Mamás y Papás

Cuándo debe dormir solo un bebé en su habitación, ventajas y desventajas

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
56 personas han leído este post en los últimos 12 meses
En pocas palabras

No hay unanimidad respecto a cuándo debe dormir solo un bebé. Depende de los hábitos de sueño de cada familia y que el bebé tenga como mínimo 6 meses por el riesgo de muerte súbita.

¿Cuándo debe dormir solo un bebé?

Desde que se tiene a un recién nacido en casa el sueño de toda la familia puede verse revolucionado.

Los primeros meses, lo más recomendado es que el bebé duerma en la misma habitación que los padres o madres, considerándose una medida de prevención contra la muerte súbita (1) junto con dormir boca arriba en un colchón firme y despejado, sin ropa de cama, almohadas o juguetes que pudiesen cubrir la cara del bebé y dificultar su respiración.

El motivo de que el bebé permanezca en el cuarto los primeros meses es precisamente ese: que podamos vigilarle, y que al dormir con los mayores su respiración se regula con la de los adultos, haciéndose más rítmica.

Es por ello que la Organización Mundial de la Salud recomienda que el bebé duerma los 12 primeros meses en la habitación con nosotros, no pasándole a su habitación nunca antes de los 6 meses (2) .

En concreto, dormir con el bebé en la cama haciendo colecho o en una cuna sidecar de colecho es la opción más recomendada, aumentando su seguridad, vínculo afectivo y autoestima.


Cuándo pasar al bebé a su habitación

Siempre que se tenga en cuenta la recomendación de no pasar al bebé a su cuarto antes de los 6 meses, la decisión de cuándo pasar al bebé a su habitación es muy personal y depende de cada familia.

Si hacéis colecho y funciona, descansando tanto el bebé como el resto de la familia mejor no cambiarlo, ya que podría suponer un antes y un después en vuestro descanso.

Sin embargo, si sentís que el bebé ya está preparado, o que dormiría de manera más profunda en una habitación él solo, quizás puede ser el momento de pasar al bebé a su habitación.

Esto depende mucho de la rutina de sueño y hábitos de cada familia por lo que debe ser cada uno el que valore cuál es su caso, siendo importante buscar la opción que permita un mejor descanso para todos.

Por norma general, si tu bebé tiene más de 6 meses y no tiene muchos despertares nocturnos puede ser buen momento para pasarle a su propia habitación.


A qué edad duermen los niños solos

El sueño de los bebés es aún inmaduro y tiene que ir madurando con el paso del tiempo, haciéndose cada vez más parecido al de los adultos.

Existen muchas diferencias de un bebé a otro en lo que al sueño respecta. Algunos desde los 3-4 meses son capaces de dormir toda la noche mientras que otros se despiertan cada 2-3 horas para alimentarse o comprobar si seguimos cerca.

Por ello es difícil establecer una norma general sobre cuándo debe dormir solo un bebé, sino que tiene que ser cada familia la que considere si el peque está preparado para dormir solo o no.

Si el bebé aún se despierta muchas veces por la noche lo más probable es que sea demasiado pronto para sacarle de la habitación, aunque en otros casos los padres sienten que ellos pueden ser los causantes de despertares del bebé al cambiarse de postura en la cama, dar alguna luz, toser...

Cómo hacer que un niño duerma solo

Para que un bebé no dependa de nosotros para dormir es necesario trabajar con él el sueño autónomo. Esto no significa irnos de la habitación y que se quede solo, sino estar presentes, que nos sienta cerca, pero intentar que cada vez se consiga dormir con menos apoyo de sueño por nuestra parte.

También es importante tener en cuenta por qué momento está pasando el bebé. Si está en plena etapa de ansiedad por separación o está pasando por una crisis de sueño, las cuales pueden darse a los 4 meses, a los 8-10, al año, a los 18 meses y a los 2 años: no es el mejor momento para intentar cambios.

