Mamás y Papás

Cómo debe dormir un bebé: siestas con luz hasta los 4 meses

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
955 personas han leído este post en los últimos 12 meses
En pocas palabras

A la hora de elegir cómo debe dormir un bebé la luz es un factor a tener en cuenta. Los recién nacidos deben dormir la siesta con luz y en oscuridad total por la noche, mientras que a partir de los 4 meses pueden empezar a dormir siestas en oscuridad si así descansan mejor.

Cómo debe dormir un bebé: ¿con luz o en oscuridad total?

En función de cómo duerma tu bebé y las horas seguidas que descanse, el sueño dé los bebés te parecerá algo muy sencillo o de lo más complejo.

Hay recién nacidos que desde los 3 o 4 meses son capaces de dormir toda la noche seguida, mientras que otros tienen múltiples despertares nocturnos, lloran cuando les dejas en la cuna o necesitan mamar para quedarse dormidos.

Según cómo sea tu bebé, tendrás que prestar más o menos atención a su descanso, aunque siempre es importante cuidar la higiene del sueño, y uno de los aspectos a tener en cuenta es la luz en la habitación del bebé, tanto la luz por la noche como a la hora de la siesta.


¿Cómo debe dormir un recién nacido?

El sueño del recién nacido no suele dar lugar a muchos problemas ya que al principio están prácticamente todo el día dormidos, haciendo breves despertares cada 3-4 horas para mamar, y permaneciendo poco tiempo despiertos antes de volver a dormirse.

Sin embargo, los recién nacidos aún no tienen marcados los ciclos de sueño-vigilia debido a que su sueño es inmaduro. Esto significa en parte que no tienen asociado que por la noche hay que dormir y por el día hay que espabilarse.

Por ello durante el día hablaremos a un volumen normal aunque estén dormidos, haciendo las actividades normales del día a día, y según vaya cayendo la tarde reduciremos la actividad y el ruido, para permitir que su cuerpo vaya aprendiendo que es el momento de relajarse. En esto toma especial importancia la luz de la habitación del bebé.

Luz de noche del bebé

Es muy importante que los recién nacidos por el día duerman con luz, y que por la noche, según vaya cayendo la tarde, creemos un ambiente de oscuridad y tranquilidad.

Esto debe tenerse en cuenta en las tomas nocturnas y en las mudas del pañal de la noche: la luz para bebés debe ser muy tenue y no tenemos que hablarles ni excitarles, o es muy fácil que se desvelen y les cueste más conciliar el sueño.

Además de la luz del bebé de noche, debes tener muy presente ciertas normas sobre cómo debe dormir un bebé recién nacido de forma segura (1) , para prevenir la muerte súbita:

  • Dormir boca arriba. Si el bebé se gira dormido debemos volver a ponerle hacia arriba hasta que sea capaz de girar en ambas dirección por sí solo.
  • El colchón debe ser firme.
  • La cuna tiene que estar totalmente despejada, sin almohada, juguetes, ropa de cama ni chichoneras mullidas.
  • Ponerles un pijama transpirable y si es necesario un body, pero no abrigar en exceso al bebé.
  • Que la temperatura de su dormitorio no sea muy alta, entre entre 18 y 20 grados centígrados.
  • A ser posible, usar saco de dormir en vez de colchas y mantas, que podrían terminar cubriendo la cara del bebé. El grosor o TOG del saco debe ajustarse a la temperatura de la habitación para evitar abrigarle demasiado.
  • Dormir en el cuarto con adultos preferiblemente el primer año de vida, pero no sacarle de la habitación antes de lo 6 meses.
  • Alimentarle con lactancia materna todo lo posible, ya que entre sus múltiples beneficios está el de proteger de manera natural al bebé de la muerte súbita (2) .
  • Que el bebé use chupete para dormir, la succión nocturna previene que se aletarguen y hagan una apnea.

Dormir la siesta: ¿a oscuras o con luz de bebé?

Que por la noche un bebé duerma en oscuridad puede resultar más obvio, pero la mayoría de dudas surgen en las siestas del bebé: ¿tienen que hacerla en oscuridad total, a plena luz o con una lamparita de noche de bebé?

