Las crisis de sueño en el bebé: antes dormía toda la noche y ahora no

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
78 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Una crisis del sueño es una etapa en la que un bebé, que dormía bien, empieza a despertarse por la noche, costándole más descansar. También se conocen como regresiones del sueño, y pueden ocurrir a los 4, 8, 12 y 18 meses y a los 2 años.

Qué es una crisis de sueño en el bebé

Conforme va avanzando el desarrollo del bebé, su sueño suele mejorar: aunque duermen menos horas al día, lo hacen más seguido y centrándose en las horas nocturnas.

En ocasiones pasa que bebés que dormían toda la noche seguida, empieza a despertarse múltiples veces, les cuesta mucho conciliar el sueño y llegan incluso a dormir mal en las siestas.

Esto se conoce como una crisis del sueño o regresión del sueño, un momento necesario en la maduración del sueño del bebé, que empieza a ser más parecido al sueño adulto (1) .

¿Cuánto duran las regresiones del sueño? Entre 2 y 6 semanas, lo que se hace muy largo para las madres y padres, que desesperados buscan explicación a por qué su bebé ya no duerme bien.

El sueño del bebé va evolucionado, y las crisis del sueño forman parte de esa evolución. Hay que tener paciencia y respetar las rutinas de sueño. Una vez superada la crisis, volverá a la normalidad.


Causas de las regresiones de sueño

La causa de la regresión de sueño se asocia a momentos clave en los hitos de desarrollo, afectando a cuánto duerme el bebé.

Los bebés van desarrollando nuevas habilidades: introducción de sólidos en su alimentación, aprender a sentarse, a desplazarse, sus primeras palabras...

El bebé está aprendiendo tantas cosas nuevas que cautivan su atención, por lo que dejan de centrarse en dormir, viéndose afectados sus hábitos de sueño anteriores.

Nuestra opinión experta

Además de las crisis del sueño, también su descanso se puede ver afectado por otros factores: dolor de dientes, enfermedades, cansancio extremo, cambios en su rutina, estar en una casa diferente...

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Sólo se considera regresión de sueño cuando un bebé que antes dormía bien, empieza a hacerlo de manera más irregular.


Crisis de sueño según la edad del bebé

Las regresiones de sueño encajan con momentos clave en el desarrollo de los bebés, estando descritas a los 4 meses, a los 8, al año, a los 18 meses y a los 2 años.

Por suerte, el bebé no va a pasar necesariamente por todas ellas. De hecho, muchos bebés no experimentan ninguna, aunque no todas las madres y padres tienen la misma suerte.

La regresión de los 4 meses suele ser la más común, siendo la única que pasan muchos bebés.

Crisis de sueño de los 4 meses

Tu bebé, que ya dormía bastantes horas seguidas empieza a despertarse cada hora, demandando a todas horas el pecho en lactancia materna. De hecho, en muchos casos se solapa con la crisis de lactancia de los 3 meses.

También le empieza a costar mucho conciliar el sueño, necesitando que le cojas en brazos, llorando y poniéndose muy irritable cuando le dejas en la cuna.

La regresión de sueño de los 4 meses también puede afectar a las siestas del bebé, haciéndolas más cortas y en general, descansando peor.

La crisis del sueño del bebé de 4 meses es diferente a las demás, ya que el bebé madura su sueño, haciéndose más similar al de los adultos.

Después de esta regresión del sueño, tu bebé empezará a dormir de manera diferente, reestructurándose por completo su descanso.

Regresión de sueño de los 8 meses

Como su nombre indica, la regresión de sueño de los 8 meses suele aparecer a partir de los 8 meses de edad, en concreto entre los 8 y los 10 meses.

A esta edad, el bebé ya se sienta, está comenzando a hacer sus primeros desplazamientos: gatear, intentar ponerse de pie... también puede estar aprendiendo algunas palabras sencillas.

Nuestra opinión experta

El gran desarrollo cerebral de esta etapa puede juntarse con la salida de los dientes, afectando al descanso de tu bebé y causando la crisis de sueño de los 8 meses.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Crisis de sueño bebé 1 año

A los 12 meses, los bebés experimentan muchos cambios. Es además una etapa dura para las madres lactantes, ya que a la regresión del sueño del año se puede unir la crisis de lactancia del año.

