Mamás y Papás

Tratamiento de fertilidad: opciones, precios, seguros y Seguridad Social

logo Roams
Última actualización: 3 de abril de 2024
Laura Remolina

Un tratamiento de fertilidad consiste en una intervención quirúrgica, un tratamiento médico o bien someterse a técnicas de reproducción asistida con un objetivo: el embarazo.

Cómo es un tratamiento de fertilidad

En el momento en el que una pareja lleva más de 12 meses teniendo relaciones sexuales (6 meses en el caso de que la mujer supere los 35 años) y no consiguen un embarazo, es importante que acudan a un especialista en fertilidad.

En la clínica de fertilidad os realizarán las pruebas necesarias para buscar qué esta dificultando el embarazo.

En función de los resultados obtenidos, el médico os recomendará un tratamiento de fertilidad u otro. En muchos casos, resolviendo la causa de la esterilidad o infertilidad mejoran mucho las probabilidades de embarazo:

  • Intervención quirúrgica: hay ocasiones en las que existe una obstrucción física que impide la fecundación del óvulo o su implantación. Es el caso de obstrucciones en los conductos seminales, como por ejemplo en una azoospermia, o en zonas de endometriosis uterinas en la mujer.
  • Tratamiento hormonal: si no se producen óvulos o espermatozoides, o hay cualquier otro trastorno ocasionado por un desajuste hormonal, se pautará el tratamiento específico necesario.
  • Técnicas de reproducción asistida: se recurren a ellas cuando las probabilidades de embarazo natural son bajas, existiendo distintas opciones en función de la gravedad del caso o de la situación en particular.

Inseminación artificial

La inseminación artificial es una técnica de reproducción sencilla que consiste en introducir semen manualmente a través del cuello del útero de la mujer para lograr que fecunde al óvulo.

Está indicada para mujeres solteras, lesbianas, o parejas heterosexuales con problemas de fertilidad.

El porcentaje de éxito de la inseminación artificial es menor que el de otras técnicas debido a su sencillez, pero mayor que el que hay en una relación sexual: entre el 40 y el 60% (1) .

Gracias a esta técnica, mujeres que no se quedan embarazadas de manera natural lo logran al primer intento, especialmente cuando hay una baja calidad seminal.

Esto se debe a que se prepara la muestra, seleccionando los espermatozoides de más calidad mediante un lavado seminal: se eligen los que se mueven mejor, descartando a los inmóviles, lentos o muertos.

Podemos distinguir dos tipos de inseminación artificial en función de la procedencia de la muestra de semen:

  • Inseminación artificial conyugal: el semen pertenece al hombre de la pareja. Es utilizada cuando hay problemas para hacer el acto sexual, como impotencia o vaginismo, alteraciones en el semen o patologías uterinas.
  • Inseminación artificial de donante: los espermatozoides provienen de un donante de semen, anónimo, al cual se le hacen análisis para garantizar que no sea portador de enfermedades sexuales o hereditarias. Es a la que recurren madres solteras o lesbianas.

También podemos distinguir 4 tipos de inseminación artificial según dónde se deposite la muestra de semen:

Tipos de inseminación artificial
Tipo de inseminación Dónde se libera el esperma
Intravaginal En la vagina (poco efectiva)
Intrauterina En el útero (más exitosa)
Intracervical En el cuello del útero
Intraubárica En la trompa de falopio

En función de cada caso particular, la clínica valorará qué tipo de técnica es más adecuada.

Fecundación in vitro

Se trata de un tratamiento de fertilidad mucho más complejo, que se lleva a cabo cuando otras opciones más sencillas no funcionan, o cuando las probabilidades son muy bajas.

La fecundación in vitro consiste en fecundar en una placa de laboratorio un óvulo con un espermatozoide para posteriormente introducir el embrión en el cuerpo de la mujer para su implantación.

Para ello hay que preparar hormonalmente el cuerpo de la mujer, tanto para la producción de óvulos como para las primeras semanas de embarazo.

En sí, hay 6 procesos clave en la fecundación in vitro (2) :

  • Estimulación ovárica: te inyectan hormona estimulante del folículo, hormona luteinizante o una combinación de las dos para llevar a cabo una reserva ovárica, contar cuántos óvulos tienes disponibles.
  • Extracción de los óvulos: bajo anestesia, se aspira el contenido de los folículos vía vaginal.
  • Fecundación de los óvulos: se ponen en contacto los espermatozoides con los óvulos de más calidad.
  • Cultivo embrionario: el embrión empieza a crecer, siendo el momento en el debe hacerse un cariotipo en aquellas parejas con enfermedades hereditarias.
  • Transferencia de los embriones: a los 5 días de la fecundación, se transfieren los embriones al útero de la mujer con el objetivo de que alguno anide, lográndose así el embarazo.

