Mamás y Papás

El masaje perineal en el embarazo reduce desgarros y episiotomías

logo Roams
Última actualización: 4 de julio de 2023
Laura Remolina
2 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El masaje perineal en el embarazo, practicado a diario a partir de la semana 34 permite dar flexibilidad a la zona, reduciendo los desgarros y las episiotomías el día del parto.

Masaje perineal en la mujer embarazada

Durante el embarazo nuestros tejidos cambian, se adaptan al crecimiento del útero y se preparan para el nacimiento del bebé.

El suelo pélvico, que son los músculos que sujetan la vagina, la uretra y el ano, se va debilitando según pasan las semanas de embarazo, pudiendo dar lugar a pérdidas de orina en el propio embarazo o en el postparto.

Técnicas como los ejercicios de Kegel para el suelo pélvico (1) , y el masaje perineal, no nos van a suponer más de 10 minutos al día, y los vamos a agradecer en el momento del parto.

El masaje perineal en el embarazo tiene como objetivo flexibilizar al máximo los tejidos del perineo, dándoles elasticidad y facilitando con ello la salida del bebé cuando des a luz (2) .

Se ha demostrado que cuando se hacen a diario las últimas semanas de embarazo, disminuye la probabilidad de sufrir desgarros o de que tengan que hacerte una episiotomía.


¿Cómo hacer el masaje perineal en el embarazo?

Para el masaje perineal de embarazo tu pareja te puede ayudar, o puedes hacerlo tú misma.

Para no hacerte daño, es necesario utilizar algún aceite de masaje perineal, o por ejemplo aceite de almendras. También puede ser interesante usar rosa mosqueta, que dará más elasticidad al tejido.

Nuestra opinión experta

Es mejor si te pueden ayudar con el masaje perineal, ya que hay que hacer bastante fuerza y sientes algo de dolor, por lo que si lo haces tú sola puede que no hagas tanta presión.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Antes de hacer el masaje, ve al baño para tener la vejiga vacía y lavaros bien las manos.

Colócate tumbada boca arriba con las rodillas levantadas y los pies en el suelo, y relájate. Échate bien de aceite tanto en los dedos como en el perineo.

Si vas a hacer tú misma el masaje, utiliza los dedos pulgares. Si lo hace tu pareja puede usar pulgares o índices, según prefiera.

Para realizar el masaje perineal en el embarazo, debes:

  1. Introducir los pulgares por completo en la vagina Haz presión hacia abajo, en dirección al ano, hasta notar la zona dormida
  2. Balancea los dedos, presionando hacia los lados Durante 2-3 minutos, o hasta sentir un hormigueo
  3. Presiona en dirección hacia el ano y a la vez hacia fuera Hazlo por 2-3 minutos, o hasta que tengas la zona ligeramente entumecida.

Es una sensación molesta, que al principio te puede resultar algo dolorosa, por lo que debes tomártelo con calma.

Aunque los primeros días pueda parecerte complicado, la práctica te dará soltura y verás como tu periné está cada vez más elástico, facilitando el masaje.

Como vas a ser madre en unos meses, puede interesarte la posibilidad de hacer un seguro privado de salud para tu bebé, que le cubra desde el nacimiento.

Cuida de tu bebé con un seguro de salud


Masaje perineal del embarazo: ¿cuándo empezar?

El objetivo del masaje perineal en el embarazo es flexibilizar la zona, dando elasticidad a los tejidos que tendrán que dilatarse durante el expulsivo.

Esto no ocurre de un día para otro, por lo que deberás hacerlo como mínimo las 6 últimas semanas de embarazo, aunque si empiezas algo antes, mejor.

Las matronas recomiendan empezar con el masaje perineal como muy tarde la semana 34 de embarazo.

En total, el masaje perineal puede llevarte unos 5-8 minutos. No hace falta dedicarle más tiempo, pero es muy importante hacerlo a diario para poder disfrutar de sus ventajas.

Nuestra opinión experta

Para que no se te olvide ningún día, un momento ideal es hacer el masaje perineal justo después de la ducha. Además, el agua caliente facilitará el masaje, ya que los tejidos estarán más blandos y relajados.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Beneficios del masaje perineal

Las bondades del masaje perineal en el embarazo no son pocas, por lo que cada vez más especialistas lo recomiendan a las embarazas antes del parto.

Estas son algunas ventajas de haber practicado el masaje perineal a diario durante las últimas semanas de embarazo:

  • Se reducen los desgarros y las lesiones perineales durante el parto.
  • Disminuyen las episiotomías, ya que al estar el tejido más elástico, se facilita la salida del bebé y no es necesario realizar un corte.
  • Mejora la incontinencia de gases.
  • Reducción del dolor en los primeros 3 meses después del parto: al estar la zona más flexible, la recuperación es mejor.

De hecho, es tan beneficioso que es necesario en el segundo embarazo, ya que la elasticidad del perineo se pierde con el paso del tiempo, y conviene volver a trabajarla.


Preguntas frecuentes sobre el masaje perineal en la embarazada

¿Duele mucho el masaje perineal?

Debes notar una presión muy fuerte, algo dolorosa, que pasará al cabo de unos segundos, dejándote una sensación adormecida de la zona.

¿Qué hacer si no soporte el dolor del masaje perineal?

Pídele a tu pareja que no lo haga con tanta fuerza, ya que podría hacerte daño. Se debe hacer con cada vez más presión, para que la zona se vaya acostumbrando poco a poco.

¿Si ya he sido madre debo hacerme el masaje perineal?

Aunque lo necesites menos que una madre primeriza, lo ideal es hacerlo. Así tendrás la zona más preparada para la salida del bebé por el canal de parto.

Fuentes del artículo
  1. Katya Carrillo, G., & Antonella Sanguineti, M. Anatomía del piso pélvico. Revista Médica Clínica Las Condes, 24(2), 185-189. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(13)70148-2
  2. Landon, M. B., Galan, H. L., Jauniaux, E., FRCOG, E. R. M. J., MD, PhD, Driscoll, D. A., Berghella, V., MBA, W. A. G., MD, Grobman, W. A., Cahill, A. G., Kilpatrick, S. J., & MSCI, A. G. C., MD. Gabbe’s Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. Elsevier.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.