Mamás y Papás

La perla de leche puede salir por los labios del bebé o por infección

logo Roams
Última actualización: 22 de junio de 2023
Laura Remolina
750 personas han leído este post en los últimos 12 meses

Una perla de leche es un grano blanco en el pezón, que suele ocasionar dolor. Si es redonda y superficial no es peligrosa, pero si el grano está poco definido y es amarillento ve a tu matrona, podría ser una infección.

¿Qué es una perla de leche?

Una perla de leche es un punto blanco en el pezón, un granito, también conocido como perla de lactancia.

Este se produce generalmente por el roce del bebé al mamar en lactancia materna, aumentando su tamaño después de la toma y desinflamándose después (1) .

Pasados unos días, el granito blanco en el pezón pasa a ser un pellejo, después una costra y finalmente termina cayéndose.

Hay veces que la perla de leche en lactancia no evoluciona, y sigue manteniéndose igual de 2 a 4 semanas (2) , generando mucho dolor a la madre durante la toma, como si te clavasen una aguja.

Punto blanco en el pezón: síntoma de embarazo

Un síntoma de embarazo bastante común es la aparición de puntitos blancos en el pezón, los cuales no tienen nada que ver con las perlas de leche, no generan dolor ni molestia alguna. Son simplemente granitos blancos en el pecho causados por los fuertes cambios hormonales propios de la gestación.


Tipos de perlas de leche

Las perlas de leche pueden estar provocadas por los labios del bebé o por una infección, teniendo que actuarse de manera diferente en cada caso:

Perlas de leche por tracción

En la mayoría de los casos, el punto blanco en el pezón por lactancia suele deberse al roce del bebé al mamar: perla de leche por tracción, o bien porque existe un agarre incorrecto del bebé (3) .

Se trata de un grano en el seno que duele: superficial, redondo y de un color muy blanco.

Se ocasionan porque el bebé succione del pezón en lugar de la areola, o por un movimiento que haga puntualmente al mamar: por ejemplo, que tire del pezón durante la toma o que gire la cabeza con el pezón en la boca ante un ruido.

Esto provoca un daño en un conducto, haciendo que se retenga la leche. Y, ¿qué pasa con la leche que queda en el seno? El agua se reabsorbe, pero el resto de componentes de la leche, como la grasa, no lo hacen (4) , formando el grano en el pezón.

Las perlas de leche por tracción es fácil que aparezcan durante las crisis de lactancia, en las que es frecuente que el bebé se pelee con el pecho (5) y no lo vacíe por completo, sintiéndose las tetas llenas de leche.

Perlas de leche por infección

Al contrario que el caso anterior, el punto blanco en el pezón no está tan bien definido y redondeado, sino que tiene un tono más amarillento y parece más profundo.

Esta perla de lactancia se debe a una infección, y suele ser la punta del iceberg, llegando antes o después de una mastitis u obstrucción (6) .

La perla por infección es un grano en el seno que duele mucho, un pinchazo agudo que puede irradiarse hacia la espalda. Hay que actuar cuanto antes ya que empeora con facilidad.

Pus en el pezón durante la lactancia

Si la mastitis no se trata a tiempo y se complica puedes llegar a tener pus en el pezón en lactancia, además de un dolor insoportable, como si tuvieses agujas en los pezones. Dar el pecho no tiene que doler, si te molesta acude cuanto antes a la matrona para corregir el agarre del bebé.

Si dar el pecho te está causando problemas, podría interesarte la opción de hacerte un seguro privado de salud. Así podrán revisarte pronto y evitar que se complique.

Cuida de tu salud con un seguro privado


Cómo curar una perla de leche

Las perlas de leche por tracción puedes quitártelas en casa o que se encargue tu matrona:

Un truco casero para quitarlas es sumergir el pecho unos minutos en agua caliente para que se ablande. A continuación, frotar con una toalla fosca para intentar desprenderlo.

También puedes visitar a tu matrona, que con una aguja estéril pinzará el puntito blanco en el pezón y lo limpiará (7) .

Quites la perla de leche como la quites, da después de mamar al bebé para que el conducto se limpie por completo y se eliminen los restos de la ampolla del pezón por lactancia .

Las perlas de leche por infección no hay que quitarlas nunca, sólo empeoraría la situación. Ve a ver a tu matrona lo antes posible y que te recomiende cómo actuar.

¿Purelan™ para perlas de leche?

El Purelan es una crema de lanolina que trata la sequedad y tirantez de la piel, aliviando las molestias ocasionadas por el roce, pero poco puede hacer frente a una ampolla en la mama. Si tienes el pezón hinchado y con dolor por lactancia, consúltalo con tu matrona.

