Mamás y Papás

Mi bebé no quiere comer: causas, cómo actuar y cuándo ir al pediatra

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
3.002 personas han leído este post en los últimos 12 meses

En ciertas etapas puede ocurrir que tu bebé no quiera comer: fase de crecimiento lento, no tiene apetito, enfermedad... Debemos mantener la calma y seguir ofreciendo, consultando al pediatra si perdiera peso.

Mi bebé no come

A lo largo de la vida de un bebé, irá pasando por distintas fases en las que cambiará su sueño o su apetito, siendo procesos evolutivos normales en el desarrollo de un bebé.

Estos cambios no sientan igual en un aspecto y en otro: si el bebé lleva unos días comiendo mucho, nos suele hacer ilusión, pero esto es muy diferente cuando pasa al contrario y el bebé no quiere comer.

Existen causas muy variadas por las que un bebé no come:

  • No lo necesita: los bebés son capaces de autorregular su propia alimentación. Puede ser que no coma porque realmente no tenga apetito: ¡no pasa nada!
  • Está en una fase de desarrollo lento. Si están pasando por una fase en la que crecen más despacio, como los 2 años, necesitarán menos energía, por lo que se reducirá su apetito.
  • Malas pautas de alimentación: comer entre horas, falta de rutinas, distracciones u horarios demasiado rígidos pueden hacer que el bebé no quiera comer.
  • Estrés en las comidas: si obligamos al bebé a comer aunque no le apetezca, intentando distraerle o incluso forzarle, terminará asociando la hora de alimentarse con un momento estresante.
  • Rechazo a nuevos alimentos, siendo común al comienzo de la alimentación complementaria.
  • Enfermedad y toma de medicamentos: un síntoma de enfermedad es la falta de apetito, pero va acompañado de otros síntomas, como tos, mocos, diarrea, vómitos, malestar...

Si nuestro bebé de 3 meses no quiere comer no debemos ponernos en lo peor. Puede ser simplemente que no tenga hambre.


Cuando el bebé lactante no quiere comer

Los bebés tienen fases muy cambiantes en cuanto al hambre y al sueño.

Especialmente cuando nuestro peque está atravesando una crisis de lactancia o brote de crecimiento observaremos que su apetito aumenta, poniéndose muy demandante y pidiendo el pecho o el biberón cada pocos minutos.

Ocurre porque están en fase de crecimiento activo. Sus necesidades nutricionales aumentan, y con ello sus ganas de comer.

Del mismo modo ocurre al contrario, cuanto tu bebe de 4 meses no quiere comer. Puede ser que esté atravesando una fase de crecimiento más lento, y simplemente no tenga tanto hambre.

Los bebés son capaces de autorregular su apetito de una manera muy buena. Por eso siempre hay que alimentarlos a demanda, ya sea si se le alimenta por lactancia materna o si toman leche de fórmula

Por ello, no debes guiarte por las horas que han pasado para dar de comer a tu bebé, sino que debes hacerlo por las señales de hambre que muestre (1) .

Así no te pasará que vayas a dar de comer al bebe y no quiera.

¿Por qué mi bebé rechaza el biberón?
Posible motivo Solución
Siempre ha tomado pecho Que le ofrezca el biberón otra persona
Hemos cambiado de biberón Volver a la marca anterior
Hemos cambiado a leche hidrolizada Necesita acostumbrarse
Si está enfermo Cuando se recupere tendrá más apetito
No tiene hambre Ofrecer cuando muestre señales de hambre
Leche demasiado caliente Probar siempre antes
Tiene más de 6 meses Está lleno por la alimentación complementaria

Mi bebé de 1 año no quiere comer

Una vez que a los 6 meses empezamos a introducir poco a poco la alimentación complementaria en los bebés, su apetito puede variar mucho.

Algunos al principio no quieren comer sólidos, otros empiezan a rechazar el biberón, otros tienen en general más o menos apetito...

Aunque rechace ciertos alimentos, la alimentación del bebé sigue basándose en la leche hasta que cumplan 12 meses (2) .

Esto además no es lineal. Un bebé de 9 meses de repente puede no querer comer, cuando antes lo hacía a todas horas, y no tiene por qué pasarle nada.

Si tu bebé comía muy bien y ahora no quiere comer, lo importante es no estresarse ni preocuparse y seguir ofreciendo siempre alimentos adecuados para su salud: igual que se han ido sus ganas de comer, volverán.

Si pasan los días y el bebé sigue sin hambre por causas aparentes, empezando incluso a perder peso, consulta a tu pediatra para que te ayude a buscar el posible motivo.


Mi bebé no se despierta para comer

Los bebés más dormilones son capaces de dormir desde los primeros meses prácticamente toda la noche del tirón.

Esto podría ser ideal para muchos, pero surge una nueva preocupación: ¿cada cuántas horas tengo que despertar a un bebé para comer?

Esto depende de la edad del bebé, y de cómo vaya de peso. Los primeros días de vida no debe pasar más de 4 horas sin comer, por lo que al principio la lactancia será a demanda pero también a oferta.

Una vez que el bebé haya recuperado sin problemas el peso del nacimiento, la lactancia será solo a demanda: podemos dejar al bebé dormir, y no será necesario que le despertemos para darle tomas nocturnas.

Nuestra opinión experta

Seguro que alguna vez has oído que dormir les engorda a los bebés. No es cierto, lo que engorda es la leche, por lo que si tu bebé anda justo de peso no dejes que se salte ninguna toma y despiértale cada 4-5 horas como máximo.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil
Fuentes del artículo
  1. Matonti, L., Blasetti, A., & Chiarelli, F. Nutrition and growth in children. Minerva Pediatrica, 72(6), 462-471. https://doi.org/10.23736/S0026-4946.20.05981-2
  2. AEPED. Preguntas frecuentes sobre lactancia materna. https://www.aeped.es/comite-nutricion-y-lactancia-materna/lactancia-materna/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna#t48n152

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.