Mamás y Papás

Bebé de 23 meses: marca unos límites claros para reducir las rabietas

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
334 personas han leído este post en los últimos 12 meses

En el desarrollo del bebé de 23 meses las rabietas son muy comunes: marca unos límites respetuosos y habla con ellos y cálmales para que aprendan a manejar su frustración.

Desarrollo motor del bebé de 23 meses

El bebé de 23 meses puede caminar con mucha seguridad y de manera muy estable, correteando por todas las partes de la casa.

Cada vez tiene más confianza en sí mismo, mejorando su autoestima y autonomía, pero aún puede caerse de vez en cuando, especialmente al correr: anímale y réstale importancia para que no coja miedo.

Es una fase en el que su motricidad fina le permite abrir y cerrar tapones de botella, cremalleras... y nuevos retos a los que tenga que enfrentarse.

En esta fase exploran mucho su fuerza, animándose a arrastrar objetos muy pesados e incluso enfadándose si no pueden con ellos.

Como su autonomía sigue aumentando y juegan más tiempo solos pueden ser más peligrosos los atragantamientos: no deben jugar con cosas pequeñas, como monedas, botones, frutos secos...

Nuestra opinión experta

Todo lo que quepa por dentro del cartoncito interior del papel higiénico se considera de alto riesgo de atragantamiento, y no debe estar a su alcance.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Debemos comprobar que nuestra casa sea segura para ellos: proteger enchufes, esquinas, anclar muebles a la pared, barreras en las escaleras... los accidentes son muy comunes a esta edad.

Para el bebé a los 23 meses sigue siendo importante explorar su autonomía. Esto, junto con el mayor control de esfínteres podrá hacer que empiecen a interesarse por el orinal.

Podrás observar que su pañal permanece seco por más tiempo, por lo que puedes decirle que te avise cuando tenga ganas de hacer pipí o caca y que vaya practicando con el orinal.

Cuando le veas preparado podrás retirarle el pañal, siendo importante no adelantarse ni compararle con otros niños: cada uno tiene su ritmo.

No pasa nada si es demasiado pronto y hay que volver al pañal unas semanas: no le hagas sentir que ha sido un fracaso. Poco a poco irá aprendiendo a controlar sus esfínteres y lo conseguirá.

Si te preocupa el desarrollo de tu bebé de 23 meses de vida, puede interesarte cubrirle con un seguro privado de salud. Así dispondrás de especialistas siempre que lo necesites.

Hazle a tu bebé un seguro de salud


Desarrollo cognitivo del bebé de 23 meses: evolución del lenguaje

En el bebé de 23 meses de desarrollo el lenguaje sigue mejorando, siendo frecuente que use frases cortas de 2-3 palabras (1) como: "no quiero más", "yo solo", "quiero agua"...

Están en una etapa en la que es clave su autonomía y su capacidad de decisión, siendo bastante más independientes y jugando por más tiempo a solas.

El hecho de que sigue formando su carácter, junto con su necesidad de reafirmación puede provocar que tenga grandes rabietas cuando les llevemos la contraria.

Debemos armarnos de paciencia y nunca gritarles ni a dejarles solos, sino hacer uso de nuestra inteligencia emocional: hablar con ellos, explicarles qué les pasa... esta etapa es clave en el manejo de su frustración.

Nuestra opinión experta

Los adultos somos nosotros, por lo que no debemos ponernos a su altura y gritarles sin control. Mantén la calma, respira y gestiona la situación con calma.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Poco a poco seguirán la transición de la rabia al razonamiento, comenzando a gestionar sus emociones. Por ello es clave dialogar con ellos y escucharles. Hará que vayan entendiendo que pueden comunicarse sin necesidad de llorar o gritar.

Intensifica el refuerzo positivo: del mismo modo que le haces saber cuando se equivoca, anímale cuando haga algo bien. Su autoestima lo necesita, y le ayudará a aprender qué es lo correcto.

