Mamás y Papás

Maniobra de Heimlich en bebés: cuándo y cómo hacerla, y técnica de RCP

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
10 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La maniobra de Heimlich en bebés son una serie de posiciones, compresiones y palmadas que debemos hacerle en el pecho y espalda para conseguir que expulse lo que le está provocando atragantamiento.

¿Qué es la maniobra de Heimlich?

La maniobra de Heimlich es una técnica descubierta en 1974 por el médico estadounidense Henry Heimlich, que se emplea para ayudar a alguien que se está atragantando.

Su objetivo es conseguir sacar de las vías aéreas aquello que está provocando el atragantamiento.

La asfixia en un bebé se causa cuando algo que tenía en la boca es inhalado, pasando en lugar de por el esófago: por la tráquea, bloqueando parcial o totalmente la respiración.

Si el cerebro no recibe suficiente oxígeno, el bebé empezará a ponerse azulado, ocasionándose daño cerebral o incluso la muerte (1) si no se hace la técnica de Heimlich en bebés.

Un atragantamiento pone en serio peligro la salud del bebé, pudiendo llegar a ser mortal.

Además de conocer las maniobras de rescate, es vital la prevención, ya que hay algunos objetos o alimentos que provocan atragantamiento con mucha facilidad.

Debemos evitarlos hasta que los peques tengan más de 5 años, siendo una manera de prevenir el atragantamiento y asfixia en bebés:

  • Globos, que al explotarse pueden desprender goma hacia la garganta.
  • Cualquier pieza que se desprenda o juguete pequeño: monedas, tuercas, tornillos, botones, chapas...
  • Alimentos de forma esférica: uvas, ciruelas pequeñas, cerezas, frutos secos... Siempre deben ofrecerse con cortes grandes y seguros como indica el BLW, y en el caso de los frutos secos, solo triturados. Las legumbres como guisantes y garbanzos deben estar bien blanditas y aplastarse un poco con el tenedor.
  • Alimentos de alto riesgo: manzana cruda, zanahoria, palomitas... deben evitarse hasta los 5 años (2) . Deben darse hervidas, para que estén blandas.

Es importante crear un ambiente de tranquilidad mientras los bebés comen: sentados correctamente. Si se están riendo, jugando, o quedándose dormidos, aumenta mucho el riesgo de atragantamiento.

Nuestra opinión experta

Se considera con riesgo de atragantamiento todo aquello que quepa por dentro del cartoncito del papel higiénico: no debe estar al alcance del bebé.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

¿Cuándo hacer la maniobra de Heimlich?

La maniobra de Heimlich del bebé debe hacerse de manera inmediata cuando detectemos que algo está bloqueando su respiración. Se utiliza en bebés menores de 1 año.

En el caso de que el bebé se haya atragantado pero esté tosiendo con fuerza, debemos animarle a seguir haciéndolo, ya que en la mayoría de los casos consiguen expulsarlo por sí mismos.

Si no fuera el caso y no tosiera, para actuar cuanto antes, es importante conocer los síntomas de atragantamiento en bebés:

  • No pueden respirar o lo hacen con dificultad, observándose que las costillas se contraen cuando lo intentan.
  • No son capaces de hacer ruidos fuertes ni emitir sonidos. Tampoco pueden llorar.
  • Tosen de manera ineficaz o poco efectiva, sin fuerza, o directamente no puede toser en absoluto.
  • Emiten un sonido agudo cuando inhalan.
  • Su piel empieza a tomar un color azulado comenzando por las mucosas, como los labios.
  • Si la situación se alarga pueden llegar a perder el conocimiento.

En cuanto detectemos estas señales de atragantamiento, antes de que pierdan el conocimiento, debemos comenzar con la maniobra de Heimlich para bebés, buscando que expulse aquello que le está atragantando.


¿Cómo hacer la maniobra de Heimlich en bebés?

En primer lugar, debemos abrir la boca del bebé porque a veces podemos ver el objeto que no le deja respirar.

En ese caso, introduciremos dos dedos para intentar sacarlo. Si no se ve, no hay que meter la mano nunca o empeorará la situación, ya que según Heimlich, podríamos meterlo más al fondo.

