Mamás y Papás

Alcohol e infertilidad: alcohol y fertilidad de hombres y mujeres

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
8 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El consumo de alcohol e infertilidad se relacionan estrechamente, afectando tanto a la producción de espermatozoides como a la ovulación, asociándose además a fallos de implantación y a abortos.

Los hábitos influyen en la fertilidad

Actualmente, la tasa de infertilidad en España se sitúa en el 17%, lo que significa que 1 de cada 6 parejas tienen problemas a la hora de quedarse embarazados (1) .

Se considera que el factor de más peso en esta reducción de la fertilidad es el retraso en la edad de ser padres, ya que la reserva ovárica de la mujer disminuye mucho a partir de los 35 años, el momento más frecuente para ser mamá.

Pero los hábitos de vida influyen también de una manera muy importante en nuestra capacidad reproductiva, llegando a afectarla tanto que se registran muchos casos de infertilidad.

Estos son los más significativos, debiendo respetar estas pautas para cuidar tu fertilidad de manera natural:

  • Alimentación: una dieta sana y variada en la que abunde la comida real y se eliminen los ultraprocesados: comida prefabricada, bollería industrial... es clave para nuestra salud reproductiva. Aumenta el consumo de fruta y verdura y reduce los fritos y azúcares.
  • Hacer deporte a diario: el sedentarismo afecta mucho a la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. Pasear, hacer ejercicio y estar en forma mejorará tus posibilidades de fecundación.
  • Descansar adecuadamente, durmiendo 8 horas al día. Esto mejorará nuestros niveles de melatonina, muy importante para la fertilidad.
  • No consumas alcohol, tabaco ni drogas. La ovulación se ve muy afectada por estas sustancias, especialmente cuando se consumen de manera abusiva.
  • Evita el estrés: este afecta gravemente a las células sexuales tanto en hombres como en mujeres. Intenta no agobiarte para lograr el embarazo.

Consumo de alcohol e infertilidad

En nuestro sociedad, el consumo de alcohol es algo muy normalizado, y a priori no tiene por qué tener graves consecuencias para la salud siempre que se haga de manera moderada y ocasional.

Sin embargo, a día de hoy se ha demostrado ampliamente que el consumo de alcohol se relaciona de manera proporcional con problemas de fertilidad, tanto en hombres como mujeres.

Esto provoca que se alargue el tiempo en el que se consigue el embarazo, aumentando también la probabilidad de fallos de implantación o abortos.

El consumo de 2-3 bebidas alcohólicas semanales o más se considera alto consumo, y se relaciona estrechamente con una reducción de la viabilidad de los óvulos y espermatozoides.

En la siguiente tabla se muestran distintas cantidades de alcohol consumidas semanalmente y en qué medida afectan a la fertilidad:

Infertilidad por consumo de alcohol
Número de bebidas alcohólicas semanales Gramos de alcohol aproximados Cómo afecta a la fertilidad
1 o menos <50 gramos No afecta significativamente
Entre 1 y 2 De 50 a 140 gramos Afecta moderadamente la fertilidad
3 o más Más de 140 gramos Afecta gravemente a la fertilidad

Evidentemente, el alcohol destilado presente en las copas es mucho más dañino que el presente en cervezas o vino, bebidas de menor graduación.

Aún así, aunque el vino o la cerveza presenten menor concentración de alcohol también se consumen con más frecuencia, teniendo que ser su consumo únicamente ocasional si se quiere tener un bebé, o lo más recomendable: no consumirlo.

Sin embargo, el consumo de alcohol no afecta igual a hombres que a mujeres, ni interactúa del mismo modo con su capacidad reproductiva:

Alcohol e infertilidad masculina

Aunque no está determinada con exactitud qué cantidad de alcohol afecta a la calidad seminal y en qué medida, que el alcohol causa infertilidad en los hombres es un hecho.

A mayor consumo de alcohol, mayor es la disminución de testosterona, la hormona sexual mayoritaria en hombres, y que se relaciona con la potencia sexual y con la capacidad de producir espermatozoides (2) .

Además, el consumo de alcohol también puede causar infertilidad masculina al provocar problemas de erección, disminución de la libido, atrofia testicular en los casos más severos.

Además, el consumo de alcohol suele asociarse al tabaquismo, siendo el tabaco una de las principales causas de esterilidad masculina.

