Mamás y Papás

Estrés e infertilidad: si no consigues quedarte embarazada puede ser estrés

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
4 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Estrés e infertilidad se relacionan estrechamente. El estrés aumenta los niveles de adrenalina, lo cual afecta tanto a la ovulación en las mujeres como a la producción de espermatozoides en los hombres.

Tu estilo de vida condiciona tu fertilidad

A día de hoy, la tasa de infertilidad en España es del 17%, lo que significa que 1 de cada 6 parejas tienen problemas a la hora de quedarse embarazados (1) .

Aunque influyan muchos factores en esta reducción de la fertilidad, el que se considera que tiene más importancia es el retraso en la edad de ser padres, ya que la reserva ovárica femenina disminuye mucho especialmente a partir de los 35 años, un momento muy frecuente para ser mamá.

Pero los hábitos de vida influyen de manera vital en nuestra capacidad reproductiva, llegando a afectarla de tal manera que causa infertilidad tanto en mujeres como en hombres.

Como el sistema endocrino, responsable de la fertilidad, puede desregularse por muchos factores, siguiendo estas pautas puedes cuidar tu fertilidad naturalmente:

  • Alimentación: mantén una dieta sana y variada en la que abunde la comida real y se eliminen los ultraprocesados: comida prefabricada, bollería industrial... es clave para nuestra salud reproductiva. Come varias raciones al día de fruta y verdura y reduce los fritos y azúcares.
  • Haz deporte a diario: el sedentarismo afecta mucho a la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. Pasear, hacer ejercicio y estar en forma mejorará tus posibilidades de fecundación.
  • Descansa 8 horas al día. Esto mejorará tus niveles de melatonina, muy importante para la fertilidad.
  • No consumas alcohol, tabaco ni drogas. La ovulación se ve muy afectada por estas sustancias, especialmente cuando se consumen de manera abusiva.
  • Evita el estrés: este afecta gravemente a las células sexuales tanto en hombres como en mujeres. Agobiaros por no lograr el embarazo sólo reducirá vuestras posibilidades.

El estrés causa infertilidad

La infertilidad por estrés y ansiedad es cada vez más común tanto en mujeres como en hombres.

Puede darse en dos sentidos, que por tener una vida estresada, sin tiempo suficiente para el descanso y el deporte se vea afectada nuestra capacidad reproductiva, o al contrario: que el no conseguir el embarazo nos cause estrés, reduciendo aún más nuestras posibilidades.

Estrés e infertilidad se relacionan muy estrechamente. El estrés da lugar a la producción de altos niveles de adrenalina por la glándula suprarrenal. En concreto, de epinefrina e hidrocortisona, ocasionando cambios hormonales en el cuerpo.

Estas hormonas tienen una función de preparación del cuerpo para afrontar situaciones críticas como huir, pelear o afrontar momentos extremos, los cuales requieren un mayor aporte de sangre y oxígeno por los órganos vitales.

La adrenalina altera el funcionamiento de la hipófisis y el hipotálamo en el cerebro y de la glándula pituitaria, conocido como sistema neuroendocrino. Viéndose desregulada la producción de hormonas sexuales necesarias para la reproducción:

  • Hormona luteinizante (LH): responsable de la ovulación en la mujer y la producción de testosterona en los hombres.
  • Hormona folículo estimulante (FSH): la cual estimula la producción de estrógenos, hormonas sexuales típicamente femeninas.
  • Hormona estimulante del tiroides (TSH): cuyos altos niveles se asocian con un aumento en el número de abortos espontáneos.
  • Prolactina: vital en el proceso de producción de progesterona necesaria tanto para la ovulación, como para la fecundación y la posterior implantación del óvulo fecundado en el endometrio. La prolactina es también clave en el establecimiento de la lactancia materna.

Debido a las diferencias hormonales, es importante valorar cómo afecta el estrés a la fertilidad de mujeres y hombres por separado:

Estrés e infertilidad femenina

En las mujeres, elevados niveles de adrenalina dan lugar a bloqueos hormonales, lo cual desregula la secreción de LH afectando tanto a la liberación del óvulo de los folículos antrales como a su calidad, entorpeciendo el proceso de maduración y causando infertilidad femenina.

De hecho, la influencia de la ansiedad y el estrés en la reproducción es tal que se ha demostrado que mujeres que presentan en sangre altas concentraciones de biomarcadores de estrés previamente a la concepción tienen un 29% menos de posibilidades de conseguir un embarazo natural (2) .