Existe otra alternativa, una fecundación in vitro en la que se fuerza la fecundación, inyectando directamente el espermatozoide en el óvulo, conocida como inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Esta se utiliza cuando no se dispone de gran cantidad de espermatozooides viables, como por ejemplo en casos de criptozoospermia.

Tratamiento de fertilidad asistida con intervención de terceros

Cuando las parejas tienen complicaciones más graves, como no disponer de óvulos o de espermatozoides viables, o en casos como parejas lesbianas o madres solteras, es necesario recurrir a métodos alternativos:

  • Donación de esperma: se puede utilizar semen de un donante. A esto recurren mujeres solteras, lesbianas, o parejas en las que no se consigue el embarazo por problemas graves en los espermatozoides, como la fragmentación del ADN.
  • Donación de óvulos: en casos en los que la mujer no produce óvulos viables puede recurrirse a óvulos de una donante, fecundándose in vitro e implantándose en la futura mamá para lograr el embarazo.
  • Donación de embriones: en los casos en los que no es posible la fecundación, se puede recurrir a embriones sobrantes de otras parejas que, tras someterse a fecundación in vitro lograron un embarazo.

Cada situación es diferente. El especialista en fertilidad os comentará las opciones disponibles, empezando siempre por la más sencilla. Se recurrirá a métodos más complejos si fuese necesario.


Precio de un tratamiento de fertilidad

Cuando existen problemas para lograr un embarazo, muchas parejas empiezan a informarse de cuánto vale un tratamiento de fertilidad, ya que no todo el mundo puede permitírselo.

A la hora de comparar cuánto cuesta un tratamiento de fertilidad es importante fijarse en distintos aspectos, ya que cada clínica tiene sus precios.

Además, es importante fijarnos en qué está incluido en ese coste. Podría haber tratamientos previos que no se incluyeran: depende de cada clínica.

Un tratamiento de fertilidad tiene un precio muy variable en función de qué necesites en concreto y de en qué clínica te lo hagas.

Los gastos de diagnóstico y de medicamentos no suelen estar incluidos en el precio del tratamiento, por lo que hay que tenerlo en cuenta, siendo de unos 700€ en inseminación artificial y 1400€ en fecundación in vitro:

De manera aproximada, estos son los precios que encontraremos en las clínicas privadas, siendo más elevados según la complejidad de la técnica:

  • Inseminación artificial conyugal: 350€ de diagnóstico + 350€ de medicación + 600-800€ de tratamiento: alrededor de 1300-1500€.
  • Inseminación artificial con semen de donante: 350€ de diagnóstico + 350€ de medicación + 1000-1400€ de tratamiento: unos 1700-2100€.
  • Fecundación in vitro: 350€ de diagnóstico + 1000€ de medicación + 2500-3500€ de tratamiento: alrededor de 3850-4850€.
  • Fecundación in vitro por ICSI: 350€ de diagnóstico + 1000€ de medicación + 2750-4500€ de tratamiento: unos 4100-5850€.
  • Fecundación in vitro con semen de donante: 350€ de diagnóstico + 1000€ de medicación + 3500-4500€ de tratamiento: alrededor de 4850-5850€.
  • Fecundación in vitro con ovodonación: 350€ de diagnóstico + 1000€ de medicación + 5500-7000€ de tratamiento: unos 6850-8500€.

Es importante por ello informarte bien de qué precio tiene el diagnóstico inicial, qué coste tiene el tratamiento hormonal o medicamentos y cuál será el tratamiento a seguir.


Tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social

Gracias a la Sanidad Pública española, contamos con un servicio gratuito de tratamientos a parejas con problemas de fertilidad.

En función de qué tratamiento necesites, los ciclos incluidos cambiarán, siendo:

En el caso de que no se consiguiera el embarazo en el primer ciclo, tendrá que volver a esperarse la lista de espera para realizarse el segundo ciclo.

