Mamás y Papás

El baño del recién nacido: cuarto a 22-24 grados y agua a 35-37

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
7 personas han leído este post en los últimos 12 meses

El baño del recién nacido debe hacerse sin mojar el cordón umbilical y con mucha suavidad, ya que su piel es muy delicada. Vigila la temperatura del cuarto y del agua para que no pase frío.

Baño del recién nacido

El baño del recién nacido es un momento perfecto para relajar al bebé, fortalecer nuestro vínculo, y estimular sus sentidos.

Durante los 9 meses de embarazo, el recién nacido ha estado flotando en el líquido amniótico, siendo este su medio natural.

Por ello, el ratito del baño suele relajar al bebé, ya que la sensación de flotar, y la humedad del agua le recuerda a las semanas de embarazo.

Hace unas décadas, a los bebés se les bañaba justo después del parto, retirándoles la sangre y vérnix pegado a su piel.

A día de hoy, se sabe que esto es contraproducente. El bebé recién nacido tiene que estar las primeras horas en contacto piel con piel con su mamá, para favorecer la lactancia materna.

Además, se sabe que hay que esperar 1 ó 2 días para asear al bebé, permitiendo así que la vérnix, la grasa que les envuelve, se absorba por completo, nutriendo y protegiendo su delicada piel.


Primer baño del bebé

Durante los primeros días de vida del bebé, este hace su primera caca: el meconio. Se recomienda lavar con agua tibia y compresas, sin usar toallitas.

De este mismo modo se recomienda que sea el primer baño del bebé: sin sumergirle en agua, sino usando compresas humedecidas en agua tibia, y frotando con muchísima suavidad su piel.

Se aconseja que la limpieza corporal del recién nacido sea así hasta que se le caiga el cordón umbilical, para asegurar que este no se humedezca (1) .

Deberás tener a mano un cuenco con agua tibia y compresas limpias, desnudar al bebé sobre una toalla o protector e ir frotándole muy suavemente para retirar posibles restos de sangre o grasa de su piel.

Sin embargo, se les puede lavar en bañera para recién nacidos sin problema, siempre que sea rápido para que el bebé no se quede frío.

Si el cordón umbilical se moja o humedece durante el baño no pasa nada, pero deberás asegurarte de secarlo por completo, posando suavemente compresas o papel seco para que se absorba el agua.

Vigila que la temperatura del cuarto sea elevada, a 22-24 grados como mínimo, y hazlo rápido, asegurándote de secar luego muy bien al bebé.

Nuestra opinión experta

Los recién nacidos no regulan bien la temperatura, por lo que pueden quedarse fríos muy rápido. Si sientes que tiene frío, haz contacto piel con piel y dale el pecho para que entre rápido en calor.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

¿Cómo bañar a un recién nacido?

Entre los primeros 5 y 15 días de vida el bebé suele perder el cordón umbilical: ya no hay excusa, toca atrevernos con la bañera del recién nacido.

Para bañar a un bebé recién nacido, además de asegurarnos de que la temperatura del cuarto sea cálida (22-24 grados) deberemos vigilar también la temperatura del agua.

Temperatura del agua para bañar al bebé
Temperatura del agua Resultado
<35ºC Demasiado fría
35-37ºC Temperatura adecuada
>37ºC Demasiado caliente

Si tenemos un termómetro de agua, muy útil para los primeros días del bebé en casa, la temperatura del agua debe estar entre los 35 y los 37 grados.

Nuestra opinión experta

También puedes probar el calor del agua sumergiendo tu codo: debes notarla entre templada y caliente, nunca en exceso.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Al principio, para bañar al recién nacido es mejor hacerlo entre dos personas, aunque poco a poco cogerás soltura y con un adulto será suficiente.

Sumerge despacio al bebé en el agua, por si estuviera demasiado caliente. Déjale disfrutar unos segundo del calor y de la flotabilidad, sujetándole con firmeza pasando un brazo por debajo de su cuerpo, con cuidado con el cuellito.

Debes evitar que le entre agua en los oídos, ya que podría provocarle una otitis.

Empieza remojando la esponja en agua y pásala con suavidad por su carita, así retirarás restos de legañas, leche, saliva... nunca utilices jabón para la cara.

Coge un poco del agua de la bañera en un cuenco, y añade solo unas gotas de jabón para bebés. Aprieta dentro varias veces la esponja para recién nacidos para hacer espuma.

Empieza por su cabeza, frotándola suavemente en círculos. Si tu bebé tiene la costra láctea, remójala una hora antes del baño con aceite para que se reblandezca.

Sigue por el cuerpo, sin frotar nunca con fuerza ya que su piel es muy delicada. Introduce con cuidado la esponja por todos sus repliegues: axilas, barriguita, ingles, detrás de las rodillas...

Deja para lo último los genitales y al final del todo el culete. Podrían tener restos de caca del bebé, que esparcirías sin querer por todo su cuerpo.

No alargues el baño más de 5 minutos, o cuando sientas que el agua está demasiado templada. Saca al bebé con cuidado del agua, y sécale muy bien, asegurándote de que no quede humedad en los repliegues (2) .

Es ideal terminar el baño dando un masaje por todo el cuerpo al bebé, utilizando unas gotas de aceite de almendras o de bebés para estimularle.


Cuándo bañar a un bebé

Al bebé se le puede bañar todos los días, día sí o día no, o incluso una vez cada 3 días.

No debes distanciar más el baño, ya que podrías poner en riesgo su salud, además de que es importante que este forme parte de la rutina del bebé, ayudándole a conciliar el sueño.

Por ello, bañar todos los días al bebé aproximadamente a la misma hora, y luego darle la última toma antes de dormir, le puede ayudar a descansar mejor.

Sin embargo, hay bebés a los que el baño en lugar de relajarles les altera. En estos casos, será mejor bañar a tu peque por las mañanas.

Algunos expertos recomiendan no bañar a diario al bebé recién nacido por el efecto del jabón en su piel. Depende de que valores la situación, y si es más beneficioso para tu bebé la rutina de sueño o el cuidado de su piel.


Preguntas frecuentes sobre el baño del recién nacido

¿Cuánto tiempo hay que esperar para bañar a un recién nacido?

Como mínimo 24 horas, para dar tiempo a que la piel absorba por completo la vérnix.

¿Cómo bañar a un bebé recién nacido con ombligo?

Sin sumergirle en agua, sino con compresas humedecidas.

También lo puedes hacer en bañera, intentando que el cordón umbilical no se moje, y en caso de que se salpicase, asegurándote de que queda bien seco.

¿Cuál es la mejor hora para bañar a un bebé recién nacido?

Si el baño le relaja, justo antes de acostarle: si se duerme a las 20:00, báñale sobre las 19:30 y dale después la última toma antes de dormir.

Si el baño le espabila, hazlo por la mañana.

Fuentes del artículo
  1. Shelov, S. P. Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five. Bantam.
  2. Shelov, S. P., & Kupferman, J. C. El Primer Ano de Su Bebe. American Academy of Pediatrics.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.