Mamás y Papás

Fertilidad por la Seguridad Social: pruebas, tratamientos y requisitos

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
2.115 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Un tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social es gratuito, siempre que se cumplan los requisitos de acceso y no se agote el número máximo de ciclos permitidos: 3 para fecundación in vitro, 4 para inseminación artificial y 6 si es con semen de donante.

Tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social

Gracias a la Sanidad Pública española, nuestro país cuenta con un servicio gratuito de asistencia a parejas con problemas de fertilidad.

Cuando una pareja lleva más de 12 meses intentando concebir a un bebé sin éxito, es recomendable que recurran a un especialista en fertilidad para que revise su caso.

Además de hacerlo por clínicas privadas, el estudio de fertilidad puede hacerse por la Seguridad Social.

Para ello es necesario cumplir una serie de requisitos, exigidos como competencia de cada Comunidad Autónoma, así como tomárselo con calma debido a las largas listas de espera.


Pruebas de fertilidad en la Seguridad Social

Para saber si necesitáis someteros a un tratamiento de fertilidad, por ejemplo en un caso de esterilidad masculina, es necesario que el médico os haga una serie de pruebas de fertilidad.

Sin embargo, esto puede alargar aún más los tiempos de espera, por lo que mucha gente opta por hacerse las pruebas básicas en una clínica de fertilidad, y así entregar ya en la primera consulta de fertilidad por la Seguridad Social los resultados.

Toda la información que se entregue al médico es importante, ya que le ayudará a dictaminar qué tratamiento es necesario en vuestro caso.

El médico especializado os hará una entrevista completa: cuánto tiempo lleváis intentando el embarazo, existencia de patologías, enfermedades familiares...

En función de los resultados obtenidos, hará unas pruebas específicas a la mujer y otras al hombre.

Pruebas de fertilidad en la mujer por la Seguridad Social

La prueba de fertilidad femenina por la Seguridad Social no es diferente a la que pueden hacerte en una clínica. El objetivo es descubrir qué puede estar dificultando el embarazo.

Por norma general, estos son los estudios que puede mandarte el médico, en función de la información obtenida en la primera consulta de fertilidad:

  • Exploración física.
  • Valoración ginecológica: consiste en una citología y una ecografía transvaginal.
  • Estudio hormonal basal: partiendo de un análisis de sangre.
  • Análisis de la hormona antimulleriana (AMH): es un marcador que informa de la reserva ovárica: de la fertilidad de la mujer.
  • Análisis sanguíneo: se realiza una analítica completa para pruebas serológicas.
  • Histerosalpingografía: valoración por rayos X de la estructura uterina y la permeabilidad de las trompas de Falopio.
  • Histeroscopia: examen con una cámara óptica del aparato reproductor femenino para buscar posibles alteraciones uterinas o a nivel de endometrio que estén impidiendo el embarazo.

Tras hacerte estos primeros análisis de fertilidad, el médico puede darte un diagnóstico y pedir un tratamiento de fertilidad, o bien necesitar pruebas más específicas.

Pruebas de fertilidad masculinas por la Seguridad Social

Con respecto a la prueba de fertilidad para hombres realizada en la Seguridad Social, suele ser bastante sencilla.

Las pruebas básicas son:

  • Exploración física: exploración del abdomen, ingles, pene y próstata, evaluación del tamaño y consistencia de los testículos y en ocasiones una ecografía testicular, valorándose los conductos deferentes.
  • Seminograma: análisis de la calidad del semen, estudiándose la concentración de espermatozoides, su viabilidad, forma, movilidad (1) ...
  • Análisis hormonal: se lleva a cabo cuando el seminograma presenta alguna alteración. Se extrae una muestra sanguínea y se valoran hormonas sexuales como testosterona, FSH (hormona folículo estimulante), LH (hormona luteinizante) y prolactina.

Si previamente te habías realizado un seminograma, lleva los resultados y entrégaselos al médico en la primera consulta. Al tener ya esa información ahorraréis bastante tiempo.

Una vez realizadas las pruebas de fertilidad a ambos, el médico tendrá un diagnóstico sobre qué esta produciendo la esterilidad.

En función de cada caso, os recomendará un tratamiento de fertilidad determinado, medicación, una intervención quirúrgica, pautas de buenos hábitos de vida (2) ... con el objetivo de hacer posible el embarazo.


¿Qué incluye un tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social?

Los tratamientos de fertilidad de la Seguridad Social no incluyen oportunidades infinitas, sino que son limitadas, pudiendo variar el número de ciclos incluidos de una Comunidad Autónoma a otra.

