Mamás y Papás

Las grietas en el pezón se crean por un agarre incorrecto del bebé

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
121 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Las grietas en el pezón son heridas que se causan por un agarre incorrecto del bebé al mamar: generalmente porque en vez de cubrir con su boca gran parte de la areola sólo succiona del pezón. Para curarlas, déjate secar el pecho al aire después de cada toma.

Grietas en el pezón

¿Qué son las grietas en el pezón? son heridas o fisuras que aparecen en los laterales del pezón por un mal agarre durante la lactancia materna.

Las grietas pueden resultar tremendamente dolorosas durante la toma, llegando a provocar en muchos casos que la madre interrumpa la lactancia.

Si el agarre del bebé no es correcto, antes o después aparecerán las grietas del pezón en la lactancia (1) .

El principal motivo suele ser que el bebé no tiene la boca bien abierta: en vez de cubrir prácticamente toda la areola, está succionando únicamente del pezón, ocasionando las grietas con sus labios y encías.

Fruto del roce, a ti te creará heridas, mientras que al bebé le saldrá el callo de succión del lactante.


Cómo curar las grietas del pezón

Si no sabes cómo curar una grieta en el pezón, lo primero es corregir su origen para que no siga empeorando: revisar el agarre del bebé:

Boca bien abierta, cubriendo más la areola por arriba que por abajo, mejillas redondeadas, labios evertidos, sin chasquidos al mamar, eje cabeza-hombros-cadera del bebé alineado, cabeza de frente a la orientación del pezón, nariz despejada...

Si el agarre es correcto, y aún así la herida no se te está curando o incluso empeora, consulta con tu matrona o una asesora de lactancia: quizás el bebé tiene el frenillo sublingual corto.

En estos casos, el recién nacido hace un agarre incorrecto ya que el frenillo no le permite llevar la lengua a la base de la areola, dejándola en el pezón y causando por ello las grietas.

Una vez corregido el agarre, para curar rápido las grietas del pezón lo mejor es mantener el pecho al aire, el mayor tiempo posible, para que se sequen las heridas y cicatricen.

El roce de prendas como los sujetadores o pijamas pueden empeorar la grieta del pezón, y harán que no se sequen después de la toma, estando húmedos todo el tiempo.

Por ello, lo mejor es después de la toma dejar un tiempo el pecho al aire para que se sequen y se puedan curar.

Nuestra opinión experta

Antes se recomendaba curar las grietas con la propia leche materna. No es buena idea ya que la leche contiene bacterias, que podrían infectar la herida. Además, no ayudaría a que la grieta se secara y cicatrice.

foto del autor
Laura RemolinaRedactora experta en salud infantil

Las cremas para grietas en el pezón tampoco terminan de demostrar su eficacia. Son cremas de lanolina, una sustancia natural que segregan los animales con lana para impermeabilizarla.

Esto podría contribuir a que no se secase correctamente la piel bajo la crema: por lo que lo es más recomendable no aplicar nada tras la toma, y dejar el pezón secarse al aire.

Además, durante el embarazo aparecen en los pezones las glándulas de Montgomery, que secretan sebo para proteger la piel del pezón y areola durante la lactancia.

Por ello, es importante en la ducha no frotarnos los pezones con jabón, sino simplemente dejar que les caiga el agua. Sino, estaríamos retirando esta protección natural.


¿Cuánto tardan en curar las grietas en el pezón?

Si queremos curar rápido las grietas del pezón lo primero es corregir el agarre. Una vez que este sea adecuado, cesará el origen de la herida, pudiendo empezar a cicatrizar.

Sobre cuánto duran las grietas en el pezón, no hay una duración exacta. En un par de días empezarás a notar mejoría, y poco a poco desaparecerán.

Las grietas por dar de mamar pueden tardar algo más en curar que una herida en otra parte del cuerpo, ya que se humedece varias veces al día: en cada toma.