Como ocurre con muchos otros temas, esto depende directamente de la edad del bebé. En recién nacidos se recomienda que hagan la siesta con luz, mientras que a partir de los 3-4 meses, que ya tienen marcados los ciclos de sueño-vigilia, pueden dormir las siestas con oscuridad:

Luz en la siesta del bebé
Edad Luz en la habitación
Recién nacido Dormir la siesta con luz
Siesta del bebé de 3 meses Dormir al menos una siesta al día en oscuridad
Bebés mayores de 4 meses Pueden dormir las siestas en oscuridad si descansan mejor

Las siestas son fundamentales para que los bebés descansen durante el día y no lleguen con sobrecansancio a la noche, por lo que a partir de los 4 meses puedes ponerle a dormir la siesta en oscuridad si así duerme por más tiempo y descansa más profundamente.

Otros aspectos importantes para evitar un bebé sobrecansado son las ventanas de sueño, trabajar el sueño autónomo y tener una buena rutina diaria. Te dejamos más información por si quieres aprender más y que tu bebé reduzca despertares:


Luz de noche del bebé: lámpara de luz tenue

Prácticamente todo el mundo ha tenido durante algún momento de su infancia una lámpara de noche de bebé o luces para dormir, que nos ayudaban a no tener miedo o simplemente a evitar la oscuridad total.

El uso de estas luces para bebé están muy extendidos, pero no siempre son beneficiosas. Depende de cómo descanse tu peque.

En recién nacidos, la luz del bebé para dormir no es recomendable ya que deben descansar en oscuridad total por la noche y con luz ambiente en la habitación durante las siestas.

La luz nocturna para bebés para las tomas de la noche

Las lamparitas nocturnas pueden ser muy útiles para iluminar de manera tenue la habitación para dar al bebé la toma nocturna o cambiarle el pañal. Así evitaremos encender la luz y que el bebé se despierte demasiado.

En bebés mayores de 4 meses podemos ponerles para dormir una luz tenue de bebé si descansan bien, no siendo recomendable en aquellos peques a los que les cuesta quedarse dormidos o tienen muchos despertares nocturnos.

Al final esta luz para bebé de noche muchas veces se utiliza más en peques mayores de 2 años, que empiezan a tener miedo a la oscuridad, siendo recomendables para ayudarles a dormir tranquilos.

A la hora de elegir luces para dormir, asegúrate que tengan una luz cálida: roja o anaranjada, lo cual ayuda a la liberación de melatonina, directamente relacionada con la conciliación del sueño.


Preguntas frecuentes sobre cómo debe dormir un bebé

¿Cómo debe dormir un bebé la siesta en verano?

Deben hacerlo en una habitación fresca, evitando aires acondicionados de manera directa y con ropa lo más fina y transpirable posible. Los bebés recién nacidos tienen que dormir con luz en la habitación, mientras que a partir de los 4 meses pueden dormir la siesta en oscuridad si descansan mejor.

¿Es buena la luz roja para bebés?

La luz roja para dormir bebés está muy recomendada durante las últimas horas de la tarde y por la noche porque ayuda a la secreción de melatonina en el cuerpo, mejorando la conciliación y la calidad del sueño en bebés, niños y adultos.

¿Se puede encender la luz por la noche en la habitación del bebé?

Si por la noche necesitamos dar la luz para una toma nocturna, cambiar el pañal o atender al bebé, es recomendable que sea una luz tenue, una lamparita de noche que no ilumine demasiado o que lo haga con luz cálida.

Así evitaremos que el bebé se espabile, o le costaría más volver a conciliar el sueño.

Fuentes del artículo
  1. Jullien, S. Sudden infant death syndrome prevention. BMC Pediatrics, 21(Suppl 1), 320. https://doi.org/10.1186/s12887-021-02536-z
  2. Padró, A. Mucha teta. El manual de lactancia materna: Las respuestas a todas tus preguntas. Penguin Random House Grupo Editorial España.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.