Mamás y Papás

Mi bebé se duerme y se despierta enseguida: posibles causas y cómo actuar

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
1.019 personas han leído este post en los últimos 12 meses
En pocas palabras

Si mi bebé se duerme y se despierta enseguida es probable que esté pasando por una regresión de sueño, o que tenga algún tipo de incomodidad: calor, hambre, pañal húmedo, malestar por salida de dientes o enfermedad, necesidad de afecto... En función de la causa deberás actuar de una u otra manera.

Mi bebé se despierta a cada hora

El sueño de los bebés es muy diferente al de los adultos, siendo un sueño mucho más superficial, compuesto por menos fases de sueño profundo que nosotros, por lo que pueden despertarse con facilidad.

A fin de cuentas, su sueño es aún inmaduro y tiene que ir evolucionando poco a poco, haciéndose cada vez más profundo y reparador, especialmente cuando desarrollan sueño autónomo.

Es por ello que durante los primeros meses del bebé, los despertares nocturnos son el pan del cada día de muchas familias, siendo de hecho más común el bebé que se despierta por la noche que aquellos que duermen sin despertar.

¿Por qué se despierta mi bebé?

Los despertares del bebé son más frecuentes en los recién nacidos y durante el primer año de vida que más adelante, siendo normal que a partir de los 2 años duerman de manera más profunda. Sin embargo, si un bebé se despierta a la media hora es que algo está pasando.

Cuando un bebé se despierta por la noche puede hacerlo por diversas causas (1) que le provoquen incomodidad. Si no descubres cuál es, el bebé se volverá a despertar a la media hora o directamente no conseguirá quedarse dormido.

Algunas de las posibles causas que pueden explicar por qué mi bebé se despierta mucho por las noches son:

  • Hambre: tanto si alimentamos a nuestro bebé con lactancia materna como artificial, debe hacerse a demanda, siendo vitales las tomas nocturnas. Los recién nacidos es frecuente que mamen mucho por la noche, algo muy importante para estimular la producción de leche materna.
  • Pañal sucio: la humedad de un pañal mojado o el contacto con las heces molestará al bebé, despertándole por la noche a pesar del cansancio. Por ello, es recomendable cambiarle después de la toma nocturna si vemos el pañal lleno. Si además tiene el culo irritado y rojo probablemente le escueza y moleste durante la noche.
  • Temperatura incorrecta: si el bebé tiene frío o demasiado calor se despertará, igual que nos pasa a los adultos. Lo más frecuente es que se abrigue demasiado a los bebés a la hora de dormir y el exceso de calor les haga sudar. Esto no solo empeora su sueño, sino que aumenta las probabilidades de muerte súbita (2)
  • Tiene algún malestar: molestias intestinales como los gases o la disquecia del lactante (dificultad para hacer caca), la salida de los dientes, la fiebre, tos o mocos aumentarán de manera exagerada los despertares nocturnos del bebé.
  • Comprobar que está seguro: cuando un bebé se despierta por la noche no sabe si estamos cerca o no y necesita llamarnos para sentirse protegido.

En función de qué esté causando que el bebé se despierte cada hora, deberemos tomar unas medidas u otras:

Reducir despertares del bebé
Causas de los despertares Solución
Hambre Asegúrate de que el bebé se alimenta adecuadamente durante el día. Los despertares por hambre se van reduciendo en cuestión de tiempo, ya que el bebé cada vez aumenta más la cantidad de cada toma.
Incomodidad del pañal Antes de acostar al bebé por la noche asegúrate de que tenga el pañal limpio. Si en las tomas nocturnas lo tiene muy húmedo, cámbiaselo de nuevo para que duerma mejor.
Tiene frío o calor La temperatura ideal para que un bebé duerma es de 18 a 20ºC. No abrigues al bebé más de lo que tú lo estás y ponle pijamas de algodón, transpirables. Son preferibles los sacos de dormir para evitar que se destapen y les despierte el frío.
Molestias intestinales Es importante que el bebé eructe después de las tomas para que no acumule gases, especialmente si toma biberón. Hazle masajes para ayudarle con las molestias intestinales tanto por caca o gases acumulados.
Malestar La salida de los dientes, la fiebre, los mocos o la tos causan incomodidad al peque. Si está dolorido o se encuentra mal puedes darle Apiretal bajo la recomendación de vuestro pediatra, durmiendo más profundo al sentirse mejor. Si tienes tos o mocos es recomendable inclinar el colchón de la cuna para levantar su cabeza y que respire mejor, así como los lavados nasales cada vez que le notemos atascado.
Necesidad de afecto No tardes en acudir cuando el bebé te llame o se espabilará demasiado o incluso se desvelará. Este tipo de despertares se reducen drásticamente cuando se hace colecho ya que nos huelen y se sienten seguros.

Despertares nocturnos durante las crisis de sueño

En ocasiones puede ocurrirnos que el bebé empiece a tener dificultad para dormir: pelea las siestas, le cuesta mucho quedarse dormido, se despierta muchas veces por la noche, se desvela, madruga más de lo usual y está más irritable, las cuales se conocen como crisis de sueño o regresiones (3) .

