Infertilidad: definición, tipos, síntomas y causas en mujeres y hombres

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina

La infertilidad es cuando no se logra concebir un embarazo y que este llegue a término. Puede deberse a factores masculinos, femeninos, a ambos o a factores idiopáticos o desconocidos.

Infertilidad y esterilidad

A día de hoy, la infertilidad se considera un problema de salud a nivel mundial, estimando la Organización Mundial de la Salud que hay 186 millones de personas infértiles en edad de procrear en el mundo (1) .

¿Qué es la infertilidad? una afección del sistema reproductivo femenino o masculino, que hace que sea imposible lograr un embarazo tras 12 meses de relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos y llevarlo a término.

En estos casos, se recomienda a las personas afectadas consultar su situación con un especialista en fertilidad, para que revise qué puede estar causando los problemas de concepción.

Un concepto que no debe confundirse con la infertilidad es la esterilidad. ¿Qué es ser estéril? el significado de esterilidad se limita a la capacidad de una pareja para concebir un embarazo en 12 meses de intentos, independientemente de que este llegue a término o se tenga un aborto.

Por ello, la esterilidad se limitaría a problemas que impiden que el óvulo llegue a fecundarse y logre implantarse en el endometrio, mientras que la infertilidad cubre las afecciones que impiden que el embarazo llegue a término.

A fin de cuentas, la fertilidad se ve afectada tanto por problemas de fertilidad como de esterilidad, pero los tratamientos de fertilidad empleados serán diferentes según el caso específico.


Tipos de infertilidad

Cuando una persona o una pareja tiene un problema para tener un bebé, pueden diferenciarse dos clases de infertilidad:

Tipos de infertilidad
Tipo de infertilidad Definición
Infertilidad primaria Incapacidad de lograr un embarazo y llevarlo a término
Infertilidad secundaria Incapacidad de lograr un embarazo tras una concepción previa

En función de cada situación y de dónde se encuentre el problema de fertilidad, se recomendará un tratamiento u otro.

Así, si la infertilidad se debe a un problema con la calidad del semen, puede ser recomendable recurrir a una fecundación in vitro, mientras que si se debe a que la mujer sufre abortos, puede ser recomendable una terapia hormonal.


Infertilidad: síntomas

Los síntomas de que eres infértil pueden no percibirse o confundirse con otras patologías, siendo lo más frecuente que alguien no descubra que tiene problemas de fertilidad hasta que no consigue concebir un bebé.

Además, los síntomas de ser infértil varían mucho de una mujer a un hombre, siendo necesario analizarlos por separado:

Síntomas de infertilidad en mujeres

La esterilidad muestra algunos síntomas en las mujeres que en ocasiones se han detectado previamente, o por el contrario no se descubren hasta que te sometes a análisis por no lograr un embarazo.

Los síntomas de infertilidad más comunes en las mujeres se relacionan generalmente con alteraciones en el ciclo menstrual (2) :

  • Menstruaciones anormales: sangrado muy breve, o más abundante de lo normal.
  • Menstruaciones irregulares: no se menstrúa de manera periódica, pudiendo ser señal de ovario poliquístico.
  • Ciclos menstruales demasiado cortos o largos: un ciclo inferior a 21 días o superior a 35 días podría ser patológico.
  • Menstruaciones intermenstruales: en vez de bajar la regla al final del ciclo se tiene a medias, cuando deberías estar ovulando.
  • No te viene la menstruación y no estás embarazada, conocido como amenorrea.
  • Tienes menstruaciones muy dolorosas: lo cual se conoce como dismenorrea.

También pueden tenerse signos de infertilidad aún teniendo ciclos menstruales normales:

  • Aparición de secreción blanquecina en los pezones: sin estar embarazada ni estar dando lactancia materna.
  • Dolor al mantener relaciones sexuales.

Síntomas de que un hombre es estéril

Por norma general, si un hombre es estéril no detecta síntomas hasta que no se consigue el embarazo tras 12 meses de relaciones sexuales.

Si en la familia hay muchos casos de esterilidad masculina, o si se padece alguna alteración hormonal o patologías que causen reducción de la fertilidad, debería sospecharse una posible esterilidad.

Aunque no siempre se perciben, existen algunos síntomas de esterilidad masculina que pueden apreciarse:

  • Líbido reducida: poco impulso sexual.
  • Problemas de erección: ya sea para tener una erección o para mantenerla.
  • Alteraciones en la apariencia del semen: color inadecuado, fuerte olor, muy líquido o muy viscoso... podrían ser señales de infección.
  • Cambios en el tono de la voz, pérdida del vello corporal o de masa muscular: señales de alteraciones en las hormonas sexuales.
  • Dolor al orinar: generalmente debido a una infección.
  • Presencia de varices en los testículoso varicocele: causa un aumento de la temperatura testicular, afectando a la viabilidad de los espermatozoides.

Si se tienen estas señales de infertilidad masculina, lo mejor es acudir al médico cuanto antes, o si se está intentando concebir un bebé, a una clínica de fertilidad.


Causas de infertilidad

Se considera que factores ambientales, la exposición a contaminantes y los hábitos de vida como el consumo de alcohol, tabaco y la obesidad son los responsables de las altas tasas de infertilidad de la actualidad.

