Mamás y Papás

Crisis de los 18 meses: mi bebé tiene sueño pero se resiste a dormir

logo Roams
Última actualización: 29 de septiembre de 2023
Laura Remolina
933 personas han leído este post en los últimos 12 meses
En pocas palabras

La crisis de los 18 meses es la penúltima regresión de sueño, en la cual un bebé que dormía bien empieza a pelear las siestas, no querer dormir y a despertarse por la noche.

Regresión de sueño de los 18 meses

Cuando parece que nuestro bebé está empezando a dormir mejor, reduciendo los despertares y adaptándose a las rutinas de descanso llega otra crisis del sueño, la penúltima, la regresión de lo 18 meses.

Como en otras crisis de sueño de los bebés, nuestro peque empieza a descansar peor, a pelear las siestas, a llorar antes de dormir e incluso a desvelarse en plena noche, sin que podamos hacer mucho para remediarlo.

¿Por qué mi bebé de 18 meses no duerme bien? Se considera que las principales causas de la regresión del sueño a los 18 meses son (1) :

  • Están en una etapa de ansiedad por separación, probablemente la más intensa no queriendo separarse de mamá (o papá) en ningún momento y llorando desconsoladamente cuando no nos tiene a la vista.
  • Etapa de rabietas y mayor independencia: el desarrollo del bebé de 18 meses se caracteriza por el deseo de independencia y sus primeras pataletas, siendo muy importante establecer límites claros. Es probable que su palabra favorita sea: no.
  • Hitos de desarrollo: aprender a hablar, a correr, subir y bajar escaleras... la crisis del año y medio se ve muy influenciada por estas nuevas habilidades, queriendo practicarlas durante todo el día, llegando a afectar a su sueño.
  • Salida de dientes, en particular de los colmillos y las muelas, resultándoles doloroso.

Si tu bebé ya ha pasado antes por alguna crisis del sueño no será nuevo para ti. Las más frecuentes son la de los 4 meses, la de los 8-10 y la regresión de sueño del año:


¿Cuánto dura la crisis de los 18 meses?

La regresión del sueño de los 18 meses puede hacerse muy dura debido a que los peques ya son más mayores e independientes, pudiendo hacer rabietas en el momento más inesperado.

Es muy importante no flaquear y seguir con buenos hábitos, así como no introducir nuevos cambios que podrían afectar aún más al sueño del bebé.

Mi bebé tiene sueño pero se resiste a dormir

La regresión de 18 meses suele durar de 2 a 6 semanas, dependiendo mucho de cada bebé y de cómo actuemos nosotros.


Síntomas de regresión de los 18 meses

Es fácil reconocer cuándo se está pasando por la crisis de sueño del bebé de 18 meses porque se experimenta un cambio muy brusco en su descanso: básicamente, el peque dormía bien y deja de hacerlo.

Algunas de las características de la crisis de los 18 meses en bebés son:

  • Se resiste a la hora de dormir: peleando tanto las siestas como antes de dormir por la noche. En ocasiones se ponen a llorar según entramos en su dormitorio: no tienen interés en descansar
  • Se duermen más tarde de lo habitual, alargando su última ventana de sueño y llegando a agotarse.
  • Aumentan los despertares nocturnos, despertándose varias veces en la noche sin motivo aparente, pudiendo llegar incluso a desvelarse.
  • El bebé está más irritable: la combinación de dormirse más tarde y aumentar los despertares nocturnos se traduce en bebés sobrecansados, que pueden tener una rabieta con mucha facilidad.

Aunque no tienen por qué verse todos estos patrones, es muy probable que tu peque presente algunas de estos síntomas de la crisis del sueño de 18 meses, afectando tanto a su propio descanso como al del resto de la familia.


¿Qué hacer en la crisis de sueño de los 18 meses?

Nuestra forma de actuar frente a la crisis de los 18 meses de sueño, será clave en su duración, siendo importante continuar con las buenas pautas de higiene del sueño.

  • Sigue con una buena rutina de sueño pero sé flexible si observamos señales de sueño y consideras que es mejor adelantar un poquito el horario. No es buen momento para introducir cambios.
  • Salid por las tardes a hacer actividades al aire libre, que le estimulen y exijan cierto esfuerzo físico: ir al parque, jugar a la pelota, dar un paseo... esto reducirá su estrés y le ayudará mucho a conciliar el sueño
  • Asegura que duerme como mínimo una siesta al día, aproximadamente de 13:00 a 15:00, idealmente después de comer. Así no llegará agotado a la hora de dormir ni alargará demasiado su última ventana de sueño.
  • No introduzcas nuevos apoyos de sueño: si le vuelves a dormir en brazos, o recuperáis el colecho por ejemplo, luego querrá que lo sigáis haciendo.
  • Ten mucha paciencia y dale muchos mimos: esta fase puede ser dura para ellos y mostrarnos distantes solo empeorará su ansiedad por separación (2) .

Preguntas frecuentes sobre la crisis de los 18 meses

¿Por qué mi bebé de 18 meses se despierta llorando desconsoladamente?

Lo más probable es que un bebé de 18 meses que llora por la noche lo haga porque se despierte y esté cansado pero no pueda volver a dormir.

Si el bebé está despierto podemos descartar que se trate de terrores nocturnos en bebés de 18 meses, ya que estos se caracterizan porque el bebé sigue dormido, aunque pueda llegar incluso a sentarse en la cuna.

¿Por qué mi bebé de 18 meses no duerme toda la noche?

El sueño del bebé de 18 meses puede verse muy afectado por ser una etapa de ansiedad por separación, consecución de nuevos hitos evolutivos y salida de los dientes. De ahí que se llame regresión o crisis del sueño.

Transcurridas de 2 a 6 semanas volverá a descansar como antes.

¿Cómo reducir los despertares nocturnos del bebé de 18 meses?

Para disminuir los despertares nocturnos característicos de la regresión del año y medio es muy importante mantener firme la rutina de sueño, asegurar que duerman la siesta para evitar el sobrecansancio y mucho cariño y comprensión.

Fuentes del artículo
  1. Bilbao, D. Á. Todos a la cama: Cómo ayudar a tu bebé a dormir con amor y confianza. Plataforma.
  2. Jové, R. Dormir sin lágrimas: dejarle llorar no es la solución. Esfera de los Libros.

Personas que han participado en este post:

Laura Remolina
Roams
Actualizado por Laura Remolina

Laura es graduada en biotecnología y doctora en fisiología animal por la Universidad de Salamanca. Ha dedicado más de 5 años a la investigación y cuenta con publicaciones en revistas americanas del sector. En Roams, Laura es Directora de Innovación y se encarga del área de Peques, aportando además de sus conocimientos en ciencia, los obtenidos del día a día de su propia maternidad.