Es muy importante que el agarre siga siendo correcto en todo momento. La grieta puede curarse en pocos días, pero si en una sola toma el agarre es incorrecto volverá a abrirse la herida.

En última instancia, antes de abandonar la lactancia, si te duele mucho al dar de mamar puedes hacer lactancia en diferido: sacarte leche con el sacaleches y dársela al bebé con el biberón hasta que se te cure la grieta.

Esto no es recomendable ya que puede darse en el bebé la confusión tetina-pezón, pero siempre será mejor que tirar la toalla y dejar de darle el pecho.

Si las grietas en el pezón te están dando problemas, puedes valorar la opción de hacerte un seguro privado de salud. Así podrán revisarte pronto y evitar que se complique.

Cuida de tu salud con un seguro privado


Grietas en el pezón por sacaleches

En ocasiones puede ocurrir que el agarre del bebé sea perfecto pero nos hagamos daño con el sacaleches.

Con los sacaleches manuales hay que tener especial cuidado: no podemos hacer demasiada fuerza ya que la piel del pezón y de la areola puede resentirse. Los eléctricos hacen una succión mucho más suave.

Pero lo más peligroso en cuanto a grietas es que la copa del sacaleches no sea de tu talla: si es demasiado pequeña el pezón roza con el túnel de la copa, y demasiado grande te irritará la areola ya que esta entra por el túnel con la succión.

Cuando es de tu talla, sólo el pezón entrará por el túnel de la copa del sacaleches, de manera centrada: sin rozar por los lados con la copa.

Los fabricantes especifican en sus instrucciones las medidas de las copas: mídete el pezón en su base, y en función de los milímetros que te mida, elige tamaño de copa:

  • Hasta 17mm: copa de 21 mm.
  • Hasta 20mm: copa de 24 mm.
  • Hasta 23mm: copa de 27 mm.
  • Hasta 26mm: copa de 30 mm.
  • Hasta 32mm: copa de 36 mm.

Preguntas frecuentes sobre grietas en el pezón

¿Es bueno echarse aceite de oliva para las grietas en el pezón?

Puede ayudar a proteger la piel por su grasa, pero tus glándulas de Montgomery ya hacen esa función (siempre que no te laves a diario los pezones con jabón y la retires).

Aún así, no es malo y se absorbe rápido por lo que no hará nada al bebé. Puedes probar a ver si te funciona y si es así: adelante.

¿Puedo tener dolor en el pezón por lactancia sin grietas?

Sí, y es señal de que algo no está yendo bien. Corrige el agarre con tu matrona y que revise el frenillo del bebé. Quizás no tienes grietas aún, pero podrían tardar poco en aparecer.

También podrías estar refiriéndote al dolor que ocasiona a veces el reflejo de eyección: la salida de la leche. Se siente como un pellizco, y dura sólo al principio de la toma.

¿Qué hacer si tengo grietas y no puedo dar de mamar?

Sácate leche con el sacaleches y alimenta a tu bebé con biberón hasta que se te curen las grietas. Vigila que tu talla de copa de sacaleches sea la adecuada y déjate el pecho al aire para que se sequen las heridas.

Cuando vuelvas a dar el pecho al bebé, asegúrate de que el agarre sea correcto o volverán a aparecer en las primeras tomas.

¿Cómo preparar los pezones para la lactancia para evitar grietas?

Tus pezones ya están preparados para la lactancia, la selección natural y la evolución llevan años haciéndolo.

Lo que tienes que hacer es informarte de cómo es un agarre correcto, para que el día que nazca tu bebé no tengas problemas y se originen grietas.

Fuentes del artículo
  1. Berens, P., Eglash, A., Malloy, M., & Steube, A. M. ABM Clinical Protocol #26: Persistent Pain with Breastfeeding. Breastfeeding Medicine: The Official Journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 11(2), 46-53. https://doi.org/10.1089/bfm.2016.29002.pjb

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.