En concreto, las regresiones de sueño son comunes en edades determinadas: a los 4 meses, a los 8-10, al año de vida, a los 18 meses y a los 2 años, siendo las más frecuentes las que se explican a continuación:

Ten en cuenta que estas edades tienen que tomarse de manera aproximada, es decir, que si observas un aumento en los despertares nocturnos del bebé de 13 meses seguramente se deba a la regresión de sueño de 1 año, que la está pasando algo más tarde.

Por ello, si tu bebé de 8 meses se despierta cada hora lo más probable es que esté pasando por una crisis de sueño, y tendrás que armarte de paciencia y pedir ayuda durante las semanas que dure.

Cuando se pasa por estas épocas de regresión es crucial mantener la calma, hacer turnos para atender al bebé y controlar mucho las rutinas y buenas prácticas de sueño. Debes intentar ver la situación con perspectiva: está pasando por una fase de maduración del sueño. Pronto mejorará.


Mi bebé tiene sueño pero no se duerme

Cada bebé tiene una forma de ser y eso afectará de manera directa a su sueño, alimentación, curiosidad, actividad... Los bebés más movidos e intranquilos en ocasiones no tienen suficiente con los estímulos diurnos, sino que también quieren seguir recibiendo estímulos por la noche.

Para remediar esto es vital tener una buena rutina de sueño, permitiendo que el peque vaya relajándose durante las últimas horas de la tarde y preparando a su cuerpo para el descanso.

Si mi bebé se activa por la noche debemos asegurarnos de que esté lo más relajado posible a la hora de dormir y vigilar que esté dentro de su ventana de sueño: el tiempo que pasa despierto entre siesta y siesta. Quizás le estemos acostando demasiado temprano o muy tarde, estando el bebé sobrecansado y resultándole más difícil conciliar el sueño.

Detrás de un bebé que no duerme también puede estar una regresión de sueño. Si tu bebé tiene las edades susceptibles de sufrir crisis de sueño intensifica los buenos hábitos, y si no es suficiente, siempre puedes consultar a un asesor de sueño infantil.


Bebé inquieto: mueve brazos y piernas durmiendo

El dicho: "dormir como un bebé" no podría estar más equivocado. Los bebés por la noche se mueven, patalean y hacen todo tipo de ruidos, llegando incluso a dificultar el descanso del resto de la familia.

Sin embargo, hay algunos bebés que son más inquietos que otros, logrando girarse en la cuna y ponerse boca abajo o hacer muecas de dolor.

Y es que aunque puede darse el caso de que simplemente el peque sea más movido, si mi bebé duerme muy inquieto y notamos que algo le duele, es muy probable que tenga algún tipo de molestia intestinal:

  • Gases: suelen ser el motivo más frecuente de las molestias al tumbar al bebé. Se les pone la barriga dura y parece que se incomodan más al estar tumbados boca arriba. Asegúrate de que eructe después de las tomas manteniéndole unos minutos vertical junto a ti después de comer.
  • Disquecia del lactante: especialmente frecuente en recién nacidos. Los bebés son tan inmaduros que aún no saben hacer caca, siendo necesario coordinar al apretar el abdominal pero relajar el esfínter. Esto hace que a veces les cueste defecar y les produzca dolor, poniéndose muy rojos y lloriqueando hasta que consiguen hacerlo. Hazle masajes circulares en la barriga en sentido antihorario y múeveles las piernecitas para intentar ayudarles.
  • Reflujo gastroesofágico: el bebé arquea la espalda hacia atrás, especialmente al tumbarle después de las tomas. Intenta que no se llene demasiado y espera unos minutos antes de volver a tumbarle después de comer.

Por norma general, los bebés tienen un sueño inquieto porque aún su descanso es muy superficial, pero si piensas que tu bebé no descansa bien por las molestias intestinales no dudes en consultar a tu pediatra: sabrá cómo ayudarte.


Preguntas frecuentes sobre mi bebé se duerme y se despierta enseguida

¿La crisis de sueño del bebé de 8 meses cuánto dura?

Lo más frecuente es que dure unas semanas (de 1 a 3), aunque podría alargarse. Se superará en menos tiempo si aseguras buenas rutinas de sueño, controlas sus ventanas y evitas que el bebé llegue a dormir sobrecansado.

¿Por qué no duerme mi bebé toda la noche?

Porque su sueño aún es inmaduro y tiene que ir mejorándolo gracias a buenos hábitos e higiene del sueño. Asegúrate de que no llega sobrecansado a dormir o lo contrario: que la última siesta está lo suficientemente alejada de la hora de dormir como para que le dé tiempo a cansarse.

¿Por qué mi bebé de 4 meses se despierta cada hora?

Porque está pasando por la crisis de sueño de los 4 meses, la cual se caracteriza porque un bebé que antes dormía solo, con pocos despertares o ninguno de repente empieza a llorar al despertarse, aumentar su dependencia del pecho para dormir o necesita contacto continuo o incluso que le durmamos en brazos.

Fuentes del artículo
  1. Traver, S. Dulces sueños para niños despiertos: Guía práctica del sueño infantil. Penguin Random House Grupo Editorial España.
  2. Goldberg, N., Rodriguez-Prado, Y., Tillery, R., & Chua, C. Sudden Infant Death Syndrome: A Review. Pediatric Annals, 47(3), e118-e123. https://doi.org/10.3928/19382359-20180221-03
  3. Bilbao, D. Á. Todos a la cama: Cómo ayudar a tu bebé a dormir con amor y confianza. Plataforma.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.