En resumen, estas son las características de cada tipo de perla de leche, para que puedas diferenciar si se trata de una perla de leche por tracción o por infección, y cómo actuar en cada caso:

Tipos de perla de leche en lactancia
Tipo de perla Características ¿Cómo quitar la perla de leche?
Perla por tracción Redonda, nacarada, regular, superficial y dolorosa durante la toma Acudir a matrona, puede pincharse para reducir dolor. Desaparece sola en 15 días.
Perla por infección Irregular, blanca-amarillenta, profunda y dolorosa incluso fuera de la toma Acudir a matrona, no deben pincharse nunca. Pueden ayudar los probióticos para el dolor.

Preguntas frecuentes sobre las perlas de leche

¿Puede salirme una perla de leche sin lactancia?

. Puede ocasionarse una perla de leche en el pezón sin embarazo por el roce de alguna prenda o ante alguna infección. Acude a tu matrona y que valore el caso para ver cómo tratar la ampolla en el pezón sin amamantar.

¿Por qué no se me quita la perla de leche?

En ocasiones pueden durar hasta más de un mes, depende de lo superficiales que sean y de su tamaño. Prueba a remojar los pezones en agua caliente antes de las tomas del bebé: a veces se quitan por la propia succión.

Si aún así la ampolla blanca en el pezón se resiste, visita a tu matrona a ver qué opina.

¿Son peligrosas las perlas de leche?

Este molesto punto blanco en el pezón si se trata no es peligroso, pero sí que ocasionan un dolor punzante como de quemazón, que puede llegar a ser muy intenso (8) .

¿Si mi peque tiene una bolita blanca en el pezón es una perla de leche en bebés?

No. Los bebés pueden tener puntos blancos en la areola, que se trata de grasa y no son dolorosos.

Consúltalo con el pediatra para quedarte más tranquila.

¿Debo preocuparme si tengo una perla de leche durante el embarazo?

Consúltalo con tu pediatra. No debes preocuparte por algo blanco en el pezón, pero en el caso de que se trate de una perla de leche por infección, debes controlarla a tiempo.

Si los puntos blancos en los pezones no te causan dolor, quizás no son perlas de leche, sino un síntoma típico del embarazo por las fluctuaciones hormonales: puntitos blancos en los pezones.

¿Es bueno echar leche en el pezón para aliviar el dolor en pecho por lactancia sin bulto?

Aunque se ha aconsejado muchos años, a día de hoy no es recomendable untar el pezón con leche, ya que la humedad continua podría favorecer la aparición de infecciones.

Es mejor lavarse el pezón con normalidad en la ducha, evitando frotarlos con jabón: con agua es suficiente.

Fuentes del artículo
  1. Berens, P. D. Breast Pain: Engorgement, Nipple Pain, and Mastitis. Clinical Obstetrics and Gynecology, 58(4), 902-914. https://doi.org/10.1097/GRF.0000000000000153
  2. Douglas, P. Re-thinking lactation-related nipple pain and damage. Women’s Health (London, England), 18, 17455057221087864. https://doi.org/10.1177/17455057221087865
  3. Padro, A. Somos la leche: Dudas, consejos y falsos mitos sobre la lactancia / We Are Milk: Doubts, advice, and false myths about breastfeeding. National Geographic Books.
  4. Ballard, O., & Morrow, A. L. Human milk composition: nutrients and bioactive factors. Pediatric Clinics of North America, 60(1), 49-74. https://doi.org/10.1016/j.pcl.2012.10.002
  5. Padró, A. Mucha teta. El manual de lactancia materna: Las respuestas a todas tus preguntas. Penguin Random House Grupo Editorial España.
  6. Amir, L. H., & Academy of Breastfeeding Medicine Protocol Committee. ABM clinical protocol #4: Mastitis, revised March 2014. Breastfeeding Medicine: The Official Journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 9(5), 239-243. https://doi.org/10.1089/bfm.2014.9984
  7. Jacobs, A., Abou-Dakn, M., Becker, K., Both, D., Gatermann, S., Gresens, R., Groß, M., Jochum, F., Kühnert, M., Rouw, E., Scheele, M., Strauss, A., Strempel, A.-K., Vetter, K., & Wöckel, A. S3-Guidelines for the Treatment of Inflammatory Breast Disease during the Lactation Period: AWMF Guidelines, Registry No. 015/071 (short version) AWMF Leitlinien-Register Nr. 015/071 Geburtshilfe Und Frauenheilkunde, 73(12), 1202-1208. https://doi.org/10.1055/s-0033-1360115
  8. Feenstra, M. M., Jørgine Kirkeby, M., Thygesen, M., Danbjørg, D. B., & Kronborg, H. Early breastfeeding problems: A mixed method study of mothers’ experiences. Sexual & Reproductive Healthcare: Official Journal of the Swedish Association of Midwives, 16, 167-174. https://doi.org/10.1016/j.srhc.2018.04.003

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.