También se ha demostrado científicamente que las mujeres sometidas a estrés tardan más meses que la media en conseguir un embarazo, y que una vez logrado, son más propensas a sufrir abortos de repetición (3) .

En definitiva, estos cambios hormonales provocan que las mujeres sometidas a altos niveles de estrés ovulen hasta un 20% menos, disminuyendo las posibilidades de que los óvulos sean fecundados por los espermatozoides hasta en un 30%.

Además, el estrés da lugar a una disminución de la libido, lo que provoca que se tengan relaciones sexuales con menos frecuencia, lo cual afecta también a las posibilidades de embarazo.

Por ello, si quieres quedarte embarazada y no lo consigues, no lo dudes: cambia tus hábitos de vida, descansa lo suficiente, no trabajes más de 8 horas al día y haz deporte a diario.

Si tras 12 meses no consigues el embarazo (o 6 meses si eres mayor de 35) acude a un especialista en fertilidad para que revise qué está dificultando la concepción.

Estrés emocional e infertilidad masculina

Estrés e infertilidad masculina también están estrechamente relacionados, pudiendo llegar a causar infertilidad en el hombre.

Los elevados niveles de adrenalina presentes en el cuerpo en situaciones de estrés afectan a la producción de la hormona típicamente masculina: la testosterona.

Esto tiene un efecto directo sobre la producción del esperma y su efectividad, alterando gravemente la calidad del semen.

De hecho, se ha demostrado que en hombres con estrés crónico se observan más casos de baja concentración de espermatozoides, menor volumen de semen e incluso problemas de disfunción eréctil, afectando a la potencia sexual.


Síntomas de estrés

Aunque esta respuesta del cuerpo ante el estrés es necesaria para responder mejor ante situaciones extremas, el estrés crónico, especialmente el mantenido durante largos periodos de tiempo es devastador para nuestra salud.

Por ello, lo principal es saber distinguir las señales de estrés y acudir a terapia, además de frenar radicalmente aquello que nos esté causando ansiedad:

  • Imposibilidad para concentrarse en cualquier cosa que no sea el problema de fertilidad.
  • Ansiedad.
  • Incapacidad para hacer tareas debido al agobio.
  • Cambios en los hábitos de sueño: insomnio, despertarse muy temprano y no lograr dormirse de nuevo, dormir más de lo habitual...
  • Disminución o aumento del apetito, pudiendo reflejarse en cambios bruscos en el peso.
  • Tristeza o incluso depresión.
  • Alejarse de su círculo de amistades o de su familia.

Para lograr el embarazo, primero tienes que aprender a gestionar tus emociones. Una vez que lo tengas resuelto, tus probabilidades de concepción aumentarán por sí solas.

Aunque si a pesar del estrés llevas más de 12 meses intentándolo, acude a un especialista por si hubiera algún factor más que estuviese comprometiendo tu fertilidad.


Preguntas frecuentes sobre estrés e infertilidad

¿Cómo afecta a la fertilidad que ambos miembros de la pareja estén estresados?

Reduciendo mucho las posibilidades de embarazo, ya que se ve afectada tanto la ovulación de la mujer como la producción de espermatozoides de calidad.

¿El estrés puede causar azoospermia en el hombre?

, ya que el estrés crónico afecta gravemente a los niveles de testosterona y a la calidad espermática.

¿Cómo afecta el estrés al embarazo?

Estar estresada durante el embarazo puede dar lugar a aumentos en tu presión arterial, aumentando las posibilidades de tener un parto prematuro o de que el bebé tenga un bajo peso al nacer.

Fuentes del artículo
  1. SEF. SEF - Sociedad Española de Fertilidad. Consultado en https://www.sefertilidad.net/
  2. Lynch, C. D., Sundaram, R., Maisog, J. M., Sweeney, A. M., & Buck Louis, G. M. Preconception stress increases the risk of infertility: results from a couple-based prospective cohort study--the LIFE study. Human Reproduction (Oxford, England), 29(5), 1067-1075. https://doi.org/10.1093/humrep/deu032
  3. Lynch, C. D., Sundaram, R., & Buck Louis, G. M. Biomarkers of preconception stress and the incidence of pregnancy loss. Human Reproduction (Oxford, England), 33(4), 728-735. https://doi.org/10.1093/humrep/dey030

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.