Mamás y Papás

La mastitis causa dolor, enrojecimiento del pecho y hasta fiebre

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina

La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria, con o sin infección. Es muy dolorosa para la madre, pudiendo enrojecerse el pecho y dar hasta fiebre alta. Supone el motivo más frecuente de abandono no deseado de la lactancia.

Mastitis en lactancia: causas

La mastitis es una inflamación en parte o toda la glándula mamaria, que puede cursar con o sin infección.

Son bastante más comunes las mastitis en lactancia materna, aunque también pueden padecerla mujeres no lactantes u hombres.

La causa principal de la mastitis es la leche que queda obstruida en la mama (1) .

También puede haber otros orígenes:

  • Bloqueo de un conducto mamario, impidiendo el correcto vaciado del pecho. La leche queda retenida, siendo un excelente caldo de cultivo para las bacterias, por lo que se crea una infección.
  • Heridas o grietas en el pezón, que pueden infectarse, pasando la infección a los conductos mamarios.
  • Tratamiento antibióticos antes o después del parto, que hagan que bajen las defensas del organismo.

En general, la bacteria principal en las mastitis es la estafilococo aureus, que prolifera en la leche materna por cualquiera de las causas anteriores.

Entre los componentes de la leche materna hay bacterias beneficiosas para el bebé y la glándula mamaria, pero cuando por un mal drenaje del pecho se desequilibran y predominan ciertos tipos puede llegar a infectar el pecho.

De hecho, existen factores de riesgo para desarrollar mastitis:

  • Haber tenido mastitis anteriormente.
  • Grietas en los pezones, que pueden infectarse, llegando la infección a los conductos mamarios.
  • Presión en el pecho bloqueando conductos: por ejemplo, por un bolso o sujetador que apriete en la axila, por el cinturón de seguridad, o por presionar con nuestros dedos el pecho siempre durante la toma.
  • Mala técnica de lactancia: no vaciar el pecho por completo en cada toma, no alternar pechos, distanciar tomas...
  • Estrés o cansancio.
  • Mala alimentación.
  • Madre fumadora.

La mastitis es la causa principal del abandono no deseado en lactancia materna, aunque de hecho, lo peor que se puede hacer cuando se padece es dejar de dar de mamar al bebé.


Síntomas de mastitis

En ocasiones durante podemos tener dolor en el pecho durante la lactancia. Este puede deberse a grietas, ingurgitación mamaria, bultos en el pecho... todos ellos pueden desencadenar una mastitis.

El dolor de pecho en la lactancia, u otros síntomas de mastitis pueden aparecer de repente, y tienes que saber distinguirlos para actuar cuanto antes:

  • Mamas sensibles y pecho caliente.
  • Inflamación mamaria: pecho hinchado por completo o en una parte.
  • Bulto en el pecho o zonas engrosadas en la glándula mamaria.
  • Dolor de pecho, o sensación de quemazón, todo el rato o que incrementa durante la toma.
  • Piel del pecho enrojecida.
  • Malestar general: con síntomas similares a los de la gripe: cansancio, dolor de cuerpo... sensación de estar enfermando.
  • Fiebre de 38ºC o más.
  • La leche no sale bien cuando el bebé succiona.
  • Disminución en la producción de leche.
  • Puede aparecer una perla de leche por infección: zona en el pezón amarillenta, poco definida.

Si piensas que podrías tener mastitis, puedes valorar la opción de hacerte un seguro privado de salud. Así podrán revisarte pronto y evitar que se complique.

Cuida de tu salud con un seguro privado


Tipos de mastitis

En función de la gravedad de los síntomas, y del malestar de la madre, podemos distinguir entre dos tipos de mastitis: mastitis subaguda y mastitis aguda.

Mastitis subaguda

Se siente dolor en el pecho, por dentro, detrás del pezón. En ocasiones como pinchazos profundos.