Están aprendiendo a andar, empiezan a reducir el sueño durante el día, haciendo menos siestas y despertándose constantemente.

Al año de vida a los bebés no les interesa ni la comida ni el sueño, sólo quieren jugar, andar y divertirse a todas horas.

Cuando aprenden a caminar, ya no querrán parar de hacerlo. Estarán bastante más cansados y esto irá contribuyendo, poco a poco, a que vuelvan a descansar mejor.

Regresión de sueño de los 18 meses

La crisis de sueño de los 18 meses, o del año y medio, se asocia a dolor por la salida de los dientes, así como a ansiedad por separación.

Los bebés ya van ganando autonomía: manejan la cuchara, saben beber agua de un vasito... cosas mucho más interesantes que irse a dormir.

En esta crisis del sueño, el bebé puede tener auténticas rabietas a la hora de ir a acostarse. No quiere estar en la cama.

Crisis de sueño del bebé de 2 años

Los 2 años son una edad complicada en los bebés, llegando a llamarse por algunos expertos la "adoslescencia".

La regresión de sueño de los 2 años puede estar causada por muchos factores: empezar a ir al baño solitos, el paso de cuna a cama, junto con su autoafirmación del no puede afectar tremendamente a su descanso.

En esta edad también son comunes las rabietas, frustrándose cuando se les lleva la contraria. Aún así, que su genio no nos haga cambiar de opinión, tienen que aprender a no frustrarse cuando se les lleva la contraria.


Cómo actuar en las crisis del sueño

Ante todo, mucha paciencia. Las regresiones de sueño pueden durar de 2 a 6 semanas, lo cual resulta agotador.

Hay una serie de pautas que puedes tener en cuenta para sobrellevar la crisis de sueño del bebé lo mejor posible, e intentar que no se alargue en exceso:.

  • Asegúrate de que se trata de una regresión de sueño: hay muchos otros factores que pueden afectar al descanso de tu bebé de manera puntual, sin tener que suponer una crisis: cambios en la rutina, dentición, catarros...
  • Ten una buena rutina, los bebés necesitan rutinas. Hacer todos los días lo mismo antes de dormir les ayuda a saber que es la hora de descansar: baño, última toma y a la cuna.
  • Vigila que el entorno de dormir sea adecuado: que no haga demasiado calor, siendo lo ideal entre 18 y 20 grados. Un pijama cómodo, un saco de dormir para que no se destape, que no esté abrigado en exceso...
  • Intenta acostarle más temprano: como durante las regresiones de sueño descansan peor, le vendrá bien algo de sueño extra.
  • Controla las ventanas de sueño, es decir, el tiempo que pasan despiertos entre siesta y siesta. Si están sin dormir más tiempo de lo adecuado a su edad, luego llegarán muy cansados a la cuna y les costará conciliar el sueño.
  • Espera a que pase la regresión de sueño antes de suprimir siestas, o hacer otros cambios: cambiarle de cuna o de habitación, quitar el pañal...

Preguntas frecuentes sobre la regresión de sueño

¿Todos los bebés pasan por las regresiones de sueño?

No. Hay bebés que no pasan por ninguna, otros que pasan por alguna y otros casos en los que se ven afectados por todas. Cada caso es diferente.

¿A los 3 meses puede ser la regresión de sueño de los 4 meses?

Podría adelantarse, aunque es más probable que si duerme mal con 3 meses se deba a una crisis de lactancia.

¿Los bebés lloran más por el día durante las regresiones de sueño?

, porque descansan peor por la noche y están más cansados, costándoles aún más conciliar el sueño por el sobrecansancio.

Fuentes del artículo
  1. Traver, S. Dulces sueños para niños despiertos: Guía práctica del sueño infantil. Penguin Random House Grupo Editorial España. https://books.google.ie/books/about/Dulces_sue%C3%B1os_para_ni%C3%B1os_despiertos.html?id=CJ_yDwAAQBAJ&redir_esc=y

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.