Mamás y Papás

Diferencia entre esterilidad e impotencia: definición, causas y soluciones

logo Roams
Última actualización: 6 de agosto de 2023
Laura Remolina
132 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La diferencia entre esterilidad e impotencia es que la esterilidad es la incapacidad por parte de los espermatozoides de fecundar al óvulo, mientras que la impotencia es una disfunción eréctil.

¿Qué es la impotencia sexual?

La impotencia o disfunción eréctil es cuando un hombre no es capaz de tener una erección o de mantenerla lo suficiente como para tener una relación sexual.

Esta puede ser permanente, o darse durante ciertos periodos de tiempo, pudiendo deberse a motivos físicos o psicológicos.

La impotencia es más frecuente según va avanzando la edad del hombre, siendo más común a partir de los 50 años (1) .

Aunque un hombre sea fértil, la impotencia puede causar serios problemas de fertilidad, siendo en ocasiones necesario llegar a recurrir a tratamientos de reproducción asistida para hacer posible la fecundación (2) .


Diferencia entre impotencia y esterilidad

Aunque sean términos que popularmente se utilicen como sinónimos, es importante diferenciar el significado de impotencia y esterilidad:

  • Impotencia: incapacidad de tener una erección a pesar de que exista el deseo sexual, imposibilitando las relaciones sexuales con penetración.
  • Esterilidad: cuando los espermatozoides de un hombre no son capaces de fecundar al óvulo, ya sea porque el semen es de mala calidad, o porque no hay esperma en la eyaculación (3) .

De entre todas las causas de la infertilidad masculina, las que se deben a problemas en los propios espermatozoides son las más comunes, pudiendo afectar a la forma, vitalidad, movilidad o cantidad de esperma.

Por ello, un hombre puede ser capaz de tener una erección (no es impotente) pero sin embargo su esperma no es capaz de embarazar a su pareja.

Tras llevar a cabo un seminograma para valorar la calidad del semen, se puede diagnosticar:

  • Oligospermia: concentración de espermatozoides inferior a 15 millones por mililitro de semen.
  • Astenozoospermia: movilidad en los espermatozoides mala o deficiente.
  • Teratospermia: más de un 85% de espermatozoides amorfos.
  • Necrospermia: baja vitalidad, gran cantidad de espermatozoides muertos.
  • Azoospermia: no se observan espermatozoides en la eyaculación.

En función de cuáles de las anomalías anteriores se tengan, se pueden recomendar más pruebas para buscar el origen, como una biopsia testicular.

También es importante conocer la diferencia entre infertilidad e impotencia, ya que infertilidad se refiere a la capacidad de lograr un embarazo que llegue a término, naciendo un bebé sano.

Una buena manera de descartar infertilidad en el hombre es sometiéndose a un cariotipo, un estudio genético, ya que en ocasiones se dan abortos por anomalías genéticas que hereda el embrión (4) .


¿Qué causa la disfunción eréctil??

Para que se dé una erección es necesario que diversos sistemas corporales actúen coordinados. Por ello, la impotencia sexual puede deberse a un fallo en alguno de ellos, distinguiéndose las causas físicas o psicológicas (5) :

  • Causas físicas:
    • Enfermedades: cardíacas, diabetes, ateroesclerosis, hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, síndrome metabólico, esclerosis múltiple, Parkinson, enfermedad de Peyronie (crecimiento de tejido cicatricial en el pene).
    • Tratamientos con ciertos medicamentos.
    • Tabaquismo, alcoholismo o consumo de drogas (6) .
    • Trastornos del sueño.
    • Tratamientos para la próstata.
    • Testosterona baja.
    • Cirugías de la médula espinal o pelvis.
  • Causas psicológicas:
    • Afecciones de la salud mental: como la ansiedad o la depresión.
    • Estrés.
    • Problemas en la pareja: ya sea causados por la baja autoestima, el estrés, falta de comunicación u otras preocupaciones.

Soluciones para la impotencia

Para encontrar un tratamiento para la disfunción eréctil es importante realizar un minucioso diagnóstico para saber qué lo está causando.

Para ello se somete al hombre a diversas pruebas, como entrevistas individuales o a la pareja, análisis sanguíneo para descartar alteraciones en las hormonas sexuales, exploración física...

Los tratamientos u opciones terapéuticas más frecuentes son (7) :

  • Terapia psicológica: el apoyo psicológico es vital para resolver problemas de autoestima, complejos o trastornos mentales.
  • Inyecciones para mejorar el flujo sanguíneo en el pene.
  • Consumo de medicamentos como la viagra: aunque se trata de una solución temporal, ya que aunque provoca la erección no resuelve el motivo de la disfunción eréctil.
  • Dispositivos de vacío: mediante un cilindro plástico, se empuja la sangre hasta el pene, originándose la erección. Se suelen utilizar junto con anillos constrictores que permiten que la erección se mantenga.

Test de disfunción eréctil

Para diagnosticar disfunción eréctil o impotencia, así como establecer un grado de severidad en los problemas de erección existe el Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF) (8) .

