Mamás y Papás

El legrado raspa el interior del útero para retirar restos de tejido

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
32 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Un legrado es un procedimiento quirúrgico por el cual se raspa la cara interna del útero, retirándose el endometrio. Es frecuente tras un aborto natural para limpiar restos de tejido.

¿Qué es un legrado?

Un legrado uterino es un procedimiento quirúrgico por el cual se raspa la cara interna del útero: el endometrio, utilizando una especie de cuchara o legra para el raspado uterino.

Es común hacérselo tras un aborto espontáneo o natural, para asegurarse de que no quedan restos en el útero, o tras un aborto retenido, que no se expulsa.

Así se evitan complicaciones como posibles infecciones, y prepara al cuerpo por si se quisiera buscar un nuevo embarazo.

El legrado se utiliza además para la recogida de muestras o biopsias, en casos de cáncer, o cuando hay menstruaciones muy abundantes y se quiere investigar la causa.

También se hace en ocasiones cuando quedan restos de placenta o tejidos adheridos al útero tras el parto, para evitar infecciones.


Cómo se hace un legrado por aborto

Para hacer un legrado por aborto se tiene que dilatar el cuello del útero con ayuda de un instrumento conocido como espéculo, o mediante tratamiento previo hormonal por prostaglandinas.

Esto reblandece el cérvix, haciendo la intervención más sencilla, aunque no es estrictamente necesario.

Para continuar con el legrado uterino, se introduce por el cérvix la legra para raspar el endometrio del útero.

También se puede hacer el aborto por aspiración, utilizando cánulas para aspirar el endometrio (1) . En este caso, se trataría de un legrado por aspiración.

Por comodidad, se suele sedar a la paciente, ya que aunque es un procedimiento que apenas dura unos minutos, así puede estar más relajada y no sentir ninguna molestia.

Aunque sea una intervención con pocos riesgos, pueden darse complicaciones, como la perforación uterina.

Si has sufrido un aborto pero quieres ser madre puede interesarte hacerte seguro privado de salud. Ten en cuenta que deberás hacerlo 6 meses antes de embarazarte para que pase el tiempo de carencia y estés cubierta.

Hazte un seguro de salud antes del embarazo


Síntomas después de un legrado

El legrado tiene recuperación rápida, pudiendo en ocasiones hacer prácticamente vida normal el mismo día de la intervención quirúrgica.

Entre los síntomas después de un legrado destacan las molestias uterinas tipo cólico, similares al dolor premenstrual, así como el sangrado vaginal.

La regla después del legrado es abundante, pudiendo durar hasta 1 mes. Después, puede volver a bajarte el próximo ciclo o tardar algo en regularse

Si tienes síntomas como fiebre, cólicos muy intensos o flujo vaginal con olor nauseabundo, acude al médico de manera urgente.

Nuestra opinión experta

No es recomendable tras un legrado utilizar tampones ni copa menstrual, sino que es mejor usar compresas, para evitar posibles complicaciones.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Preguntas frecuentes sobre el legrado

¿Cómo queda el útero después de un aborto?

Después de un aborto natural, es normal que el médico pida que te hagas un legrado para asegurarse de que no queden restos de tejido adheridos al endometrio.

Después de un aborto inducido, el útero queda limpio, ya que es común que te hagan un legrado para asegurase de que queda limpio.

¿Hay que hacer reposo después de un aborto espontáneo?

No es necesario hacer reposo físico si no lo necesitas. Lo que si es conveniente esperar entre 1 y 3 menstruaciones antes de volver a intentar quedarte embarazada.

¿Cuánto se tarda en expulsar un aborto retenido?

En ocasiones no se expulsa por sí mismo, por lo que lo más frecuente es hacer un legrado para que el útero esté limpio.

El sangrado después de un aborto con legrado puede durar hasta 1 mes.

¿Aborto por legrado o pastillas?

Depende de tus semanas de embarazo, si estás de menos de 11 semanas las pastillas abortivas son la mejor opción, ya que no necesitas intervención quirúrgica y son muy efectivas.

Fuentes del artículo
  1. Griebel, C. P., Halvorsen, J., Golemon, T. B., & Day, A. A. Management of spontaneous abortion. American Family Physician, 72(7), 1243-1250. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16225027/

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.