Mamás y Papás

Inseminación artificial casera: hazte la inseminación tú misma en casa

logo Roams
Última actualización: 7 de febrero de 2024
Laura Remolina
51 personas han leído este post en los últimos 12 meses

La inseminación artificial casera consiste en inyectarte en la vagina semen de tu pareja o de un banco de semen, siendo la probabilidad de éxito similar a cuando se tienen relaciones sexuales e inferior a una clínica de fertilidad.

¿Qué es una inseminación artificial casera?

La inseminación artificial casera es el proceso por el cual se lleva a cabo una inseminación artificial (IA) en casa, haciendo uso de un kit de IA.

Como se hace desde casa por la propia mujer que quiere ser madre o por su pareja, no se considera un tratamiento de fertilidad como tal: no hay médicos que controlen el proceso.

Es muy común que recurran a esta técnica madres solteras o parejas de lesbianas que quieren ser mamás, pudiendo recurrir a semen de un donante para llevarla a cabo.

No tiene mucho sentido que lo lleven a cabo parejas formadas por un hombre y una mujer que pueden tener relaciones sexuales con penetración, ya que las probabilidades de embarazo son similares.


Cómo hacer una inseminación artificial casera paso a paso

Para llevar una inseminación artificial casera debes previamente reunir el material necesario:

  • Jeringa estéril de 5 ml a ser posible incorporada a una cánula y sin aguja.
  • Guantes.
  • Recipiente estéril en el que depositar la muestra de semen.
  • Suero fisiológico tibio, a la temperatura corporal: 37ºC.

Una vez que tienes todo el material: ¿cómo se hace una inseminación artificial casera?. Puedes hacerla tú sola, pero es preferible que te ayuden para no tener que incorporarte en ningún momento.

  1. Pon la muestra de semen en el bote estéril Ya sea de tu pareja o procedente de donante
  2. Añade encima el suero fisiológico Unos 2 ml o lo suficiente para que la muestra sea más líquida y pueda cogerse mejor.
  3. Túmbate boca arriba cómoda Ponte cojines bajo los riñones para levantar algo la pelvis.
  4. Absorbe con la jeringa la muestra de semen con suero Ponte previamente los guantes, y hazlo lentamente, absorbiendo la totalidad del contenido.
  5. Mete la jeringa en tu vagina Profundamente, para acercarse lo máximo al útero, pero sin hacerte daño.
  6. Inserta lentamente el contenido en tu vagina Comprueba que sale el total del contenido.
  7. Lava el envase con otros 2 ml de suero y repite el proceso Así te aseguras de que se aprovechen todos los espermatozoides posibles. Hazlo sin levantarte en ningún momento.
  8. Reposa en esa postura durante 30 minutos Así darás tiempo a que los espermatozoides alcancen el óvulo.

Con respecto a la procedencia del semen, puedes comprar una muestra congelada procedente de un banco de semen, la cual será de alta calidad, y te aseguran que está libre de enfermedades.

En ese caso debes seguir en todo momento las pautas de descongelación que te den desde el banco de semen, siendo muy importante que no esté demasiado frío, ya que esto afecta a su movilidad.


Inseminación artificial casera y embarazo

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la inseminación artificial casera en mujeres tiene las mismas probabilidades de embarazo que con relaciones sexuales, siendo inferiores a una inseminación artificial en una clínica.

En la clínica de fertilidad someterán al semen a un proceso de capacitación para mejorarlo, introducirán el semen en el útero en lugar de en la vagina, y además si es necesario te estimularán hormonalmente.

Todo ello aumenta mucho las probabilidades de embarazo, por lo que con la inseminación casera artificial el éxito es menor evidentemente que en una clínica.

Sin embargo, esta puede ser una buena opción para mujeres solteras o parejas lesbianas que quieren ser madres, y que que no tienen ningún problema de fertilidad, ya que si no las opciones de éxito serían mínimas.

Las probabilidades de éxito serán mayores cuanto más joven sea la mujer: la reserva ovárica empieza a disminuir mucho a partir de los 35 años.

Siempre puede intentarse, y si no se consiguiese recurrir a especialistas en fertilidad, ya sea por clínica o por un tratamiento gratuito por la Seguridad Social.


Riesgos de la inseminación artificial casera

Los riesgos que existen al llevar a cabo una inseminación artificial en casa son los mismos que al tener una relación sexual: riesgo de contagiarse de una enfermedad de transmisión sexual.

Por ello, es recomendable recurrir a semen procedente de un banco de esperma, el cual cumple unos requisitos mínimos establecidos en la Ley 14/2006 (1) de las técnicas de reproducción asistida.

Cuidado con las infecciones de transmisión sexual

Estas no se contagian solo por tener relaciones sexuales sin preservativo, también se transmiten por entrar en contacto con semen de alguien contagiado, ya que los virus están en el líquido seminal.

El semen de un donante procedente de un banco de esperma pertenece a alguien sano, tanto física como mentalmente, libre de infecciones y con unas características físicas e inmunológicas (grupo sanguíneo y Rh) similares a ti.

También existe el riesgo de hacerte daño a la hora de introducir la jeringa en la vagina. Debes hacerlo profundo pero sin sentir dolor: los espermatozoides pasarán solos de la vagina al cuello del útero.


Preguntas frecuentes sobre la inseminación artificial casera

¿Cuál es la jurisprudencia de la inseminación artificial casera?

Es un método totalmente legal, pero que al ser casero no está contemplado en la Ley 14/2006 de técnicas de reproducción asistida, ni hay estudios sobre sus tasas de éxito.

¿La inseminación artificial casera funciona?

Si el semen utilizado es de buena calidad y tu no tienes ningún problema de esterilidad, , teniendo las mismas posibilidades de éxito que una relación sexual.

¿Es mejor hacer una inseminación artificial en clínica o la inseminación artificial casera?

Es mucho mejor la inseminación artificial en clínica: el semen se capacita para que mejore su calidad, se deposita el semen en el útero en lugar de en la vagina, se te estimula hormonalmente si es necesario y además todo el proceso está controlado por un especialista en fertilidad.

Fuentes del artículo
  1. BOE. BOE.es - BOE-A-2006-9292 Ley 14/2006, de XXVI de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida. Consultado en .https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2006-9292#:~:text=Toda%20mujer%20mayor%20de%2018,manera%20libre%2C%20consciente%20y%20expresa

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.