Si quieres conocer en más detalle las regresiones de sueño, estas son las más frecuentes:


Ventajas y desventajas de pasar al bebé a su habitación

Compartir habitación, o incluso cama con el bebé tiene muchos beneficios aunque también puede tener desventajas.

Sin embargo esto va a estar muy condicionado por los hábitos y rutinas de cada familia, por lo que aquello que en un caso puede ser muy ventajoso, en otra familia puede ser impracticable.

Es importante valorar vuestra situación en particular y considerar si será ventajoso sacar al bebé de la habitación, tanto para su propio descanso como para el vuestro.

En la siguiente tabla se han resumido cuáles son los principales beneficios y desventajas de pasar al bebé a su cuarto, para que valores tu situación:

Ventajas y desventajas de pasar al bebé a su cuarto
Ventajas Desventajas
En bebés con el sueño muy ligero pueden reducirse los despertares, ya que en ocasiones podemos despertarle los propios adultos durante la noche. Si el bebé toma el pecho tardarás más en ir a darle la toma, pudiendo espabilarse y despertándote tú más que cuando se hace colecho.
Podemos leer antes de acostarnos o hablar con nuestra pareja sin miedo a despertar al bebé. En bebés con muchos despertares nocturnos puede resultar agotador, ya que se tendrá que salir varias veces de la habitación por la noche.
Más intimidad con la pareja que si se colecha Al estar en otra habitación la temperatura será diferente, pudiendo surgirnos más dudas sobre cómo abrigar al bebé para dormir.
Si el bebé tiene sueño autónomo le damos más oportunidad de relajarse sin nuestra presencia. Antes de los 6 meses no es recomendable ya que aumenta el riesgo de muerte súbita.
Sueño más profundo, permaneciendo dormidos durante más horas seguidas El bebé llorará fuerte cuando se despierte, pudiendo despertar al resto de la familia, como a hermanos mayores.
El bebé empieza a tener su propio espacio, mejorando en ocasiones el descanso de los padres: el colecho puede ser muy incómodo en bebés que se mueven mucho por la noche. No siempre se dispone de una habitación para que el bebé duerma solo, siendo necesario en ocasiones dormir con algún hermano mayor.

Sin embargo, no debemos pensar que el bebé tendrá menos seguridad en sí mismo ni será más dependiente por dormir con los padres: al contrario.

Los profesionales han demostrado que el compartir habitación con los padres los primeros meses de vida aumenta el autoestima del bebé, su seguridad y su confianza en sí mismos, lo cual se necesita para ser niños independientes en un futuro.


Preguntas frecuentes sobre cuándo debe dormir solo un bebé

¿Un bebé de 4 meses puede dormir solo en su habitación?

No se recomienda, debiéndose permanecer como mínimo hasta los 6 meses en la habitación con los padres o madres, ya que a esa edad el riesgo de muerte súbita aún está presente.

¿Es mejor que un bebé de 6 meses duerma con los padres o solo en su habitación?

Depende de los hábitos de cada familia, sus rutinas de sueño y de cómo sea su descanso.

Si el bebé duerme bien con vosotros en la habitación y vosotros también lo mejor es no cambiar hasta más adelante.

¿Existen señales de cuándo pasar al bebé a su habitación?

, por ejemplo que despertemos al bebé cuando nos metemos en el cuarto, que un progenitor ronque por la noche y despierte al bebé, que haciendo colecho le demos mucho calor y sude por la noche...

Cada familia tiene que valorar si el bebé dormiría mejor solo en una habitación, siempre que supere los 6 meses.

Fuentes del artículo
  1. Goldberg, N., Rodriguez-Prado, Y., Tillery, R., & Chua, C. Sudden Infant Death Syndrome: A Review. Pediatric Annals, 47(3), e118-e123. https://doi.org/10.3928/19382359-20180221-03
  2. OMS. Sueño seguro para su bebé. https://www.nichd.nih.gov/sites/default/files/publications/pubs/Documents/STS_Spanish.pdf

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.