bebé de 1 mes

Cuando estamos ante un caso de un golpe en la cabeza en un bebé recién nacido la situación es precisamente delicada, ya que aún tienen las fontanelas muy abiertas, siendo su cráneo mucho más frágil.

Esto no quiere decir que no estén protegidos, el cráneo es duro y un golpe sin importancia no le va afectar, de hecho, por norma general los bebés que se golpean la cabeza no suelen tener complicaciones.

La mayoría de golpes en la cabeza de bebés pequeños viene por descuido de los cuidadores: caídas desde el cambiador, de la cama, en la bañera... siempre hay que prestar toda la atención y no dejarles solos.

Si ha ocurrido un accidente y el bebé recién nacido ha caído o sufrido una lesión, debemos actuar con rapidez e intentar mantener la calma:

  • Sujetar al bebé manteniéndole la cabeza recta. Debemos acostarle en una superficie firme, segura, sin agitarlo ni hacer movimientos bruscos por si tuviera una fractura.
  • Cálmalo y revisa el aspecto del golpe: si le está saliendo un chichón, hematoma, tiene una herida o por lo contrario presenta una contusión craneal, que en ocasiones aparece como un hundimiento.
  • Comprueba que no tiene otros síntomas de gravedad como vómitos, desorientación, aturdimiento, convulsiones o sangrado por la nariz o el oído.
  • Acude cuanto antes al pediatra para que le valore.

Consecuencias de un golpe en la cabeza de un bebé

Aunque los bebés tengan épocas en las que se caen continuamente, como cuando están aprendiendo a andar, debemos aprender a distinguir una caída leve de un accidente de más gravedad.

En general, que el bebé llore tras caerse es buena señal: significa que no ha perdido el conocimiento.

Nuestra opinión experta

Una manera de saber cuánto le ha dolido un golpe a un bebé es el tiempo que tarde en coger aire y romper a llorar después de la caída. Cuantos más segundos tarde, mayor dolor.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Sin embargo, que tras el golpe en la cabeza vomite el bebé puede ser un síntoma de gravedad, especialmente si vomita más de una vez.

Por ello es importante saber tras los golpes en la cabeza en bebés cuándo preocuparse y acudir a urgencias pediátricas:

  • Gran hemorragia: existiendo una herida que sangra profusamente. Debemos apretarla con telas limpias para intentar cortarla durante el tiempo que tardamos en llegar al hospital.
  • Existe una deformidad en la cabeza, ya sea una protuberancia blanda (diferente a un chichón, que es duro) o un hundimiento en alguna zona del cráneo.
  • Hematomas muy grandes o oscuros.
  • Vómitos.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Somnolencia de manera continua, costando mantenerle despierto.
  • Tiene convulsiones.
  • Presenta sangrando por la nariz y oídos.
  • Respira con dificultad.
  • Podría tener una lesión en el cuello o en la columna.

Una vez en el pediatra, os preguntará por cómo fue la caída, accidente o lesión en la cabeza, desde qué altura ha sido, y los síntomas del bebé después del golpe.

Si lo considera necesario, y existiera posibilidad de lesión cerebral grave, el pediatra podría pedir pruebas como la tomografía axial computarizada.

Aunque en la mayoría de las ocasiones todo queda en un susto, la prevención de accidentes es lo más importante, ya que en prácticamente todos los casos, se podría haber evitado.


Preguntas frecuentes sobre los golpes en la cabeza en bebés

¿Qué hay que hacer por un pequeño golpe en la cabeza del bebé?

En función de la edad del bebé y del golpe habría que valorar la situación, siendo el mayor riesgo los golpes fuertes en bebés de menos de 3 meses.

Si es un bebé más mayor, y el golpe es leve, aplica hielo rápidamente para que no se inflame y vigila que no presente más síntomas de gravedad.

¿Por qué los bebés se golpean la cabeza?

Porque aún es muy grande en proporción al tamaño de su cuerpo, siendo fácil que al caerse aterricen con la cabeza.

Además, cuando empiezan a andar aún no controlan las distancias, golpeándose contra las esquinas de mesas, muebles, o cualquier cosa que esté a su altura.

¿Hay que preocuparse por un golpe en la cabeza en un bebé de 9 meses?

En función de la gravedad del golpe y de los síntomas del bebé.

Si ha sido una caída de más de 1 metro, o si observas en el peque hundimientos del cráneo, protusiones blandas, hemorragias, aturdimiento, vómitos o somnolencia, es mejor consultar de inmediato al pediatra.

Fuentes del artículo
  1. Shelov, S. P. Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five. Bantam.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.