Pero no todo el mundo puede acceder a un tratamiento público. Cada Comunidad Autónoma establece una serie de requisitos para solicitar un tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social, existiendo algunos comunes:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social: debes tener un número de afiliación asignado.
  • Que la mujer no supere los 40 años, o 50 en el caso del hombre. Esto se debe a que las posibilidades de embarazo a los 40 están bastante reducidas. No deberás superar los 40 años en el momento del tratamiento: si entras en listas de espera con 38 años y cuando te toca el tratamiento has cumplido los 40, es probable que se anule.
  • Padecer una enfermedad ginecológica grave: aunque todas las mujeres con problemas de esterilidad o infertilidad tengan derecho a un tratamiento, se da prioridad a aquellas parejas con problemas graves, como la endometriosis severa o azoospermia en el hombre (ausencia de espermatozoides en la eyaculación).
  • No tener hijos con esa pareja. Si ya habéis tenido un niño y no lográis otro embarazo, no podréis acceder al tratamiento por la Seguridad Social. Sí podrás acceder si has tenido un hijo con otra pareja, pero estarás por detrás en la lista de espera de las que aún no hayan sido madres.
  • Que la infertilidad no se haya causado voluntariamente, como por ejemplo, mujeres que se hayan hecho una ligadura de trompas, o vasectomía en los hombres.
  • No tener enfermedades graves que puedan ser hereditarias o transmitirse al feto, como la hepatitis C o el sida. Estas parejas deberán recurrir a una clínica de fertilidad y someterse a un lavado seminal.
  • No tener limitada respuesta a la estimulación ovárica. Si durante el tratamiento se detecta que tras la estimulación la mujer no responde, no observándose folículos, podría cancelarse y no llegar a darse la punción.
  • No superar el número máximo de ciclos. Si superas los intentos de inseminación artificial, ya no podrás solicitar una fecundación in vitro por la Seguridad Social.

Si no se cumplen todos los requisitos anteriores, será necesario que recurráis a una clínica de fertilidad para tener a vuestro bebé ya que no será posible hacerlo por la Seguridad Social.

Como se establece que todas las mujeres tienen derecho a ser madres, también pueden optar al tratamiento de fertilidad parejas lesbianas o mujeres solteras.

En estos casos, lo más frecuente es que se recurra a la inseminación artificial con semen de donante.


Seguros que cubren tratamientos de fertilidad

Existen algunas compañías aseguradoras que cubren los tratamientos de fertilidad, por lo que tendrás un precio inferior por ser asegurado.

Cada una tiene sus peculiaridades, pero por norma general no se cubren casos específicos como que la mujer tenga más de 40 años.

Es muy importante valorar el periodo de carencia, ya que en función de la compañía puede variar, soliendo ser de 1 a 2 años.

Esto significa que para que el seguro te cubra los gastos del tratamiento de reproducción asistida, deberás llevar asegurado ese tiempo como mínimo.

Algunas de las compañías de seguros que cubren tratamientos de fertilidad son:

  • Sanitas: el precio de la fecundación in vitro con Sanitas es de 3000€, no siendo necesario tener contratado un seguro médico de Sanitas para acceder a este servicio.
  • Asisa: no incluyen la reproducción asistida en el seguro médico pero puedes contratar sus tratamientos a través de la Unidad de Reproducción Asistida de Asisa. Están disponibles para asegurados y no asegurados, aunque si ya eres cliente tienes un descuento entre el 15 y el 35%.
  • Mapfre: la inseminación artificial está incluida en Mapfre como cobertura en varias pólizas. La reproducción asistida se recibirá por el médico elegido por la compañía, sin poder optar a otro a través del cuadro médico. Para acceder a estos servicios es necesario tener contratado un seguro médico y que la pareja o alguno de sus miembros cumpla con varios requisitos.
  • Caser: la reproducción asistida está cubierta en las modalidades Integral, Activa y Prestigio, pudiendo elegir entre las distintas opciones del cuadro médico.

Preguntas frecuentes sobre un tratamiento de fertilidad

¿En qué consiste el tratamiento de fertilidad con inyecciones?

Es un tratamiento hormonal, en el cual se inyectan hormonas (gonadotropinas) para estimular la producción de óvulos en el ovario.

¿Cuántas inseminaciones se recomiendan para quedar embarazada?

Entre 3 y 4, aunque puede variar mucho de una pareja a otra y de su nivel de esterilidad.

¿Qué posibilidades de embarazo hay en la fecundación in vitro?

Con tus propios óvulos tienes una probabilidad del 60% de quedarte embarazada a la primera, aumentando al 95% en el tercer intento.

Fuentes del artículo
  1. Catherino WH. Reproductive Endocrinology and Infertility. https://link.springer.com/book/10.1007/978-1-4419-1436-1
  2. Bartolomé, P. Las leyes de la fertilidad. BOOKBABY.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.