Mamás y Papás

Hipospermia: definición, causas, tratamientos y opciones de embarazo

logo Roams
Última actualización: 17 de noviembre de 2023
Laura Remolina
72 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Se considera que un hombre sufre hipospermia cuando el volumen de su eyaculación es inferior a lo normal, siendo menor a 1,5 mililitros de semen.

Qué es la hipospermia

Se define como hipospermia cuando hay una disminución en el volumen de eyaculado, siendo inferior a 1,5 mililitros.

Puede llegar a suponer una causa de esterilidad masculina, pero no necesariamente: si la concentración y calidad espermática es buena, puede lograrse un embarazo sin mayor problema.

El significado de hipospermia viene del latín: hipo (bajo) + spermia (esperma).

De hecho, la hipospermia no suele diagnosticarse hasta que una pareja presenta problemas para concebir.

Cuando se llevan 12 meses teniendo relaciones sexuales sin anticonceptivos y no se logra el embarazo, lo más recomendable es que se valore su fertilidad.

En el caso del hombre, la prueba más básica es un seminograma, un análisis de su eyaculación en el cual se valoran, además de los espermatozoides (1) , aspectos macroscópicos del semen como el volumen, color, viscosidad, pH...

Se considera normal que una eyaculación tenga un volumen de entre 1,5 y 6 ml. Si la eyaculación es menor a esa cantidad se diagnostica hipospermia.

Los casos extremos en los que no hay prácticamente eyaculado se conocen como aspermia.


Causas de la hipospermia

Por norma general, un bajo volumen en la eyaculación suele relacionarse con alteraciones a nivel de la próstata o de las vesículas seminales, existiendo diversos motivos (2) :

  • Eyaculación retrograda parcial: durante la eyaculación, el semen en lugar de salir por la uretra vierte en la vejiga. Puede deberse a una malformación o a medicamentos para la próstata.
  • Falta de conductos deferentes o vesículas seminales. Generalmente se debe a alteraciones a nivel genético.
  • Existencia de alguna obstrucción.
  • Insuficiencia hormonal, particularmente de testosterona.
  • Alteraciones simpáticas: pérdida de los impulsos nerviosos del pene.
  • Eyacular varias veces al día.
  • Haberse sometido a cirugía del cuello vesical: músculos que conectan la vejiga y la uretra.
  • Fumar tabaco.
  • Tener sobrepeso.

En algunas situaciones, la hipospermia puede darse de manera puntual, siendo reversible a los meses de eliminarse la causa, como por ejemplo en el caso de obstrucciones.

En función de cuál sea la causa de la hipospermia, se podrá llevar a cabo un tratamiento específico u otro para mejorar la fertilidad masculina, aunque depende mucho de cada caso.


Hipospermia: tratamiento

A la hora de elegir un tratamiento para la hipospermia es necesario saber qué la está causando, ya que hay ocasiones en las que resolviéndose el origen se consigue una mejora en cuestión de semanas o meses.

Si se tiene un bajo volumen seminal causado por malos hábitos, como el consumo de tabaco, cómo curar la hipospermia es evidente: dejarlo cuanto antes.

Si por el contrario se eyaculan cantidades pequeñas de semen por una obstrucción, la solución de la hipospermia sería someterse a una intervención quirúrgica.

En los casos en los que no hay tratamiento o cura para la hipospermia lo mejor es someterse a técnicas de reproducción asistida, mejorando mucho las probabilidades de embarazo.


Hipospermia y embarazo natural ¿es posible?

Siempre que se tenga una buena concentración y movilidad de espermatozoides, la hipospermia no tiene por qué influir de manera grave en la fertilidad masculina.

Pero en el caso de parejas que no logran un embarazo y se diagnostica el hombre con hipospermia, todo apunta a que el bajo volumen seminal está dificultando la fecundación, siendo más grave si se junta con alteraciones en los espermatozoides:

  • Oligospermia: baja concentración de esperma en la eyaculación, estando por debajo de los 15 millones/ml.
  • Oligoastenozoospermia: baja concentración de espermatozoides en el semen, sumado a que más del 60% presentan problemas en su movilidad.
  • Teratospermia: el porcentaje de espermatozoides con una morfología correcta es inferior a un 15%.

Estos casos reducen mucho las posibilidades de embarazo natural, siendo recomendable recurrir a técnicas de reproducción asistida

La hipospermia es compatible con la inseminación artificial, en función de cada caso, siendo necesario aislar entre 3 y 5 millones de espermatozoides móviles y viables.

Si no existen otras alteraciones que afecten a la calidad seminal, generalmente esto se consigue sin dificultad.

En casos de hipospermia, para que la inseminación artificial sea exitosa es importante que la mujer no tenga ningún problema de fertilidad, así como que sea menor de 35 años.

Si no se consiguiera el embarazo por inseminación artificial siempre podría recurrirse a la fecundación in vitro, en la cual no se necesitan grandes cantidades de espermatozoides viables.


Preguntas frecuentes sobre la hipospermia

¿La hipospermia es hereditaria?

Cuando la causa son alteraciones de herencia genética, como falta de conductos deferentes por ejemplo sí que lo puede ser.

¿Aumenta la hipospermia con la edad?

Con los años se reduce el volumen del eyaculado, pero es algo normal, no teniendo por qué llegar a darse hipospermia.

¿Qué es la oligo-hipospermia?

Es cuando se padece hipospermia y oligospermia: en la eyaculación hay menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro, sumado a que el volumen total de eyaculado es inferior a 1,5 ml.

Fuentes del artículo
  1. Fainberg, J., & Kashanian, J. A. Recent advances in understanding and managing male infertility. F1000Research, 8, F1000 Faculty Rev-670. https://doi.org/10.12688/f1000research.17076.1
  2. Colpi, G. M., Francavilla, S., Haidl, G., Link, K., Behre, H. M., Goulis, D. G., Krausz, C., & Giwercman, A. European Academy of Andrology guideline Management of oligo-astheno-teratozoospermia. Andrology, 6(4), 513-524. https://doi.org/10.1111/andr.12502

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.