Si la tos va perdiendo fuerza o vemos que el bebé no puede respirar o toser, debemos pasar a realizar la maniobra de Heimlich en bebés:

  1. Sujeta al bebé boca abajo, apoyado sobre tu antebrazo La cabeza debe quedarle más baja de altura que su cuerpo: cabeza abajo.
  2. Da 5 palmadas con cierta fuerza entre sus dos omóplatos Hazlo con la base de la palma de la mano.
  3. Si el objeto no sale así, gira al bebé de manera que esté en la misma posición pero boca arriba Comprueba que su cabeza sigue estando más abajo que su cuerpo.
  4. Coloca dos dedos en su esternón, por debajo de la línea del pezón y da 5 compresiones rápidas de pecho Este es el mismo punto sobre el que se aprieta al hacer la Reanimación Cardio Pulmonar (RCP).
  5. Pon de nuevo al bebé boca abajo, dándole 5 palmadas en la espalda Sigue alternando posiciones hasta que se expulse el objeto, o por el contrario, si el bebé pierde el conocimiento.

Durante el rescate debemos comprobar que seguimos sin ver el objeto, ya que si apareciese, habría que extraerlo con cuidado de la garganta.

Las maniobras de Heimlich fueron en un principio muy criticadas, ya que, a diferencia de las prácticas de la época, que se limitaban a dar palmadas en la espalda y meter la mano en la garganta, cuando se realiza la maniobra e Heimlich en bebés se les pone boca abajo.

Aún así, demostró ser más efectiva y sigue siendo la técnica de prevención de auxilios para bebés que se están atragantando.


Reanimación CardioPulmonar (RCP) para bebés

Si no conseguimos sacar el objeto obstruido y el bebé llega a desmayarse, pide a alguien que llame a emergencias al 112, o utiliza el altavoz del móvil.

Mientras tanto, empieza a hacerle RCP, sin pausa, hasta que venga la ambulancia.

Para reanimar a un bebé que no respira, hay que intentar mantener la calma y llevar a cabo los siguientes pasos:

  1. Tumba al bebé boca arriba en el suelo Apóyale sobre una alfombra o manta para que no se dañe su cabeza.
  2. Con dos dedos, empuja su mentón hacia atrás para conseguir que se le abra la boca Es la maniobra frente-mentón.
  3. Comprueba si respira Se puede saber si se mueve el tórax, o sintiendo con la mano si sale aire de su nariz y boca.
  4. Si no respira, abrimos nuestra boca cubriendo su nariz y boca, y hacemos 5 insuflaciones de rescate de 1 segundo cada una. Al hacerlas, debe inflarse el tórax del bebé, saliendo el aire por su boca.
  5. Si sigue sin respirar, haz 15 compresiones rápidas de pecho colocando los dedos anular y medio en el esternón. Con la compresión debemos observar que el cuerpo se comprima 1/3, aunque hay que tener cuidado de no romperles una costilla. Se debe seguir un ritmo similar a la canción "la Macarena".

Debemos seguir sin parar hasta que llegue la ambulancia, alternando las 5 insuflaciones con las 15 compresiones rápidas.

En caso de no estar sola, si te sintieses agotada puedes turnarte rápidamente con otra persona. Lo importante es que se siga haciendo el masaje cardíaco para que llegue oxígeno al cerebro del bebé.


Preguntas frecuentes sobre la maniobra de Heimlich en bebés

¿Cuándo hay que meter la mano en la boca del bebé atragantado?

Solamente si vemos en la garganta el objeto que le está provocando el atragantamiento.

En ningún caso hay que meter la mano a ciegas.

¿Por qué la maniobra de Heimlich en bebés se hace con dos dedos en vez de con el puño cerrado?

Porque al ser tan pequeños, con dos dedos centramos mejor la presión donde es necesario y evitamos hacerles daño.

¿Si el bebé pierde el conocimiento debo seguir haciendo la maniobra de Heimlich?

Si deja de respirar, debes dejar la técnica de Heimlich y empezar a reanimarle con RCP.

Sabrás que deja de respirar porque se pone de color azulado y no sale aire de su nariz.

Fuentes del artículo
  1. Brkic, F., Umihanic, S., Altumbabic, H., Ramas, A., Salkic, A., Umihanic, S., Mujic, M., Softic, L., & Zulcic, S. Death as a Consequence of Foreign Body Aspiration in Children. Medical Archives (Sarajevo, Bosnia and Herzegovina), 72(3), 220-223. https://doi.org/10.5455/medarh.2018.72.220-223
  2. Sidell, D. R., Kim, I. A., Coker, T. R., Moreno, C., & Shapiro, N. L. Food choking hazards in children. International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology, 77(12), 1940-1946. https://doi.org/10.1016/j.ijporl.2013.09.005

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.