Mamás y Papás

La conservación de leche materna en ambiente, nevera o congelador

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
20 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La conservación de la leche materna es vital para que mantenga sus propiedades únicas. Almacénala recién extraída 3-4 horas a temperatura ambiente, 72 horas en nevera o 6 meses en congelador. Lo ideal: caliéntala al baño maría antes y desecha lo que sobre.

Cómo almacenar leche materna

Ya te has habituado a sacarte leche con el sacaleches, puede que hasta estés haciendo o tengas ya tu propio banco de leche... pero, ¿cómo guardar la leche materna adecuadamente?

Debido a sus componentes, la leche materna es un elemento vivo, por lo que su almacenado, descongelado y calentado tiene que hacerse de manera especial para que mantenga sus propiedades.

La duración de la leche materna una vez extraída depende de cómo la conservemos, conservándose de menos a más a temperatura ambiente, refrigerada y por último congelada:

  • A temperatura ambiente: alrededor de 6-8 horas, siendo lo ideal consumirla en 3-4 horas.
  • Refrigerada en nevera: 72 horas.
  • Congelada: hasta 12 meses, siendo más óptimo su consumo en los primeros 6.

Para la conservación de la leche materna a cualquier temperatura lo ideal es hacerlo en frascos adecuados para ello, como biberones, y siempre bien tapados.

No es necesario esterilizar los frascos cada vez que los vayas a utilizar. Con hacerlo el primer día (cuando lo estrenas) basta. Luego con limpiar con agua y jabón y aclarar de manera abundante es suficiente.


Cómo descongelar leche materna

Aunque hace unos años la recomendación era pasarla del congelador la nevera para que descongelase lentamente, a día de hoy se sabe que es mejor descongelarla directamente para su uso.

De esta manera, es como mantiene al máximo sus propiedades.

La leche materna congelada en bolsas se debe calentar con agua caliente, siendo la manera más segura para el bebé y respetuosa para los componentes de la leche.

Lo más fácil para descongelar leche materna es llenar un recipiente, como un plato hondo, o un bol con agua caliente del grifo, e introducir la bolsa cerrada con la leche congelada.

También puedes calentar agua en el microondas o en la vitro, y meter luego la bolsa congelada. Al fin y al cabo, es hacer descongelar la leche al baño maría.

La leche materna debe descongelarse justo antes de la toma, para que no pierda sus propiedades... comprueba siempre antes la temperatura para no quemar al bebé.

Nuestra opinión experta

Una vez que la leche esté descongelada y caliente, puedes pasarla a un biberón y dársela al peque.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Lo que hayas calentado y sobre hay que tirarlo después de la toma. Por eso lo ideal es no guardar en las bolsas de congelado más de 70 ml, para no desperdiciar leche.


Cómo calentar la leche materna

Para ello, lo mejor es hacerlo del mismo modo que la descongelación: calentar el biberón al baño maría.

El uso de microondas no está recomendado, ya que si calientas de más puede llegar a hervir con facilidad, y se perderían algunas de las propiedades de la leche.

Lo más práctico es pasar la leche extraída al biberón en el que le vayas a dar la toma, y calentarlo todo al baño maría, sumergiéndolo en un bol con agua calentita.

Calcula bien la cantidad, ya que lo que calientes no se debe volver a refrigerar: lo que sobre hay que tirarlo.

Esto es porque aunque nos lavemos las manos y seamos lo más higiénicas posibles al extraer la leche, en ella hay bacterias que proliferan más una vez se calienta la leche. Por eso no se puede conservar lo que sobre.


Leche materna en nevera y a temperatura ambiente

Como es evidente, la leche materna una vez extraída se conserva mejor refrigerada en nevera (menos de 5ºC) que a temperatura ambiente (menos de 25ºC).

¿Cuánto dura la leche materna en la nevera? Si es recién extraída, unos 3 días (72 horas). Es importante no dejar la leche en la puerta de la nevera, ya que la temperatura fluctúa más.