Por norma general, en España se ajustan los ciclos incluidos al tratamiento que se esté llevando a cabo, siendo:

En el caso de no conseguir el embarazo en el primer ciclo, tendrá que volver a esperarse la lista de espera para realizarse el segundo ciclo.

Esto alarga mucho los tratamientos, frustrando a los pacientes, que en muchos casos terminan recurriendo a una clínica privada de fertilidad.

Si se llegasen a gastar el total de oportunidades, no lográndose el embarazo en ninguno de los ciclos, ya que no se podrán volver a solicitar tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social de ningún tipo.

Además, no todo el mundo puede acceder a un tratamiento de fertilidad gratuito. La Seguridad Social establece una serie de requisitos necesarios para acceder a las lista de espera.


Requisitos para hacerse un tratamiento de fertilidad por la Seguridad Social

No todo el mundo tiene la misma prioridad a la hora de entrar en las listas de espera de los tratamientos de fertilidad públicos.

La Seguridad Social da prioridad a mujeres que tengan diagnosticados problemas de fertilidad, siendo para ellas los tiempos de espera algo más cortos.

Además, cada Comunidad Autónoma establece una serie de requisitos para poder solicitar los tratamientos de fertilidad por la Seguridad Social, existiendo algunos comunes en toda España:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social: debes tener tu número de afiliación.
  • Que la mujer no tenga más de 40 años, o 50 en el caso del hombre. Esto se debe a que las posibilidades de embarazo a los 40 están muy reducidas. No deberás superar los 40 años en el momento del tratamiento: si entras en listas de espera con 38 años y cuando te toca el tratamiento ya has cumplido los 40, se anulará.
  • Tener una enfermedad ginecológica grave: aunque todas las mujeres con problemas de esterilidad o infertilidad tengan derecho a un tratamiento, se da prioridad a aquellas parejas con problemas graves, como la endometriosis severa o azoospermia en el hombre (ausencia de espermatozoides).
  • No tener hijos con esa pareja. Si ya habéis tenido un bebé y no lográis otro embarazo, no podréis acceder al tratamiento por la Seguridad Social. Sí podrás acceder si has tenido un hijo con otra pareja, pero estarás por detrás en la lista de espera de las que aún no hayan sido madres.
  • Que la causa de la infertilidad no sea voluntaria, como por ejemplo, mujeres que se hubieran hecho una ligadura de trompas, o vasectomía en el caso de los hombres.
  • No padecer enfermedades graves que puedan ser hereditarias, como la hepatitis C o el sida. Estas parejas deberán recurrir a una clínica de fertilidad y someterse a un lavado seminal.
  • No tener baja respuesta a la estimulación ovárica. Si durante el tratamiento se detecta que tras la estimulación la mujer no responde, no observándose folículos, podría cancelarse y no llegar a darse la punción.
  • No haber superado el número máximo de ciclos. Si superas los intentos de inseminación artificial, ya no podrás solicitar una fecundación in vitro por la Seguridad Social.

En los casos en los que no cumpláis todos los requisitos anteriores, será necesario que recurráis a una clínica de fertilidad para tener a vuestro bebé.

Como todas las mujeres tienen derecho a ser madres, también pueden optar al tratamiento de fertilidad parejas lesbianas o mujeres solteras, siendo frecuente que se recurra a la inseminación artificial con semen de donante.


Preguntas frecuentes sobre la fertilidad por la Seguridad Social

¿Cuánto tiempo tarda un tratamiento de fecundación in vitro por la Seguridad Social?

Las listas de espera suelen alargarse entre 1 y 4 años, aunque depende del caso, ya que si padeces una enfermedad ginecológica grave tendrás prioridad, reduciéndose a unos 6-12 meses.

¿Si agoto los ciclos de fecundación in vitro, que pasa con mis embriones?

Puedes pedir que se transfieran a una clínica privada y seguir el tratamiento desde allí. Normalmente, se encargan de los trámites desde la clínica.

¿Existen clínicas de fertilidad para personas de bajos recursos?

Hay clínicas más económicas que otras, dependiendo mucho también de la complejidad del tratamiento al que tengáis que someteros, lo cual encarece los costes.

¿Cuánto tiempo tarda una inseminación artificial por la Seguridad Social?

Alrededor de unos 3 meses, aunque depende de cada Comunidad Autónoma, pudiendo ser incluso menos.

Fuentes del artículo
  1. La Vignera, S., Calogero, A. E., Condorelli, R., Garrone, F., & Vicari, E. Spermiogram: techniques, interpretation, and prognostic value of results. Minerva Endocrinologica, 32(2), 115-126. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17557037/
  2. Catherino WH. Reproductive Endocrinology and Infertility. https://link.springer.com/book/10.1007/978-1-4419-1436-1

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.