Mamás y Papás

DGP-FIV: diagnóstico genético del embrión antes de transferirlo al útero

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
655 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El DGP-FIV o diagnóstico genético preimplantacional es un estudio genético que se hace al embrión para saber cuáles están libres de alteraciones genéticas, eligiéndose para la transferencia embrionaria.

¿En qué consiste el diagnóstico genético preimplantacional?

El DGP o diagnóstico genético preimplantacional es una técnica preventiva que se puede utilizar en la fecundación in vitro (FIV) para detectar anomalías en el contenido genético de los embriones (1) .

La DGP de los embriones permite aumentar las probabilidades de tener un bebé sano, ya que el proceso selectivo de la DGP hace posible que sólo se transfieran al útero los embriones óptimos.

Una FIV con DGP es una técnica compleja que sólo se realiza ante sospecha de que los padres sean portadores de graves alteraciones genéticas, aumentando considerablemente el precio del tratamiento.

Para llevar a cabo un diagnóstico de preimplantación genética es necesario añadir algunos pasos adicionales al proceso de la FIV:

  • Biopsia del embrión: ya sea por láser o por sustancias químicas se retiran unas células de la zona pelúcida embrionaria (2) .
  • Tubing: las células del embrión se colocan en un tubo para extraer su material genético.
  • Estudio del ADN: en el laboratorio se analiza el ADN embrionario por diversas técnicas: FISH, PCR, array o secuenciación.
  • Valoración final: se identifican los embriones que no presentan alteraciones genéticas, los cuales podrán usarse en la transferencia embrionaria.

Quién debe hacerse un DGP

No todo el mundo necesita someterse a un diagnóstico genético preimplantacional, pero los especialistas en fertilidad sí que lo recomendarán en algunas situaciones particulares:

  • Si alguno de los progenitores es portador de una enfermedad genética hereditaria.
  • Si alguno de los progenitores presenta una alteración en su cariotipo, como inversiones o traslocaciones cromosómicas.
  • Cuando ya se ha tenido un bebe enfermo que necesita un trasplante de células y se necesita un hermano compatible: se conoce como bebé medicamento.
  • Tras fallos repetidos en la FIV.
  • Si se presentan abortos de repetición.
  • Cuando la mujer supera los 38 años.
  • Si existen antecedentes de embarazo con número incorrecto de cromosomas: embarazo aneuploide.
  • En ciertos casos de esterilidad masculina haciéndose necesario obtener espermatozoides directamente del epidídimo o del testículo.

La DGP sólo se recomienda en estos casos de alto riesgo y no se hace siempre porque es una prueba muy invasiva para el embrión, ya que la toma de la muestra para la biopsia conlleva ciertos riesgos.


Porcentaje de embriones sanos en la DGP

El llevar a cabo una DGP no solo garantiza que se va a tener un bebé sano, también aumenta la tasa de éxito de la FIV.

Esto se debe a que en muchos casos en los que la FIV falla, no se logra la implantación embrionaria o se dan abortos las primeras semanas de embarazo, el motivo es que el embrión presentaba anomalías genéticas no compatibles con su desarrollo.

Por ello, al elegirse sólo embriones sanos para la transferencia embrionaria aumentan las posibilidades de embarazo, mejorando el porcentaje de éxito de la FIV con DGP.

Esto hace posible que parejas que tenían fallos repetidos en procesos de fecundación in vitro consigan quedarse embarazados en la FIV con DGP a la primera.

Sin embargo, el porcentaje de éxito del diagnóstico genético preimplantacional depende mucho del número de embriones sanos que se obtengan, lo que a su vez depende de la edad materna:

Porcentaje de éxito de la DGP
Edad materna Porcentaje embriones sanos Porcentaje de nacidos vivos
35-37 años 50% 32%
40-41 años 25% 12%

El porcentaje de embriones sanos tras una DGP a los 40 años es tan bajo porque a esa edad los óvulos empiezan a tener de manera frecuente fallos a nivel cromosómico, lo cual dificulta el embarazo a los 40 años.


Diagnóstico genético preimplantacional: pros y contras

A nivel de éxito de la FIV, tranquilidad de la familia y salud, la DGP presentan una gran cantidad de beneficios, teniendo la gente experiencias muy positivas.

Sin embargo, implica ciertas consideraciones éticas que no todo el mundo comparte, por lo que el diagnóstico genético preimplantacional tiene tanto ventajas como desventajas.