Asegúrate de que al final del día le hayas repetido más veces lo que hace bien que lo que hace mal. Se está formando su personalidad y necesita comprender a manejar la frustración.

Con respecto al desarrollo cognitivo del bebé de 23 meses de edad, cada vez es capaz de concentrarse y estar atento (2) durante más tiempo, entreteniéndose solo ratos cada vez más largos.

Su mayor autonomía le hará imitar actos cotidianos como jugar a cocinar, hablar por teléfono, leer... hazle sentir partícipe.

Sigue leyéndole todos los días un cuento: el hábito de leer es necesario para su inteligencia, imaginación, atención, curiosidad... Es importante que nos vean leer en casa ya que aprenden por imitación.

Para el desarrollo social de un bebé de 23 meses necesita relacionarse a diario con otros niños en la guardería, en el parque, en casa: así aprenderá a compartir, resolver conflictos, interactuar...


Estimulación de los hitos de desarrollo del bebé de 23 meses

Hay muchas formas de estimular el desarrollo emocional de un bebé de 23 meses. El aumento de su atención hará que te escuche más activamente y ya entienden gran cantidad de vocabulario.

Una manera ideal es que te ayude con pequeñas tareas, haciéndole sentir partícipe: pídele ayuda para recoger la habitación, guardar la ropa limpia en el armario, vestirse y desvestirse...

Además, con estas actividades para bebés de 23 meses podrás estimular sus sentidos, especialmente si aprovechas a hacerlas con ellos, mejorando vuestro vínculo y por ello, su confianza y autoestima:

  • Juegos simbólicos para su curiosidad e imaginación: cuidar a bebés, jugar a imaginar que un objeto es otro mejor, inventar historias con marionetas o simular conversaciones telefónicas cambiando la voz... ¡imaginación al poder!
  • Dibujar y colorear con lápices o ceras de colores: se lo pasará en grande e irá mejorando su habilidad, así como con plastilina o arcilla. El aumento de su motricidad fina le permite dibujar garabatos con mayor precisión.
  • Rompecabezas, puzzles sencillos o juegos de construcción: ideales para su desarrollo cognitivo y lógico, les entretendrán durante horas.
  • Ejercicio al aire libre, si es con otros niños, mejor: el pilla pilla, al escondite, a chutar la pelota, a lanzarla con las manos... Además, conseguiremos que se canse y duerma mucho mejor.

Evita al máximo la exposición a pantallas antes de los 2 años. Mantenle alejado del móvil y de la televisión: frenan radicalmente su desarrollo lingüístico.

Ten presente que la naturaleza es el mejor entorno para ellos. Aprovechad los fines de semana para hacer excursiones por el campo y jugar al aire libre. Es vital para el desarrollo perceptivo del bebé de 23 meses.

Uno de los mejores estímulos seguirá siendo leer todas las noches un cuento juntos. Incluirlo en su rutina de sueño estimulará a diario tanto sus sentidos como su desarrollo cognitivo.


Alimentación del bebé de 23 meses

La alimentación del bebé de 23 meses debe basarse en una dieta sana y equilibrada.

Idealmente, esta se compondrá de alimentos reales (verduras, frutas, carne, pescados, legumbres, cereales, lácteos) y evitar los ultraprocesados, comida preparada y bollería industrial.

Los lácteos siguen teniendo un papel clave en su desarrollo. Si le sigues dando el pecho, continúa porque es la mejor opción, estando la leche materna recomendada hasta los 2 años de edad o más si así se desea.

Si por el contrario toma biberón deben ser de leche entera de vaca, tomando un mínimo de 500 ml al día. Las leches de continuación no están recomendadas por su gran contenido en azúcares.

Debemos seguir evitando los alimentos con riesgo de atragantamiento y pescados de gran tamaño como cazón, pez espada, tintorera o atún rojo, por su alto nivel de metales: no se recomiendan hasta los 10 años.

Para el desarrollo de su lenguaje y que acepte mejor los alimentos es ideal que coma con el resto de la familia: aprenden por imitación.

