Mamás y Papás

Pezones invertidos: mano en forma de "C" para facilitar el agarre

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
4 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Los pezones invertidos en lugar de sobresalir hacia fuera lo hacen para adentro, y el pezón plano no sobresale. Ninguno tiene por qué influir en la lactancia: puedes agarrarte el pecho en forma de "C" e introducir la areola en la boquita del bebé.

Tipos de pezones: pezones invertidos

La areola es la zona coloreada, más oscura, en la punta del pecho, mientras que el pezón es la piel del centro de la aerola, que generalmente se extiende hacia fuera en punta.

Aunque estemos acostumbradas a la típica imagen de un pezón que sobresale, ni muy grande ni muy pequeño... no todos los pezones y areolas son iguales.

Lo más común es que el pezón sobresalga hacia fuera, pero puede haber pezones invertidos o planos:

  • Pezones invertidos: el pezón está para dentro por la existencia de fibras que lo sujetan desde el interior. En vez de sobresalir hacia fuera se mete para dentro, haciéndolo aún más cuando se endurece.
  • Pezones planos: en este caso, prácticamente no sobresale nada hacia fuera o nada en absoluto.

Ante dudas sobre si tienes un pezón hundido o no, puedes hacer la siguiente prueba: pellízcate los bordes de la areola... ¿sale para dentro o se esconde?

Si has tenido uno o dos pezones invertidos toda la vida no hay de qué preocuparse. Sin embargo, si solías tener un pezón hacia fuera y ha empezado a estar hundido debes ir al médico con urgencia: es un signo de cáncer.


Pezones invertidos y lactancia

Si tienes los pezones hundidos y quieres dar el pecho no tienes de qué preocuparte.

El bebé no mama por el pezón, lo hace por la areola completa, por lo que no hay problema si tienes el pezón hundido o plano. Aunque debes tener en cuenta una serie de pautas.

El pezón sirve para facilitar que el bebé encuentre el pecho. Durante el embarazo, la areola se oscurece, facilitando que el bebé lo encuentre tras el parto.

Pellízcate la areola hacia el pezón para que éste sobresalga justo antes de que el bebé mame.

Ahora, para ponérselo fácil al bebé y que haga un agarre correcto aunque tengas los pezones para adentro, prueba lo siguiente:

Poniendo tu mano en forma de "C", agárrate la punta del pecho para que sobresalga entre tus dedos, como si cogieras un bocadillo. Sin soltar, introduce la parte del pecho que sale de la "C" en la boquita del bebé.

Así, aunque no encuentre el pezón sabrá dónde tiene que agarrarse, y al succionar tu pezón saldrá hacia fuera.

Lo más probable, es que aunque durante el primer mes de lactancia tengas que estar sacándote el pezón hacia fuera, o haciendo bocadillo, sería normal que pronto, de la propia succión del bebé el pezón sobresalga siempre.


Formadores de pezón y pezoneras

Otra opción para pezones invertidos o planos es usar algún producto que ayude tanto al agarre como a moldear tu pezón. Es el caso de los formadores de pezón y las pezoneras:

  • Formadores de pezón: son unos discos de silicona que se colocan sobre la areola y van ejerciendo presión sobre el pezón, consiguiendo poco a poco que vaya sobresaliendo hacia fuera. Se usan desde el embarazo para preparar el pezón para la lactancia materna.
  • Pezoneras: son también discos finos de silicona con agujeros en la zona del pezón para que salga la leche. Se colocan durante la toma, y ayudan tanto a que protruya el pezón hundido o plano al mamar como a reducir el dolor por roce en caso de grietas o problemas en el agarre. Sólo deberían usarse como solución puntual y no como normal general. El bebé puede hacerse dependiente de ellas y se han asociado a problemas, como baja ganancia de peso en bebés debido a que con pezonera el pecho se estimula menos y el aumento de producción de leche es menor (1) .

Si te preocupa tener el pezón hundido o plano, no pierdes nada por usar desde la mitad del embarazo formadores de pezón, a ver si consigues que vayan sobresaliendo un poco.

Pero recuerda que aunque no los uses no hay problema, siempre puedes facilitar el agarre del bebé cogiendo el pecho en forma de "C".

Fuentes del artículo
  1. McKechnie, A. C., & Eglash, A. Nipple Shields: A Review of the Literature. Breastfeeding Medicine, 5(6), 309-314. https://doi.org/10.1089/bfm.2010.0003

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.