Lo mejor es que la leche materna en la nevera esté en la balda de arriba, que es la más fresca, siempre en un recipiente cerrado para evitar que coja olores de otros alimentos.

La leche materna a temperatura ambiente dura menos, especialmente en verano, cuando hace más calor, considerando como temperatura ambiente menos de 25ºC.

¿Cuánto dura la leche materna fuera de la nevera? unas 6-8 horas, siendo lo ideal consumirla sin superar las 3-4 horas. Cuanto más calor haga, más rápido se podrá contaminar.

Debido a la riqueza de sus componentes, la leche materna a temperatura ambiente es un excelente caldo de cultivo para bacterias. Es mejor dejarla en la nevera, o consumirla lo antes posible (1) .


Conservación de leche materna

En resumen, la leche materna como mejor se conserva es congelada, luego refrigerada y por último a temperatura ambiente.

Si tenemos claro que vamos a congelar leche materna, lo mejor es hacerlo cuanto antes, recién extraída, para que se conserven sus propiedades lo mejor posible.

Si por el contrario la leche se va a consumir ese mismo día, déjala refrigerada en la nevera, se conservará mejor que a temperatura ambiente.

En función de si la leche está recién extraída, descongelada en nevera o al baño maría, tendrá una duración u otra:

Conservación de la leche materna
Leche materna A temperatura ambiente (menos de 25ºC) Refrigerada (menos de 5ºC) Congelada (menos de -18ºC)
Recién extraída 6-8 horas 72 horas 12 meses
Descongelada en la nevera 4 horas (hasta la próxima toma) 24 horas No volver a congelar
Descongelada al baño maría Tirar lo que sobre tras la toma 4 horas No volver a congelar

Respeta siempre estos plazos, tanto para evitar contaminaciones, como para que tu bebé pueda disfrutar de todos los beneficios de la leche materna.


Preguntas frecuentes sobre la conservación de leche materna

¿Se puede calentar un biberón al microondas?

Preferiblemente no. En el microondas es fácil que hierva, y estropearía el componente vivo de la leche materna.

Si te refieres a leche artificial, puedes hacerlo pero asegúrate de agitar luego bien el biberón y probar la temperatura de la leche, para evitar posibles quemaduras.

¿Se puede recalentar la leche materna?

No, lo que sobre una vez calentado se puede guardar como mucho 30 minutos, y no volver a calentar. A partir de ahí es mejor desecharlo.

¿Se puede mezclar la leche materna?

Depende. Puedes mezclar dos leches refrigeradas siempre que estén a la misma temperatura: nunca una refrigerada con otra a temperatura ambiente: estropearás la cadena de frío.

Enfría primero la leche y luego podrás unirlas en un mismo bote.

Ten en cuenta que al mezclar, tendrás que considerar la caducidad de la leche más antigua que has mezclado: como aguanta en nevera 72 horas, si juntas una recién extraída con una de hace 2 días la mezcla caducará en 24 horas.

La leche descongelada también la puedes mezclar, vigilando que esté a la misma temperatura.

¿Se puede mezclar la leche materna extraída?

. Se pueden juntar dos extracciones de leche materna obtenidas en 24 horas y congelarla, pero asegúrate siempre de que estén a la misma temperatura para no romper la cadena de frío.

¿Por qué mi leche descongelada huele mal?

Cuando se pone mala la leche, huele fatal, a rancio muy fuerte: debes tirarla.

A veces, si huele ligeramente, no es que se haya puesto mala, es efecto de la lipasa: una enzima que tiene la leche para ayudar a la digestión del bebé a degradar la grasa.

En ocasiones esta empieza a actuar al conservar la leche, dándole cierto sabor amargo. A los bebés no les suele importar, y no hay problema en que la consuman, es totalmente viable.

Fuentes del artículo
  1. Eglash, A., Simon, L., & Academy of Breastfeeding Medicine. ABM Clinical Protocol #8: Human Milk Storage Information for Home Use for Full-Term Infants, Revised 2017. Breastfeeding Medicine: The Official Journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 12(7), 390-395. https://doi.org/10.1089/bfm.2017.29047.aje

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.