El alcohol causa infertilidad en las mujeres

En las mujeres el consumo de alcohol tiene una repercusión sobre la fertilidad aún más grave que en los hombres, siendo uno de las causas de infertilidad femenina.

Por norma general, las mujeres presentan una absorción más rápida del alcohol y una metabolización más lenta debido a la menor cantidad que los hombres de la enzima alcoholdeshidrogenasa, la encargada de eliminar el alcohol de la sangre.

Esto hace que el alcohol permanezca más tiempo en nuestro organismo, causando estragos en la ovulación, ya que altera la regulación hormonal del ciclo menstrual.

También da lugar a mayores problemas en la implantación embrionaria y aumento de los abortos, por lo que no sólo afecta a la fertilidad, también al desarrollo del embarazo, siendo extremadamente nocivo para el feto.

Además, el alcohol aumenta los niveles de estrógenos, hormonas sexuales típicamente femeninas, reduciéndose la producción de FSH: gonadotropina clave en el desarrollo de los folículos antrales en el ovario, donde maduran los ovocitos para dar lugar a óvulos (3) .

Por ello, si quieres quedarte embarazada, no lo dudes: elimina el consumo de alcohol todo lo posible, y si tras 12 meses no consigues el embarazo (o 6 meses si eres mayor de 35) acude a un especialista en fertilidad.


El alcohol reduce la tasa de éxito de la fecundación in vitro

Los efectos nocivos del alcohol no empeoran solamente la fertilidad en la búsqueda de un embarazo por métodos naturales, sino que también interacciona con los tratamientos de fertilidad.

Mujeres que consumían alcohol semanalmente se asociaban con una menor respuesta ovárica a la estimulación hormonal, obteniéndose menos óvulos y de menor calidad en la aspiración folicular.

Además, las mujeres bebedoras presentaban una menor probabilidad de éxito en la fecundación in vitro, observándose menores tasas de embarazo y más abortos de repetición.

En los hombres por su parte, el consumo de alcohol se relacionó también con mayor probabilidad de aborto, debido probablemente a fallos en el contenido genético de los espermatozoides por la toxicidad del alcohol, así como a una menor tasa de niño nacido.

Es por ello que en los tratamientos de fertilidad está muy desaconsejado el consumo de alcohol por ambos miembros de la pareja.

Hay muchos factores que no podemos controlar, como la edad, la predisposición genética o la existencia de enfermedades. El consumo de alcohol sí que puedes reducirlo, o a ser posible, eliminarlo.


Preguntas frecuentes sobre alcohol e infertilidad

¿Qué causa más infertilidad, el vino o la cerveza?

Los dos contienen alcohol, por lo que si quieres tener un bebé y no lo consigues debes cambiar radicalmente tus hábitos de vida y cuidarte todo lo posible.

¿Cómo afecta el alcohol a los espermatozoides?

Afecta gravemente a su concentración, reduciéndola, ya que el consumo de alcohol reduce la testosterona, una hormona clave en la producción de espermatozoides.

¿Cuáles son las consecuencias de concebir bajo los efectos del alcohol?

Quedarte embarazada estando bajo los efectos del alcohol no afectará al embrión ya que en el momento del embarazo era sólo un óvulo.

Sin embargo, es importante que no consumas ni una gota de alcohol durante el embarazo, ya que hace estragos sobre el embrión, afectando gravemente a su desarrollo y pudiendo causar abortos (4) .

Fuentes del artículo
  1. SEF. SEF - Sociedad Española de Fertilidad. Consultado en https://www.sefertilidad.net/
  2. Finelli, R., Mottola, F., & Agarwal, A. Impact of Alcohol Consumption on Male Fertility Potential: A Narrative Review. International Journal of Environmental Research and Public Health, 19(1), 328. https://doi.org/10.3390/ijerph19010328
  3. de Angelis, C., Nardone, A., Garifalos, F., Pivonello, C., Sansone, A., Conforti, A., Di Dato, C., Sirico, F., Alviggi, C., Isidori, A., Colao, A., & Pivonello, R. Smoke, alcohol and drug addiction and female fertility. Reproductive Biology and Endocrinology: RB&E, 18(1), 21. https://doi.org/10.1186/s12958-020-0567-7
  4. Rabinerson, D. [ALCOHOL DRINKING DURING PREGNANCY AND ITS EFFECTS ON THE FETUS AND THE NEWBORN]. Harefuah, 160(5), 311-315. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34028224/

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.