Mamás y Papás

Síntomas de una buena implantación embrionaria: pueden resultar engañosos

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
736 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Los síntomas de una buena implantación embrionaria son tener el sangrado de implantación y dolores similares a los menstruales, aunque lo único fiable es hacerte un test de embarazo.

¿Qué es la implantación embrionaria?

Para lograr un embarazo no solo es importante que los espermatozoides consigan fecundar al óvulo, también es necesario que este óvulo fecundado sea capaz de anidar en el endometrio uterino (1) .

Este proceso se conoce como implantación embrionaria y es necesario que se dé tanto en un embarazo natural como en tratamientos de fertilidad.

Una vez que se implanta el embrión empieza a liberarse hCG, la hormona que detectan los test de embarazo solamente cuando estás gestando (2) .

Especialmente en los casos en los que te has sometido a un proceso de fecundación in vitro, debido a la medicación hormonal tomada para la estimulación ovárica es frecuente sentir síntomas (3) , siendo común que te preguntes si eso significa que estás embarazada.

Por norma general, no debes sacar conclusiones. En la mayoría de los casos los síntomas se deben a los fármacos hormonales y de hecho suelen ir disminuyendo según pasan los días de la transferencia, pudiendo llegar a preocuparte.


Síntomas de implantación embrionaria

Aunque no conviene sacar conclusiones hasta que tengas unos días de retraso y te dé el test de embarazo positivo, la liberación de hCG va aumentando con los días, causando los síntomas de embarazo.

Los primeros síntomas de implantación embrionaria son los siguientes:

  • Sangrado de implantación tras transferencia embrionaria o anidación: la implantación embrionaria genera un leve sangrado, oscuro, que puede no percibirse o ser en cantidades muy pequeñas, siendo siempre inferior a la menstruación tanto en duración como en cantidad. Como se suele tener a los 6-10 días de la implantación (4) , suele coincidir con la fecha de la menstruación, pudiendo llegar a generar confusión.
  • Dolor de implantación: molestias en el vientre e hinchazón, muy similares al síndrome premenstrual.
  • Aumento de la sensibilidad mamaria, así como una hinchazón en la aureola y el pezón.
  • Diarrea o estreñimiento (5) .
  • Aumento en las ganas de orinar.
  • Somnolencia y cansancio.
  • Náuseas o incluso vómitos (6) .
  • Olfato más sensible: llegando a desarrollar intolerabcia por olores fuertes como el pescado, queso, perfumes...

¿Cómo es el dolor de implantación?

Los dolores de implantación son molestias en el vientre, una sensación de hinchazón, similar a cuando está a punto de venir la regla, por lo que puede confundirse con el síndrome premenstrual.

Para diferenciar entre el sangrado de implantación y la regla, puedes tener en cuenta los siguientes aspectos:

¿Sangrado de implantación o menstruación?
Sangrado de implantación Menstruación
Poca sangre Mucha sangre
Dura como mucho 48 horas Dura varios días
Color sangrado implantación: oscuro Color rojo brillante
No tiene coágulos Con coágulos

De todas formas, no debes fiarte de los signos de implantación ya que existen mujeres que tienen embarazos sin síntomas que en ningún momento se sienten así, no afectando en absoluto al embarazo (7) .

Fíate solo de una prueba de embarazo

Los síntomas podrían deberse a la medicación hormonal, por lo que espera a que te dé el test de embarazo positivo para confirmar tu embarazo.


¿Después de una transferencia embrionaria cuando se produce la implantación?

Cuando te estás sometiendo a una fecundación in vitro, los días después de la transferencia embrionaria son vitales, ya que debe darse la implantación.

Como no todas las mujeres perciben los dolores de implantación, te será más sencillo detectar el dolor de implantación si sabes cuándo ocurre exactamente:

¿La implantación embrionaria cuándo se produce?

El embrión se implanta en concreto entre 2 y 4 días después de la transferencia de los embriones (8) .

La implantación después de la transferencia embrionaria supondrá que te quedes embarazada, aunque debes esperar 15 días desde la transferencia para hacerte el test de embarazo para que los niveles de hCG sean suficientes (9) .

En este periodo de tiempo no debes estar preocupada: intenta hacer vida normal y mantenerte entretenida ya que hasta que puedas hacerte el test de embarazo no tendrás cómo saber si el embrión está bien implantado.


Consejos para una buena implantación embrionaria

Dados los nervios e inseguridades que se tienen durante la betaespera es frecuente que las pacientes busquen cómo mejorar la implantación embrionaria.

