Mamás y Papás

Biopsia testicular: extracción de tejido del testículo para estudiarlo

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
15 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Una biopsia testicular consiste en coger tejido del testículo con dos objetivos: extraer espermatozoides y estudiar el tejido testicular y su capacidad de formar esperma.

Biopsia testicular para extraer espermatozoides

Cuando el hombre se somete a un seminograma y no hay presencia de espermatozoides en la eyaculación, pueden estar pasando dos cosas principalmente: que los espermatozoides se produzcan y no salgan, o que no se estén produciendo.

Esto se conoce como azoospermia, y requiere de un análisis completo para saber qué lo puede estar causando: bloqueo en los conductos deferentes, paciente oncológico, problemas testiculares...

En función de qué técnica de reproducción asistida se quiera llevar a cabo, puede realizarse una aspiración de espermatozoides del espidídimo, pero no siempre se consiguen obtener.

En estos casos es frecuente realizar por ello una biopsia testicular: una intervención quirúrgica en la cual se hace una pequeña incisión de 2-3 cm en el escroto para obtener tanto espermatozoides como tejido testicular.

Se trata de una prueba invasiva y que puede resultar molesta, por lo que suele hacerse bajo anestesia local.

El material se divide en dos partes:

Una primera parte se reserva para intentar extraer espermatozoides vivos que puedan utilizarse posteriormente en técnicas de reproducción asistida ya sea en fresco o para crioconservarlos.

La segunda parte se utiliza para analizar el tejido testicular y buscar una explicación a la mala calidad del semen debido a la baja concentración de espermatozoides.

Esto permite distinguir si hay un problema en la producción de esperma (espermatogénesis) o bien en su salida al exterior, diferenciándose las siguientes patologías:

  • Azoospermia obstructiva: si el tejido testicular está sano, sin alteraciones en la espermatogénesis, el problema es que existe una obstrucción que impide que el esperma salga en la eyaculación. Los conductos deferentes en ocasiones pueden operarse para desbloquearlos.
  • Azoospermia secretora: si el tejido testicular presenta anomalías, ya sea porque no produce espermatozoides o estos no acaban su proceso de maduración.

Al conocerse la causa de la infertilidad masculina, se puede diseñar un tratamiento adecuado, o recomendarse una u otra técnica de reproducción asistida.

En función de la metodología empleada, se distinguen dos maneras de obtener espermatozoides del testículo:

Biopsia testicular abierta (TESE)

Es la biopsia propiamente dicha, y consiste en extraer pequeños trozos del testículo para analizarlos en el laboratorio en busca de espermatozoides.

Es una intervención que dura alrededor de 15 minutos. Se realiza una pequeña incisión de 2-3 cm tanto en el escroto como en el testículo. Se extrae el tejido y se dan unos puntos para cerrar la herida.

Como es una técnica invasiva que puede resultar molesta, se hace bajo anestesia local. Si fuera necesario, se puede hacer en los dos testículos.

La biopsia abierta se utiliza generalmente en casos de azoospermia obstructiva, aunque también en algunos casos de azoospermia secretora (1) .

Biopsia testicular percutánea (TESA)

La biopsia percutánea es menos invasiva, siendo utilizada en los casos en los que está bloqueada la salida de los espermatozoides.

Consiste en coger la muestra del tejido testicular por aspiración, haciendo uso de una aguja y una jeringa.

Aunque esta técnica es mucho menos invasiva, presenta algunas desventajas en comparación con el TESE:

  • Se obtienen menor cantidad de espermatozoides, siendo frecuente que se tenga que repetir la intervención.
  • Las complicaciones y los efectos secundarios son más comunes.

Por ello, la aspiración de espermatozoides es más frecuente que se haga del epidídimo, consiguiéndose mejores resultados.


¿Cuándo someterse a una biopsia testicular?

Cuando una prueba de fertilidad masculina, generalmente un espermiograma da como resultado que hay muy pocos espermatozoides en la eyaculación o no hay, es recomendable investigar la causa con una biopsia.

También se recomienda en casos en los que existe una obstrucción en la vía seminal, siendo los más frecuentes:

  • Ausencia o anomalías en los conductos deferentes.
  • Fibrosis quística.
  • Existencia de vasectomía.
  • Infecciones, observándose gran cantidad de leucocitos en la eyaculación.

Del mismo modo, también se recomienda extraer espermatozoides mediante biopsia cuando no ha sido posible hacerlo del epidídimo.

Por otro lado, la biopsia testicular no se recomienda en casos en los que exista evidencias de ausencia total de espermatozoides en los testículos, o cuando esta se deba a problemas hormonales.


Biopsia testicular para fecundación in vitro

El hecho de que la biopsia testicular permita extraer espermatozoides en casos de azoospermia hace posible que se puedan llevar a cabo técnicas de reproducción asistida.

Como la cantidad de esperma suele ser muy baja, y pueden no tener buena movilidad, lo más común es que se recurra a la combinación de fecundación in vitro con biopsia testicular.

Esto supone una gran ventaja para los futuros padres, ya que hace pocos años, en los casos de azoospermia no quedaba otro remedio que recurrir al semen de un donante.

En concreto, la ICSI o microinyección intracitoplasmática del esperma obtenido por aspiración testicular es la más frecuente.

Para ello, tras la aspiración testicular, suelen usarse los espermatozoides en fresco para fecundar los óvulos, generándose así los embriones que posteriormente se implantarán en la futura mamá.

La combinación de ICSI + TESA permite por ello la fecundación en pacientes con diversos problemas de fertilidad, como:

  • Azoospermia obstructiva.
  • Que se hubiera realizado una vasectomía.
  • Azoospermia secretora.
  • Factor masculino muy severo: muy baja concentración de espermatozoides por causas genéticas o adquiridas.

De hecho, se ha demostrado que hay un mayor éxito de embarazo tras biopsia testicular en pacientes que presentan fragmentación del ADN de los espermatozoides (2) .

Cuando se lleva a cabo la fecundación in vitro con biopsia testicular el precio se encarece unos 1000-1500€ más, por lo que deberás tenerlo en cuenta: es una metodología que aumenta el coste del tratamiento.

Sin embargo, los precios varían mucho en función de cada clínica de fertilidad. Ellos te informarán respecto al coste, siendo importante saber qué está incluido y que va a parte.


Preguntas frecuentes sobre la biopsia testicular

¿Cuánto tardan los resultados de la biopsia testicular?

Tras una biopsia testicular los resultados suelen tardar entre 5 y 10 días, dependiendo de cada clínica.

¿Qué cuidados hay que tener después de una biopsia testicular?

Llevar los primeros días un suspensorio testicular para que la piel se estire lo mínimo posible, mantener la herida limpia y seca, hacer reposo relativo y tener entre 1 y 2 semanas de abstinencia sexual.

¿Siempre se consiguen extraer espermatozoides al realizar una biopsia testicular?

Generalmente sí. Las probabilidades son muy altas, aunque no son del 100%, ya que existen patologías por las cuáles no se forman o maduran correctamente los espermatozoides.

Fuentes del artículo
  1. Dohle, G. R., Elzanaty, S., & van Casteren, N. J. Testicular biopsy: clinical practice and interpretation. Asian Journal of Andrology, 14(1), 88-93. https://doi.org/10.1038/aja.2011.57
  2. Sakkas, D., & Alvarez, J. G. Sperm DNA fragmentation: mechanisms of origin, impact on reproductive outcome, and analysis. Fertility and Sterility, 93(4), 1027-1036. https://doi.org/10.1016/j.fertnstert.2009.10.046

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.