Mamás y Papás

Comidas para niños de 4 años: comer en familia mejora su apetito

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
284 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El menú del niño de 4 años es casi como el de los adultos, con muy poca necesidad ya de adaptar alimentos, o ninguna. El consumo de lácteos tiene que fomentarse para su correcto desarrollo.

Comidas para niños de 4 años

El menú para niños de 4 a 6 años es muy similar al menú de 3 años, ya que hay muy pocos cambios en su nutrición, adaptándose las cantidades al apetito del niño, a demanda.

Aunque su alimento principal ya no es la leche (1) , es importante asegurar el consumo de gran cantidad de lácteos por ser la principal fuente de calcio de los peques, teniendo que tomar como mínimo 3-4 raciones al día.

En niños destetados, lo más frecuente a esta edad, se ofrecerá leche entera de vaca, siendo adecuado darles un buen tazón en el desayuno y antes de dormir.

El menú para niños de 4 años debe ser completo y muy variado, con gran cantidad de verduras, lácteos y fruta, siendo esto necesario para asegurar un correcto crecimiento.


Menú semanal en niños de 4 años

Un menú de comidas de niños de 4 años tiene que ser muy equilibrado, tener como alimento base las frutas y verduras, aunque también deben asegurarse un consumo suficiente de proteínas, lácteos e hidratos de carbono.

Este es un ejemplo de menú de niños de 4 años, que puede adaptarse a los hábitos de cada familia. Las opciones son tantas como combinaciones de productos puedes hacer: infinitas

A estas edades, lo habitual es que coma con los demás de la casa, charlando y compartiendo ese momento familiar diario, importante para su autoestima y para sentirse parte del equipo.

Menú para niños de 4 años
Horario Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes
Desayuno Leche + tostadas y queso fresco Leche + tostadas y zumo de naranja Leche + pan con tomate, aceite y aguacate Leche + porridge avena con crema de cacahuete Leche + tostadas de aguacate y huevo revuelto
Media mañana Fruta Fruta Fruta Fruta Fruta
Almuerzo Arroz con cebolla, tomate y coliflor. Filete de salmón con lechuga. Melón Guisantes con jamón. Tortilla de patata. Pera Ensalada de alubia, pimiento, cebolla y atún. Manzana Crema de puerro y zanahoria. Pollo asado. Mandarina Sémola de maíz. Filete de bacalao a la plancha. Sandía
Merienda Yogur + muesli Queso fresco + mango Yogur + muesli Queso fresco + sandía Yogur + muesli
Cena Yuca al horno + pizzas calabacín + tazón de leche Tallarines con verduras + tazón de leche Empanadillas de lomo con tomate + tazón de leche Trocitos de atún guisado y patata + tazón de leche Sopa vegetal de quinoa y cebolla + tazón de leche

Este es sólo un ejemplo de menú de niños de 4 años, que es apto para peques de más edad, dándole más cantidad en función de su apetito.

Por ello, debemos vigilar para no ofrecer proteína en todas las comidas de un día en excesiva cantidad. Si se va a hacer, debemos reducir la cantidad de proteína, siendo siempre mayor en proporción la verdura y fruta.

Es ideal que las cenas, sean alimentos ligeros, y se tomen un rato antes de acostarse para facilitar la digestión.


¿Qué cantidad debe comer un niño de 4 años?

El apetito de cada niño es diferente, y variará en función de si está en etapa de crecimiento activo o no, del ejercicio diario que haga, y de lo cansado que esté a la hora de comer

Aún así, las proporciones de los alimentos es importante que se mantengan más o menos: en el plato no debe haber más carne que verdura.

Hay que tener en cuenta que la cantidad de frutas y verduras tiene que ser el triple en proporción que la de proteínas. Se puede tomar como referencia la mano del niño:

  • Verduras: lo que cabe en sus dos manos.
  • Fruta: lo que cabe en una mano.
  • Hidratos de carbono: tamaño del puño cerrado.
  • Proteína: medida de la mano de los dedos a la muñeca.
  • Grasas: primera falange del dedo.

Evidentemente, son cantidades orientativas para hacernos una idea de la proporción de alimentos que tienen que tomar. Si el niño tiene más hambre, le ofreceremos más alimentos saludables.

La toma de azúcares añadidos debe evitarse al máximo, y nunca darse como un premio, ya que el niño lo asociará y luego rechazará alimentos con azúcares saludables, como la fruta.

Fuentes del artículo

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.