Cada vez manejará los cubiertos con más destreza. Déjale practicar todo lo posible para que mejore su técnica. Se sentirá más autónomo: ya puede hacerlo él solo.

Como en ocasiones puedes quedarte sin ideas de qué hacerle para comer, te dejamos un ejemplo de menú para un bebé de 23 meses: saludable, equilibrado y adaptado a sus requerimientos nutricionales.

Menú para bebés de 23 meses
Horario Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes
Desayuno Leche materna/bibe + macedonia y queso fresco Leche materna/bibe + melón y con zumo de naranja Leche materna/bibe + pan con tomate, aceite y aguacate Leche materna/bibe + porridge avena con crema de cacahuete Leche materna/bibe + pan con tomate y huevo revuelto
Media mañana Leche materna/bibe + fruta Leche materna/bibe + fruta Leche materna/bibe + fruta Leche materna/bibe + fruta Leche materna/bibe + fruta
Almuerzo Arroz con cebolla, tomate y coliflor, filete de salmón al horno con lechuga, melón Guisantes con patata, huevo cocido con salsa tomate, pera Sémola de maíz, pollo guisado con cebolla, manzana hervida y naranja Crema de nabo y zanahoria, bacalao con patatas al horno, mandarina Sopa espesa de quinoa, albóndigas de garbanzos, naranja
Merienda Yogur + papilla pera y paraguaya Leche materna/bibe + compota manzana Queso fresco + papilla kiwi y plátano Leche materna/bibe + papilla melón y pera Yogur + papilla sandía y mango
Cena Tortilla de bonito y tomate aliñado + leche materna/bibe Tostada de aceite y aguacate + leche materna/bibe Croqueta de atún con brócoli + leche materna/bibe Trocitos de pavo guisado y yuca + leche materna/bibe Judías verdes tiernas y bastones de boniato + leche materna/bibe
Noche Leche materna/bibe Leche materna/bibe Leche materna/bibe Leche materna/bibe Leche materna/bibe

Su dieta debe seguir siendo baja en sal y sin azúcares añadidos, relacionados directamente con el sobrepeso y la obesidad infantil, peligrosamente extendida en la actualidad.

Para evitar la deshidratación es importante que le ofrezcamos agua durante todo el día, aumentando la frecuencia en los meses de verano y cuando esté haciendo actividad física, como en el parque.


Preguntas frecuentes sobre el desarrollo del bebé de 23 meses

¿Cuánto pesa y cuánto mide un bebé a los 23 meses?

Con 23 meses de vida el bebé suele pesar 12-13 kg y medir unos 87 cm, siendo algo inferior por norma general en el caso de las niñas, aunque depende mucho de su percentil.

¿Por qué mi bebé de 23 meses se enfada tanto?

Es una edad en la que tienen cada vez más autonomía, teniendo grandes pataletas si les llevamos la contraria.

Están en plena fase de decir a todo que "no", por lo que debemos marcar unos límites claros sobre lo que pueden hacer y lo que se espera de ellos, y acompañarles, calmarles y explicarles la situación si tienen una rabieta.

¿Debo seguir dando purés a un bebé de 23 meses?

No más que los que tome el resto de la familia.

Deben comer sólidos porque la masticación es muy importante para que desarrollen la musculatura de la cara, involucrada también en el lenguaje.

Fuentes del artículo
  1. Duque, H., & Yepes, H. D. Desarrollo integral del niño 0-3 años: manual para padres de familia, jardineras, niñeras, educadores. Editorial San Pablo. https://books.google.ie/books?id=UT2X8lD4DqYC&pg=PA15&dq=desarrollo+del+bebe+mes+a+mes&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwin2K7IvtX7AhXymFwKHbowBFAQ6AF6BAgNEAI#v=onepage&q=desarrollo%20del%20bebe%20mes%20a%20mes&f=false
  2. Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años | EnFamilia. Consultado en https://enfamilia.aeped.es/lecturas-recomendadas/guia-practica-para-padres-desde-nacimiento-hasta-3

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.