En los países desarrollados, el retraso en la edad de formar una familia también es de grave importancia, ya que la fertilidad de la mujer se ve reducida a partir de los 35 años, siendo muy complicado lograr un embarazo a los 40.

En resumen, las causas de la infertilidad puede deberse a varios factores:

  • Factores femeninos: la infertilidad se debe a la mujer, ya sea por la calidad de sus óvulos, o por patologías que dificultan el desarrollo de un embarazo a término.
  • Causas masculinas: el problema viene por la calidad del esperma o problemas para eyacular.
  • Combinación de ambos: ambos miembros de la pareja tienen alteraciones en su fertilidad.
  • Factores idiopáticos: se desconoce el origen de la infertilidad.

Lo más común es que tras someterse a las pruebas de fertilidad precisas se termine determinando el origen de la infertilidad, variando en función de cada sexo:

Infertilidad femenina

Por norma general, la infertilidad en las mujeres se produce cuando:

  • Los ovarios no producen óvulos de calidad.
  • Los óvulos no llegan a moverse hasta la matriz uterina, por ejemplo porque las trompas de Falopio no son permeables.
  • El óvulo fecundado no es capaz de anidar en el endometrio.
  • El óvulo fecundado anida en el endometrio pero no sobrevivea las primeras semanas de embarazo.

Las causas de la infertilidad por la que no llegue a lograrse un embarazo a término pueden ser:

  • Trastornos: autoinmunitarios, de coagulación, alimentarios, defectos congénitos.
  • Cáncer o tumores, pudiendo haber miomas o pólipos en el útero.
  • Quistes en los ovarios, como el síndrome de ovario poliquístico.
  • Enfermedades como la diabetes, de transmisión sexual o que afecten al tiroides o a desequilibrios hormonales.
  • Edad avanzada.
  • Infección en la pelvis.
  • Endometriosis.
  • Alteraciones en el peso, ya sea por pesar menos de lo normal o por tener sobrepeso u obesidad.
  • Hábitos poco saludables: consumo excesivo de alcohol, fumar, drogarse, ejercicio excesivo...
  • Consumo de fármacos como los quimioterapéuticos.
  • Haberse sometido a cirugías anticonceptivas como una ligadura de trompas.

Infertilidad masculina

Por su parte, la infertilidad en los hombres puede deberse a:

  • Baja cantidad de espermatozoides.
  • Defectos en los espermatozoides, afectando a su calidad y viabilidad.
  • Existencia de un bloqueo en los conductos seminales, impidiendo que los espermatozoides salgan con la eyaculación.

La infertilidad tiene diversas causas en el hombre (3) :

  • Defectos congénitos, generalmente hereditarios.
  • Tratamientos que afecten a los espermatozoides como quimioterapia o radioterapia, así como algunos medicamentos como cimetidina, espironolactona y nitrofurantoina.
  • Exposición a calor durante tiempo prolongado o a toxinas en el ambiente.
  • Desequilibrio hormonal, afectando a la testosterona.
  • Impotencia: incapacidad de lograr una erección.
  • Edad avanzada.
  • Infección, ya sea causada por paperas o por otros microorganismos.
  • Obesidad.
  • Eyaculación retrograda: en vez de salir por la uretra se eyacula en la vejiga.
  • Hábitos de vida poco saludables: alcohol, tabaco y drogas.
  • Existencia de cicatrices por infecciones de transmisión sexual, lesiones o cirugías previas.
  • Haberse sometido a cirugías anticonceptivas como vasectomías.

Preguntas frecuentes sobre la infertilidad

¿Cómo puedo saber si soy infértil?

Si no logras un embarazo tras 12 meses de relaciones sexuales sin protección. En el caso de que la mujer supere los 35 años, se recomienda esperar solo 6 meses.

¿Cuál es la edad más fértil para quedar embarazada?

La máxima fertilidad en la mujer se tiene a los 20 años, disminuyendo a partir de los 30 y siendo esta disminución más acusada a partir de los 35 años.

Debido a la precariedad laboral a día de hoy es difícil tener una situación económica estable como para tener un bebé antes de los 35 años, lo que ha causado que muchas personas necesiten recurrir a técnicas de reproducción asistida.

¿Qué tengo que hacer si soy infértil?

Si tras 12 meses de tener relaciones sexuales no logras el embarazo, o sospechas que puedes tener problemas de fertilidad, debes acudir a un médico especializado para que te revise.

Puedes hacerlo de manera gratuita por la Seguridad Social, o bien saltarte las listas de espera y acudir a una clínica de fertilidad privada.

Fuentes del artículo
  1. OMS. Infertilidad. Consultado en https://www.who.int/es/health-topics/infertility
  2. Hull, M. G., & Cahill, D. J. Female infertility. Endocrinology and Metabolism Clinics of North America, 27(4), 851-876. https://doi.org/10.1016/s0889-8529(05)70044-x
  3. Fainberg, J., & Kashanian, J. A. Recent advances in understanding and managing male infertility. F1000Research, 8, F1000 Faculty Rev-670. https://doi.org/10.12688/f1000research.17076.1

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.