Los principales pros de la DGP son:

  • Permite la selección embrionaria, ahorrándose tiempo y disgustos implantando embriones con peligrosas alteraciones genéticas que darían lugar a abortos, fallos de implantación o nacimiento de bebés con graves anomalías.
  • Disminución de los abortos: causados en muchas ocasiones porque el embrión no presentaba una dotación genética correcta.
  • Mejora en las tasas de embarazo: los embriones sanos tienen mejor probabilidad de implantarse y desarrollarse a término.
  • Se reduce el número de intentos de FIV, lo cual supone menor gasto, tiempo y sufrimiento para la familia.
  • Aumenta la tranquilidad de los pacientes al saber que el riesgo de aborto disminuye tras una DGP.

Sin embargo, la DGP también presenta ciertas desventajas o inconvenientes:

  • Riesgo al tomar la biopsia: el hecho de manipular al embrión y retirarle unas células es un proceso invasivo, que en algunos casos frena el desarrollo embrionario, no siendo ya válido.
  • Posibilidad de cancelación del ciclo de FIV: si el número de embriones es bajo, puede darse el caso de que ninguno sea válido, teniendo que descartarse y repetirse el proceso para generar más embriones. En este caso, siempre puede recurrirse a la adopción de embriones.
  • Mosaicismo: hay embriones que tienen células sanas y células que presentan la anomalía genética. Como en la biopsia solo se estudian una o varias células, podrían falsearse lo resultados.

Precio del diagnóstico genético preimplantacional

La DGP supone unos costes extras al proceso de FIV que normalmente rondan los 3000-4000€ adicionales.

El coste exacto depende de la complejidad del estudio genético, ya que hay ocasiones en las que solo hay que estudiar los cromosomas básicos, algunos adicionales o la totalidad del genoma embrionario.

El precio del diagnóstico genético preimplantacional junto con la FIV suele ascender a un total de 8000-9000€, dependiendo de muchos factores, como la dosis de medicamentos que necesites en la estimulación ovárica, y qué tratamientos se incluyan en el precio.

También dependerá mucho de la clínica de fecundación in vitro que elijas, ya que cada una incluye unos tratamientos u otros, pudiendo variar el precio dentro de una misma empresa en clínicas diferentes.


Diagnóstico genético preimplantacional por la Seguridad Social

Siempre que cumplas los requisitos necesarios podrás hacerte un tratamiento de fertilidad de manera gratuita por la Seguridad Social.

El diagnóstico genético preimplantacional entra por la Seguridad Social, pero tendrás que esperar las largas listas de espera, que pueden llegar a ser de hasta 2 años en función de la Comunidad Autónoma.

También debes tener en cuenta que no en todos los centros médicos de fertilidad cuentan con la tecnología necesaria para una DGP, por lo que pueden pedirte que te desplaces al más cercano.


Preguntas frecuentes sobre el DGP en la FIV

¿Cómo son las experiencias de la FIV con DGP?

El diagnóstico genético preimplantacional deja opiniones muy positivas. Aunque su precio es elevado, permite tener un hijo sano a parejas con altas posibilidades de transmitir enfermedades genéticas.

También mejora las tasas de éxito de la FIV, consiguiendo el embarazo en parejas que habían tenido fallos en ciclos previos, o en las que se daban abortos de repetición.

¿Cuánto tardan en darte los resultados de la DGP?

Entre 2 y 4 semanas, dependiendo de cada clínica.

Los casos en los que tenga que hacerse un estudio genético previo a ambos progenitores tardan algo más, pudiendo llegar a alargarse a 2 meses.

¿Por qué se recomienda la DGP en edad avanzada de la mujer?

Porque a partir de los 38 años es frecuente que los óvulos presenten más alteraciones genéticas que pueden transmitirse al embrión.

¿Se puede elegir el sexo del bebé en una FIV con DGP?

No. El objetivo de la DGP es obtener descendientes sanos, independientemente del sexo.

Lo que sí que ocurre es que hay ocasiones en las que la alteración genética va ligada al sexo, dándose el caso por ejemplo de que todos los bebés varones son portadores de la enfermedad. En ese caso, tendría que tenerse una niña.

Fuentes del artículo
  1. Traeger-Synodinos, J. Pre-implantation genetic diagnosis. Best Practice & Research. Clinical Obstetrics & Gynaecology, 39, 74-88. https://doi.org/10.1016/j.bpobgyn.2016.10.010
  2. Huang, L., Ma, F., Chapman, A., Lu, S., & Xie, X. S. Single-Cell Whole-Genome Amplification and Sequencing: Methodology and Applications. Annual Review of Genomics and Human Genetics, 16, 79-102. https://doi.org/10.1146/annurev-genom-090413-025352

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.