Este índice se considera de fiabilidad médica para medir la calidad de las erecciones, y puedes hacerlo tú mismo desde casa.

¿Cómo saber si tengo disfunción eréctil?

Sólo tienes que responder a las 5 preguntas del test IIEF y anotar tus respuestas: a menor puntuación, la impotencia sexual será más grave.

El test de impotencia sexual consta de las siguientes preguntas, siendo una puntuación de 1 la puntuación más baja y de 5 la más alta:

Test de impotencia sexual
Preguntas 1 2 3 4 5
¿Cómo calificarías tu confianza para tener una erección y mantenerla? 1: muy baja 2: baja 3: moderada 4: alta 5: muy alta
Cuando tienes una erección por estímulo sexual, ¿con qué frecuencia son lo suficientemente rígidas para lograr la penetración? 1: nunca o casi nunca 2: menos del 50% de las veces 3: más del 50% de las veces 4: mucho más del 50% de las veces 5: siempre o casi siempre
Durante el acto sexual o coito, ¿con qué frecuencia eres capaz de mantener la erección después de la penetración? 1: nunca o casi nunca 2: menos del 50% de las veces 3: más del 50% de las veces 4: mucho más del 50% de las veces 5: siempre o casi siempre
Durante el acto sexual o coito, ¿qué grado de dificultad tienes para mantener la erección hasta el final? 1: extrema dificultad 2: mucha dificultad 3: dificultad 4: ligera dificultad 5: sin dificultad
¿Con qué frecuencia el acto sexual es satisfactorio para ti? 1: nunca o casi nunca 2: menos del 50% de las veces 3: más del 50% de las veces 4: mucho más del 50% de las veces 5: siempre o casi siempre

Según la puntuación obtenida al sumar los resultados de las 5 preguntas, se interpreta el cuestionario de disfunción eréctil:

  • Puntuación de 5 a 7: disfunción eréctil severa.
  • Puntuación de 8 a 11: disfunción eréctil moderada.
  • Puntuación de 12 a 16: disfunción eréctil media-moderada.
  • Puntuación de 17 a 21: disfunción eréctil media.
  • Puntuación de 22 a 25: no hay disfunción eréctil o impotencia.

Preguntas frecuentes sobre la diferencia entre esterilidad e impotencia

¿Cómo se puede prevenir la impotencia sexual?

Para prevenir la disfunción eréctil debes seguir un tratamiento adecuado en caso de tener alguna enfermedad, hacer deporte con frecuencia, no fumar, drogarte o abusar del alcohol, reducir el estrés e ir a terapia si tienes ansiedad o problemas de autoestima.

¿Cómo es de común la impotencia sexual?

Se considera que más de la mitad de los hombres entre 40 y 70 años tienen algún tipo de disfunción eréctil.

¿Es lo mismo la impotencia sexual que la eyaculación precoz?

No, mientras que la impotencia sexual es la incapacidad para mantener una erección, la eyaculación precoz es cuando se eyacula antes de lo deseado, sin poder controlarse.

Fuentes del artículo
  1. Irwin, G. M. Erectile Dysfunction. Primary Care, 46(2), 249-255. https://doi.org/10.1016/j.pop.2019.02.006
  2. Leaver, R. B. Male infertility: an overview of causes and treatment options. British Journal of Nursing (Mark Allen Publishing), 25(18), S35-S40. https://doi.org/10.12968/bjon.2016.25.18.S35
  3. Wosnitzer, M. S., & Goldstein, M. Obstructive azoospermia. The Urologic Clinics of North America, 41(1), 83-95. https://doi.org/10.1016/j.ucl.2013.08.013
  4. Fainberg, J., & Kashanian, J. A. Recent advances in understanding and managing male infertility. F1000Research, 8, F1000 Faculty Rev-670. https://doi.org/10.12688/f1000research.17076.1
  5. Diaz, V. A., & Close, J. D. Male sexual dysfunction. Primary Care, 37(3), 473-489, vii-viii. https://doi.org/10.1016/j.pop.2010.04.002
  6. Finelli, R., Mottola, F., & Agarwal, A. Impact of Alcohol Consumption on Male Fertility Potential: A Narrative Review. International Journal of Environmental Research and Public Health, 19(1), 328. https://doi.org/10.3390/ijerph19010328
  7. Mobley, D. F., Khera, M., & Baum, N. Recent advances in the treatment of erectile dysfunction. Postgraduate Medical Journal, 93(1105), 679-685. https://doi.org/10.1136/postgradmedj-2016-134073
  8. Rosen, R. C., Cappelleri, J. C., Smith, M. D., Lipsky, J., & Peña, B. M. Development and evaluation of an abridged, 5-item version of the International Index of Erectile Function (IIEF-5) as a diagnostic tool for erectile dysfunction. International Journal of Impotence Research, 11(6), 319-326. https://doi.org/10.1038/sj.ijir.3900472

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.