Mamás y Papás

Baño del bebé: cómo bañarles, a qué temperatura y con qué frecuencia

logo Roams
Última actualización: 19 de junio de 2023
Laura Remolina

El baño del bebé sirve para limpiar su cuerpo y aprovechar a relajarle, siendo ideal que forme parte de su rutina de sueño de antes de dormir.

Cómo bañar a un bebé

El baño del bebé es uno de los cuidados más placenteros tanto para el recién nacido como para las madres y padres.

Los primeros días de vida, hasta que se termina de caer el cordón umbilical es importante asegurarnos de que este esté bien seco.

Por ello, es importante no sumergir el cordón al bañarles, intentando que no se moje demasiado, y en caso de que salpique agua, secarlo muy bien con una gasa seca, dando suaves toquecitos.

Esto hace que muchas personas opten por dar el principio el baño al recién nacido en seco: se desnuda al bebé y se va limpiando con una esponja humedecida en agua tibia, sin sumerger al pequeño en el agua.

Una vez que se cae el cordón umbilical, ya se puede dar el baño con normalidad. Al principio puede resultar más fácil hacerlo entre dos personas: uno sujeta al bebé y otro le enjabona.

Deben utilizarse siempre productos adecuados para la piel del bebé, ya que los geles para adultos podrían irritarles, al contener más cosméticos, perfumes y sustancias químicas.

Se puede hacer con las manos o con una esponjita, siendo importante hacerlo con mucha suavidad, sin frotar fuerte la piel, ya que les podríamos lastimar.

Nuestra opinión experta

Conviene bañarles de arriba a abajo: empezar por la cabecita, cuello, papada, hombros, brazos, axilas, barriguita, piernas... y dejar para lo último los genitales y el culete.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Temperatura del baño del bebé

La temperatura del agua para bañar a un bebé debe estar controlada, ya que, especialmente cuando son recién nacidos, no son capaces de regular bien su temperatura corporal.

Se considera que durante el baño, lo ideal es que la temperatura del agua del baño del bebé esté entre 35 y 37 grados centígrados (1) , y que la habitación en la que le demos el baño esté bien caldeada: entre 20 y 25 grados.

Temperatura adecuada del agua para bañar al bebé
Temperatura del agua Resultado
<35ºC Demasiado fría
35-37ºC Temperatura adecuada
>37ºC Demasiado caliente

Para asegurarnos de que el agua está a la temperatura correcta, lo más frecuente es usar termómetros especiales para el baño del bebé, los cuales flotan, y nos indican los grados centígrados del agua.

En su defecto, las madres y padres con más experiencia sumergen el codo en el agua. Si se siente tibia, es que es correcta para bañar al bebé.

A partir de los 3 meses, el bebé poco a poco empieza a regular mejor su temperatura y podemos disminuir en verano un par de grados a la temperatura del agua, comprobando siempre que el bebé esté cómodo y no se ponga a llorar.

Aún así, si nos salimos de un rango de 35-37 grados centígrados de temperatura, siempre es conveniente meter al bebé muy poco a poco en el agua, comprobando así si está cómodo con el cambio en los grados.


¿Cada cuánto bañar a un bebé?

Cada cuanto se baña a un bebé depende tanto de factores del propio bebé como de hábitos familiares.

En el caso de un recién nacido, no es necesario bañar al bebé todos los días, aunque si se desea, puede hacerse. Se considera correcto desde bañarlo a diario hasta hacerlo un día sí y dos no.

Esto también depende de la cantidad de caca que haga el bebé, si se le ha salido el pipí del pañal, si ha sudado... en esos casos es recomendable no saltarse el baño.

Sin embargo, cuando los bebés son más mayores y continúan con su desarrollo fisiológico, aprenden a gatear, a andar, a tocar alimentos con sus propias manos... y por ende, a ensuciarse más.

Esto hace que el baño empiece a ser más necesario, siendo interesante hacerlo a diario, además de por higiene, por crear una buena rutina de descanso.

Así, si a diario damos al bebé un baño, le damos de cenar, le lavamos los dientes, leemos un cuento y le acostamos, su cuerpo se va preparando para la hora de dormir, relajándose y calmándose poco a poco.

Bañar al bebé a diario también ayuda a crear un hábito. Los niños crecerán sabiendo que es algo que debe hacerse todos los días, reduciéndose las discusiones al comienzo de la pubertad, en la cual no les suele apetecer hacerlo.


Preguntas frecuentes sobre el baño del bebé

¿Se puede bañar a un bebé después de comer?

, siempre que se le meta poco a poco y sin moverle demasiado, ya que aumentan las posibilidades de que pueda regurgitar.

Por ello, aunque se pueda, es más recomendable bañarle primero, y después alimentarle.

¿Cuánto tiempo debe durar el baño de un bebé según la edad?

En un recién nacido, menos de 5 minutos, ya que aún no son capaces de regular bien la temperatura y podría quedarse frío.

En bebés más mayores, que ya se mantienen sentados, puede alargarse, ya que disfrutan mucho jugando en la bañera, pero debemos vigilar siempre que el agua no se enfríe demasiado.

¿Cuál es la mejor hora para bañar a un bebé?

Depende de cómo les siente el baño. Si después están más relajados, lo ideal es bañarles antes de dormir, para darles después la toma y acostarles.

Si por el contrario el baño les altera, es mejor hacerlo por la mañana.

Fuentes del artículo
  1. Shelov, S. P. Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five. Bantam.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.