Mamás y Papás

Sonambulismo en niños: cuando hablan y pasean por casa mientras duermen

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina
61 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El sonambulismo en niños es un trastorno del sueño por el cual mientras están en sueño profundo (durante las primeras horas de la noche) hablan, se levantan de la cama y caminan estando dormidos.

Sonambulismo en niños: síntomas

Algo que puede resultar divertido e incluso anecdótico es el sonambulismo en niños. De hecho, es bastante común, estimándose que entre 1 y 3 de cada 10 niños (1) tienen un sonambulismo leve en algún momento de su vida.

Los niños sonámbulos no tienen ningún problema de salud, pero en ocasiones puede llegar a ser molesto para la familia.

Lo más frecuente es que los episodios de sonambulismo se den a primera hora de la noche, cuando llevan entre 1 y 2 horas dormidos y están en sueño profundo.

¿Cómo saber si un niño es sonámbulo? cuando tiene los siguientes síntomas:

  • Sale de la cama y camina con los ojos abiertos o cerrados. En caso de abrirlos están vidriosos y no enfocan.
  • Se sienta en la cama y abre los ojos.
  • Cuando le hablas no responde, y si dice algo no tiene coherencia.
  • Es muy difícil despertarle, y si se hace puede asustarse mucho, estando desorientado.
  • No recuerdan los episodios de sonambulismo e incluso lo niegan.
  • Suelen tener terrores nocturnos.

Lo más frecuente es que se vean niños sonámbulos a partir de los 4 años de edad, siendo frecuente hasta los 8. Sin embargo, también hay casos puntuales en los que se observa en niños pequeños de 2 años sonámbulos.


¿Por qué hay niños sonámbulos?

El sonambulismo es un trastorno del sueño, una parasomnia, en el cual los peques dan paseos nocturnos por la habitación o la casa.

No hay de qué preocuparse, ya que no tiene complicaciones ni deriva en otros trastornos. Aunque se da en ambos sexos, es más raro que una niña sea sonámbula.

¿A qué se debe el sonambulismo? Las causas del sonambulismo en niños no están claras, aunque los episodios son más frecuentes en situaciones de estrés, cuando no duermen las horas suficientes o si se tiene fiebre.

También se piensa que hay un importante componente hereditario, por lo que el sonambulismo en niños podría estar causado porque sus padres también lo fueran, o lo hayan sido en la infancia.


Qué hacer si un niño es sonámbulo

Una vez que sepamos que nuestro niño es sonámbulo, es fácil que nos preocupe qué debemos hacer, y cómo actuar cuando está andando dormido por casa.

Es importante tomar algunas medidas si se tiene un peque sonámbulo, ya que al no estar consciente podría hacerse daño o sufrir un accidente (2) :

  • Tener las habitaciones ordenadas y despejadas: si hay juguetes o muebles en el centro de la habitación o a los pies de la cama es fácil que al levantarse sonámbulo el niño tropiece o incluso se caiga.
  • Cerrar siempre las ventanas y la puerta de casa con llave, y retirarlas del cerrojo. Si dejamos la llave en la puerta podrían abrirla y salir al exterior, lo cual sería muy peligroso.
  • No despertar al niño: lo único que conseguiríamos sería asustarle. Debemos guiarle delicadamente a la cama de nuevo, hablándole con suavidad.
  • Crear un ambiente relajado antes de dormir, teniendo una buena rutina de sueño para fomentar que el peque duerma tranquilo.
  • Asegurarse de que orinan antes de dormir. Si se acuestan con la vejiga llena, las ganas de orinar pueden causar un episodio de sonambulismo, que muy probablemente acabe con pis en la cama, habitación, o el sitio más insospechado.

¿Cómo quitar el sonambulismo en niños?

En la inmensa mayoría de los casos, el sonambulismo es leve, y tiende a ir disminuyendo según el niño crece, desapareciendo generalmente durante la adolescencia.

Si los episodios de sonambulismo en niños son diarios, o son muy agitados ocasionando accidentes, se puede consultar con el pediatra, que si lo considera necesario podría derivarle a un especialista en sueño.

El tratamiento para el sonambulismo en niños suele centrarse en reducir aquello que lo esté causando, como pocas horas de sueño, descanso ineficaz, consumo de algún medicamento...

También se puede recurrir al despertar anticipado: consiste en despertar muy tranquilamente al niño unos 15 minutos antes de la hora a la que suela ponerse sonámbulo, y mantenerle despierto unos minutos.

Esto suele prevenir que el niño camine dormido, pero solo debe hacerse tras hablarlo con un especialista de la unidad de sueño.


Preguntas frecuentes sobre el sonambulismo en niños

¿Qué hacer con los niños sonámbulos que lloran?

No están sonámbulos, sino que tienen pesadillas o terrores nocturnos.

Para evitarlo, hay que intentar que el niño no llegue demasiado cansado a la hora de dormir (acostarle antes), hacer actividad física a diario y reducir las posibles causas de estrés: problemas en el colegio y familiares.

¿Por qué un niño sonámbulo habla dormido?

Hablar es un comportamiento característico del sonambulismo, diciendo frases sin sentido e inconexas.

Se hace debido a que cuando se está en sueño profundo, el cerebro vuelve a activarse, pudiendo hablar, reír, o caminar.

¿Qué es el sonambulismo en niños?

Un trastorno del sueño por el cual los niños se levantan de la cama, andan por la casa, abren puertas, abren los ojos e incluso hablan, aunque siguen estando dormidos.

Fuentes del artículo
  1. Mazza, M., Faia, V., Paciello, N., Della Marca, G., & Mazza, S. Sleep disorders in childhood: a review. La Clinica Terapeutica, 153(3), 189-193. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12161981/
  2. Pilke, A. [Sleep walking and other parasomnias]. Duodecim; Laaketieteellinen Aikakauskirja, 107(18), 1553-1561. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1365390/

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.