Suele sentirse ardor, quemazón en parte de la glándula mamaria. El pezón y areola es común que se pongan de color rosado.

Duele especialmente mientras se da de mamar al bebé, y no se pone la piel del pecho roja en ninguna zona, ni tienes malestar general ni fiebre.

Mastitis aguda

La mastitis aguda se identifica con facilidad ya que aparece una mancha roja en la piel del pecho, pudiendo llegar a cubrir casi todo su volumen y porque es la mastitis con fiebre.

Este enrojecimiento se nota caliente, y puede estar duro al tacto. Cuando las toxinas de la zona enrojecida llegan a la sangre, se tiene malestar general, similar a la gripe: dolor de cuerpo, fiebre, malestar...

También se siente dolor en el pecho, ya sea parcial o en toda la mama.

Tipos de mastitis, síntomas y tratamiento
Nombre Síntomas Tratamiento
Mastitis subaguda Dolor en el pecho, areola rosada Dar de mamar + antibiótico
Mastitis aguda Dolor, fiebre, enrojecimiento en el pecho Dar de mamar + antibiótico
Mastitis de repetición Dolor, fiebre, enrojecimiento en el pecho Correción en la manera de amamantar + antibióticos

Mastitis en lactancia: tratamiento

El mejor tratamiento es la prevención. Para prevenir la mastitis debes:

  • Asegúrate de que el pecho se vacía por completo con cada toma.
  • Cambia la posición en la que das de mamar al bebé: recuerda que la zona de la barbilla del bebé es por donde se succiona más, por lo que si tienes una molestia en una parte del pecho, utiliza una posición en la que el bebé apunte ahí con su barbilla.
  • El bebé tiene que agarrar correctamente el pecho. Un agarre incorrecto no vacía la mama adecuadamente.
  • Deja de fumar.

El tratamiento contra la mastitis es antiinflamatorio, generalmente ibuprofeno cada 8 horas, y si hay infección un antibiótico, que será uno u otro en función de qué bacteria predomine.

Como generalmente están causadas por estafilococo aureus, se suelen tratar con amoxicilina-clavulánico durante 7-10 días. La mastitis con fiebre se reducirá al disminuir la infección.

Si el antibiótico no fuera efectivo, o tuvieras una mastitis de repetición, tendrías que ir a la matrona para que te hiciera un cultivo de leche: así se pondría antibiótico específico contra la bacteria predominante.

Es muy importante seguir dando el pecho aunque tengas mastitis: si no drenas las glándulas empeorarán, y no es perjudicial para el bebé, aunque tengas infección.


Preguntas frecuentes sobre la mastitis

¿Cuáles son las causas de mastitis en mujeres no lactantes?

Se causa por una dilatación en los conductos galactóforos, acumulándose secreciones que tienden a infectarse.

¿Qué es un galactocele?

Una dilatación de los conductos de la leche (conductos galactóforos) que provoca obstrucción y puede desencadenar en mastitis.

¿Por qué siento dolor en la axila izquierda en lactancia?

El dolor de axila suele estar relacionado con una congestión en el pecho, pudiendo desencadenar en mastitis. Aplica frío y masajea y drena el pecho dando de mamar al bebé para solucionar la molestia en la axila.

¿Puedo seguir dando el pecho si tengo mastitis?

Puedes y debes. Si dejas de dar el pecho, se congestionará, agravando aún más la inflamación e infección propia de la mastitis. Además, aunque tengas mastitis la leche no es perjudicial para el bebé

Puede que rechace el pecho porque al estar lleno le cuesta más esfuerzo succionar, pero insiste hasta que te lo vacíe para poder curarte cuando antes.

Fuentes del artículo
  1. Amir, L. H., & Academy of Breastfeeding Medicine Protocol Committee. ABM clinical protocol #4: Mastitis, revised March 2014. Breastfeeding Medicine: The Official Journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 9(5), 239-243. https://doi.org/10.1089/bfm.2014.9984

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.