Aunque no hay mucho que hacer al respecto, existen ciertos consejos de cara a la implantación embrionaria, aunque las pautas se centran más en mantenerte tranquila:

  • No te estreses ni obsesiones: para no pensar todo el rato en lo mismo intenta mantenerte entretenida, haz planes, habla de otras cosas... hará que no te centres tanto en tus posibles síntomas. Además, el estrés afecta a la síntesis de las hormonas sexuales que intervienen en la fertilidad y embarazo.
  • Intenta estar tranquila: prepararse emocionalmente y mentalizarse de que el proceso puede alargarse te ayudará a ver a estar más relajada. Puede ser ideal hacer ejercicios de mindfullness, o alguno de tus hobbies.
  • No hagas esfuerzos físicos: evita llevar a cabo grandes esfuerzos como cargar peso o deportes de intensidad (10) . Si tu trabajo conlleva este tipo de actividades, deberás pedir la baja laboral o pedir un cambio de tarea.
  • Haz ejercicio suave: ayuda a reducir el estrés y regular la fisiología del cuerpo, lo cual aumenta la fertilidad.
  • Cuida tu alimentación: ten una dieta sana y equilibrada, aumentando la ingesta alimentos para la implantación embrionaria como frutas, verduras, carnes, pescados, huevos, lácteos... y reduciendo los ultraprocesados o comida industrial: salsas, bebidas azucaradas, alcohol, comida prefabricada... También es importante que continúes con tu suplemento de ácido fólico.
  • Evita el consumo de tabaco, alcohol y drogas.
  • Mantente bien hidratada.

Preguntas frecuentes sobre los síntomas de una buena implantación embrionaria

¿Qué se siente en la implantación si fue exitosa?

No existen síntomas después de la implantación que se consideren fiables ni determinantes. La única manera de saberlo es esperar los 15 días de betaespera y hacerte un test de embarazo.

¿Dónde se sienten los dolores de implantación?

Puede darse una molestia similar a cuando se tiene la menstruación, pero muchas mujeres no llegan nunca a sentir el dolor por implantación.

¿Cómo dormir después de una transferencia embrionaria?

Como suelas hacerlo normalmente y te sientas más cómoda. La postura al dormir no interviene en la implantación embrionaria.

¿Tengo que hacer reposo después de una transferencia embrionaria por FIV?

No debes hacer reposo absoluto, pero sí que es necesario evitar sobreesfuerzos como cargar peso o hacer deporte intenso.

¿Se tienen síntomas antes de la implantación?

No, lo más probable es que si sientes algún síntoma diferente sea debido a la medicación hormonal o incluso a los propios nervios.

¿Cuánto duran los dolores de implantación?

Los cólicos de implantación pueden durar de 1 a 2 días, aunque depende mucho de cada mujer, ya que algunas no los sienten.

Fuentes del artículo
  1. Zhang, S., Lin, H., Kong, S., Wang, S., Wang, H., Wang, H., & Armant, D. R. Physiological and molecular determinants of embryo implantation. Molecular Aspects of Medicine, 34(5), 939-980. https://doi.org/10.1016/j.mam.2012.12.011
  2. Heckscher, M., & Sikking, E. Test de Embarazo. Ediciones B.
  3. Smeulers, M., Verweij, L., Maaskant, J. M., de Boer, M., Krediet, C. T. P., Nieveen van Dijkum, E. J. M., & Vermeulen, H. Quality indicators for safe medication preparation and administration: a systematic review. PloS One, 10(4), e0122695. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0122695
  4. Breeze, C. Early pregnancy bleeding. Australian Family Physician, 45(5), 283-286.
  5. Bonapace, E. S., & Fisher, R. S. Constipation and diarrhea in pregnancy. Gastroenterology Clinics of North America, 27(1), 197-211. https://doi.org/10.1016/s0889-8553(05)70353-8
  6. Festin, M. Nausea and vomiting in early pregnancy. BMJ Clinical Evidence, 2014, 1405. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24646807/
  7. Bartolomé, P. Las leyes de la fertilidad. BOOKBABY.
  8. Bortoletto, P., Bakkensen, J., & Anchan, R. M. Embryo transfer: timing and techniques. Minerva Endocrinologica, 43(1), 57-68. https://doi.org/10.23736/S0391-1977.17.02649-9
  9. Catherino WH. Reproductive Endocrinology and Infertility. https://link.springer.com/book/10.1007/978-1-4419-1436-1
  10. Gregg, V. H., & Ferguson, J. E. Exercise in Pregnancy. Clinics in Sports Medicine, 36(4), 741-752. https://doi.org/10.1016/j.csm.2017.05.005

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.