Mamás y Papás

Diferencia entre fecundación in vitro e inseminación artificial: comparativa

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
1 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La diferencia entre fecundación in vitro e inseminación artificial radica en que la IA es mucho más sencilla, teniendo menores tasas de éxito pero también es mucho más económica, siendo siempre la primera opción si no hay problemas graves de esterilidad.

Fecundación in vitro o inseminación artificial

Cuando una pareja lleva más de 12 meses intentando lograr un embarazo sin éxito, o bien en parejas de lesbianas o mujeres solteras que quieren ser mamás, se hace necesario acudir a un centro de fertilidad.

Ya sea por la Seguridad Social o por una clínica privada, los principales tratamientos de fertilidad son:

  • Inseminación artificial: consiste en introducir semen capacitado en el útero de una mujer, previamente estimulada hormonalmente para controlar su ovulación.
  • Fecundación in vitro: requiere de una fuerte estimulación hormonal de la mujer para extraer sus óvulos, fecundarlos con espermatozoides en el laboratorio y transferir los embriones al útero para su implantación.

La elección entre una y otra técnica no suele ser libre. Por norma general, se empieza intentando el proceso de inseminación artificial, ya que es mucho más sencillo, económico y menos invasivo para la mujer, y si no se consigue tras varios ciclos, se recurre a la FIV.

En caso de que se cumplan unos requisitos mínimos, suele intentarse en primer lugar la inseminación artificial:

  • Que la mujer tenga una buena permeabilidad en las trompas de Falopio, lo cual permite la ovulación.
  • Que no padezca graves problemas de fertilidad, siendo necesario que tenga una buena reserva ovárica, que ovule con normalidad, o que responda a la estimulación hormonal con medicamentos, siendo esto común en mujeres menores de 36 años.
  • Que el hombre tenga semen de buena calidad, siendo necesario poder reunir un mínimo de 3 millones de espermatozoides para la inseminación.

Si no cumples alguno de estos requisitos, o por cualquier razón el médico especialista en fertilidad considera que no sería viable, se recomienda recurrir directamente a la fecundación in vitro.


Diferencia entre inseminación artificial y fecundación in vitro

La fecundación in vitro y la inseminación artificial tienen muchas diferencias, ya que son tratamientos de fertilidad muy distintos.

Estas distinciones radican tanto en el proceso en sí, en lo invasivos que son para la madre, los riesgos, a nivel económico... siendo importante tener toda la información posible antes de someterse a cualquiera de los tratamientos:

  • Dónde se da la fecundación: en la IA se da en el útero, al liberarse el semen capacitado justo en el momento de la ovulación. En la FIV por su parte, se extraen los óvulos del cuerpo y la fecundación se da en placa en el laboratorio, ya sea poniendo en contacto óvulos con espermatozoides o bien inyectando directamente el espermatozoide en el óvulo, como es el caso de la FIV-ICSI.
  • La estimulación ovárica es mucho más intensa en la FIV, requiriéndose mayores dosis de medicamentos, lo que genera reacciones adversas más intensas (1) .
  • La fecundación in vitro permite recurrir a la ovodonación, realizar la fecundación en placa con un óvulo de una donante, transfiriéndose los embriones a la futura mamá. Se utiliza en patologías en las que la mujer no produce óvulos (2) o estos no son viables.
  • La fecundación in vitro es más cara: tiene un precio bastante más elevado debido a que el proceso es mucho más complejo. El coste de la FIV ronda los 3000-5000€, mientras que la IA supone unos 700-1700€ de base. Tendrás que sumar a estos precios los originados por la medicación hormonal, que no están incluidos y varían mucho de una mujer a otra, siendo unos 1000€ en la FIV y sobre 300€ en la inseminación artificial.
  • Las tasas de éxito son muy superiores en la FIV debido a que es una técnica mucho más compleja. De media se considera que el éxito de una fecundación in vitro es de un 35% por ciclo, alcanzándose el 80% tras 3-4 intentos. Sin embargo, las probabilidades de embarazo con inseminación artificial son de un 15% por ciclo, aunque aumentan hasta el 50% cuando se llevan 3-4 repeticiones. Esto depende mucho de la edad de la mujer, disminuyendo con los años.

Preguntas frecuentes sobre la diferencia entre fecundación in vitro e inseminación artificial

¿Qué es mejor la fecundación in vitro o la inseminación artificial?

Si tu problema de esterilidad no es grave y cumples los requisitos como para someterte a una inseminación artificial, esta es la mejor opción ya que el procedimiento es menos invasivo, tienes que tomar una dosis de medicación mucho menores y es más económica.

¿Cuáles son las diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro a nivel de riesgos?

La fecundación in vitro conlleva más riesgos para la madre debido a la mayor dosis hormonal en la estimulación ovárica, aumentando mucho las posibilidades de padecer Síndrome de hiperestimulación ovárica respecto a la IA.

¿Hay listas de espera en la Seguridad Social tanto para inseminación artificial como para fecundación in vitro?

Por norma general, la mayoría de las Comunidades Autónomas no tienen lista de espera para la inseminación artificial, o si la tienen es inferior a 3 meses.

Sin embargo, en el caso de la fecundación in vitro, las listas de espera pueden llegar a ser de 2 años o incluso más.

Fuentes del artículo
  1. Goericke-Pesch, S. Long-term effects of GnRH agonists on fertility and behaviour. Reproduction in Domestic Animals = Zuchthygiene, 52 Suppl 2, 336-347. https://doi.org/10.1111/rda.12898
  2. Vujović, S., Ivović, M., Tancić-Gajić, M., Marina, L., Barać, M., Arizanović, Z., Nenezić, A., Ivanisević, M., Micić, J., Sajić, S., & Micić, D. Premature ovarian failure. Srpski Arhiv Za Celokupno Lekarstvo, 140(11-12), 806-811. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23350261/

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.